jueves, 31 de marzo de 2011

Publican emotiva nota de uno de los “héroes de Fukushima”

“Llorar es inútil; la situación en la planta es caótica; las consecuencias de la crisis nuclear en los distintos reactores se desconocen, aunque se sabe que serán dramáticas”. Éste es el fragmento de un correo electrónico enviado por uno de los trabajadores de Fukushima.

De los casi 400 “héroes” que intentan aplacar la fuga radiactiva, pese a exponerse a incalculables niveles de radiación, apenas se sabía nada hasta que ayer The Wall Street Journal develó ésta comunicación.

Uno de los que está encerrado desde 11 de marzo en la planta de Fukushima luchando por controlar los efectos del accidente, le escribió a su colega de la central nuclear de Tokio.

“Si esto es el infierno, todo lo que podemos hacer es tratar de trepar hacia el cielo”, dice el empleado de quien el Wall Street Journal prefiere mantener su anonimato, y que cuenta cómo viven los empleados que trabajan en la planta.

Sin perder el secular respeto que conlleva el trato social en Japón, el técnico de Fukushima pide a su interlocutor que le ayude “en la esperanza de que mucha gente pueda entender la situación aquí”. “Quiero –prosigue el correo- que la gente entienda que hay mucha gente luchando bajo difíciles circunstancias en la planta nuclear”.

Al final del texto del primer correo, el trabajador de Fukushima pide a su interlocutor en Tokio que tenga “cuidado con la fuerza oculta de la energía nuclear”, resume el periódico catalán La Vanguardia de Barcelona.

En su respuesta, el empleado de TEPCO en Tokio dice sentir “el frustrante enfado de la nación hacia TEPCO” y promete al empleado de Fukushima que “cuando llegue el momento” la empresa asumirá la responsabilidad de “protegeros”.

“¡No puedo más!”

En un siguiente correo, el trabajador de Fukushima relata las siniestras condiciones de trabajo suyas y de sus compañeros: “Llevamos laborando en los trabajos de reparación desde que ocurrió el terremoto. La ciudad en la que vivo, Namie-machi, fue arrasada por el tsunami. Mis padres fueron arrastrados por el tsunami y aún no sé dónde están. Estoy encadenado en un trabajo extremadamente duro bajo estas condiciones mentales. ¡No puedo más!”.

El empleado de Fukushima, a continuación, considera que “TEPCO debería ser culpada por la contaminación causada por los residuos nucleares que han salido de la planta. Me parece que la sensación no mencionada aquí en Fukushima es que el terremoto ocurrió a causa de TEPCO”.

“No estoy diciendo que los trabajadores de la planta nuclear sean malos. ¡No estoy diciendo que nadie sea malo!”, prosigue el empleado de Fukushima, que concluye: “Muchos de los trabajadores de la planta viven cerca de aquí. Todos, incluido yo mismo, somos víctimas del desastre” dice el hombre que poco a poco ve cómo el tiempo pasa y no se alcanza el objetivo de enfriar los reactores de la central.

Crisis nuclear
# Central A 120 kilómetros al norte de las instalaciones nucleares de Fukushima, la central atómica de Onagawa, también afectada por el sismo y el tsunami del 11 de marzo, preocupa a los vecinos, algunos de los cuales estudian la posibilidad de partir definitivamente de la zona.


# Internación Tsunehisa Katsumata, presidente de TEPCO, fue hospitalizado en Tokio a causa de una elevada presión arterial, informan los medios japoneses .


# Control El Gobierno japonés ordenó controlar inmediatamente todos los reactores nucleares del país, para asegurarse de que no van a registrar los mismos problemas que los de la central de Fukushima, seriamente dañada.

miércoles, 30 de marzo de 2011

La radiación supera 3.355 veces el límite en el mar cercano a Fukushima

El nivel de yodo radiactivo en aguas del mar cercano a la central nuclear de Fukushima supera 3.355 veces el límite de seguridad, lo que supone la concentración más alta hasta el momento, informó hoy la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

Las muestras tomadas ayer a 330 metros al sur de una salida de agua próxima a los reactores 1 a 4 de la central revelaron un fuerte incremento del isótopo 131 del yodo respecto al fin de semana, cuando llegaron a ser 1.850 veces superiores a lo normal.

A 50 metros al norte de la central, cerca de los reactores 5 y 6, el nivel de yodo radiactivo detectado ayer era 1.262 veces superior los estándares legales, también el registro más alto hasta ese momento.

El isótopo 131 del yodo se degrada a la mitad en ocho días, por lo que el peligro de que afecte a la vida marina en la zona es bajo, según la Agencia de Seguridad Nuclear, que recordó además que no está permitido pescar en las aguas cercanas a la central.

Los técnicos de Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la planta de Fukushima Daiichi, están estudiando varios modos para evitar que la radiactividad se filtre al mar, especialmente los isótopos más longevos del yodo o el propio plutonio.

La Agencia de Seguridad Nuclear dijo hoy que no hay peligro para las personas, ya que un radio de 20 kilómetros alrededor de la central está evacuado y porque el yodo 131 se diluirá y degradará progresivamente en el océano.

Detectan filtraciones en tres reactores de Fukushima

Las varillas de combustible en los reactores 1, 2 y 3 de la planta nuclear de Fukushima, dañada en el reciente terremoto en Japón, están deterioradas y existe la posibilidad de algunas filtraciones en las vasijas de contención a nivel del suelo, según aseguró la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial.

La filtración podría haberse producido por la fusión parcial del núcleo de los reactores ante la dificultad que están teniendo los trabajadores para enfriar los reactores -desde que quedaran afectados por la catástrofe natural del pasado 11 de marzo- y evitar así un desastre nuclear en la planta operada por la empresa Tepco.

Richard Lahey, jefe de seguridad de los reactores de ebullición de General Electric cuando la empresa instaló las unidades en Fukushima, declaró al diario británico The Guardian que la planta parece haber perdido la carrera por salvar el reactor, aunque aseguró que no hay peligro de una catástrofe como la de Chernobyl.

Los trabajadores bombean agua en tres reactores de la central dañada en un intento desesperado por refrigerar las barras de combustible y evitar la fusión del núcleo, destaca el periódico español El Mundo.

Sin embargo, el combustible está parcialmente descubierto en todas las unidades.

Alerta máxima

En tanto, Japón sigue en alerta máxima por el hallazgo de plutonio altamente tóxico fuera de la central de Fukushima, donde además un sismo en el mar, de 6,4 grados de intensidad en la escala de Richter, generó ayer temor y alerta en la población.

El Gobierno japonés evalúa como “posible” la salida de plutonio de la central nuclear de Fukushima.

El primer ministro, Naoto Kan, aseguró que su administración “continuará tratando la situación con alerta máxima y sentido de urgencia”. Así lo expresó a una comisión del Senado, de acuerdo a la agencia ANSA.

6,4

gradosen la escala de Richter fue la intensidad de un sismo registrado en Japón.

A propósito de contaminación radiactiva, niveles bajos de yodo radiactivo procedentes supuestamente de la central nuclear de Fukushima fueron detectados en Glasgow, informó ayer la Agencia escocesa de Protección de Medioambiente.

La organización ambientalista escocesa indicó que se habían captado partículas que podrían proceder de la planta nuclear japonesa, dañada a consecuencia del terremoto que asoló ese país el pasado 11 de marzo, aunque descartó que el hallazgo supusiera un riesgo para la salud o el planeta, apunta EFE.

Crisis nuclear
# Solidaridad Japón recibió ya más de 1.000 millones de yenes (12,25 millones de dólares) en donaciones procedentes del extranjero, así como 1.300 toneladas de material de ayuda para asistir a los damnificados del terremoto y tsunami del 11 de marzo.


# Daño El Gobierno de Japón indicó que el devastador tsunami que impactó en el noreste del país, afectó zonas que estaban a más de 40 kilómetros de la costa, ya que la lengua de agua se adentró por el curso de los ríos. Las gigantescas olas alcanzaron una altura de hasta 15 metros.

martes, 29 de marzo de 2011

Japón, el país de la armonía se enfrenta al efecto traumático del tsunami

contenidos, se enfrenta ahora al traumático recuerdo del terremoto y tsunami del día 11 de marzo, un desastre que ha fortalecido el espíritu de superación y unidad de sus habitantes.

Olas de trece metros, pueblos destrozados, familias desplazadas y carencias han causado un gran trauma en supervivientes y el resto de la sociedad nipona, que intenta desprenderse del lastre psicológico con comunicación, afecto y muestras de orgullo nacional.

Los primeros psicólogos que llegaron a las zonas más afectadas del noreste japonés por el tsunami del día 11 han constatado el alto índice de personas con síntomas de estrés agudo y la necesidad de expresar los recuerdos de aquel día, según indicó hoy a Efe un portavoz de Médicos Sin Fronteras.

En una sociedad acostumbrada a la contención, las experiencias vividas en los últimos 18 días suponen un reto que, según los psicólogos, debe superarse con contacto físico, muestras de afecto y comunicación.

Una asociación de psicólogos habilitó hoy un centro de atención telefónica para ayudar a los padres que no saben cómo hacer que sus hijos superen los malos recuerdos vividos, que los han vuelto más mimosos y temerosos.

Los facultativos aconsejan que se permita a los niños expresar sus sentimientos y responder a sus angustias con caricias, así como explicarles de manera sencilla qué ha sucedido para que perdieran a sus familiares o a sus casas.

No obstante, para el país ha sido un ejemplo de superación ver las como se desarrollaron las ceremonias de graduación de estudiantes de primaria en destrozados pueblos de las provincias de Iwate o Miyagi, que tuvieron que ser retrasadas por el desastre.

En una muestra de unión de la comunidad, los alumnos recogían sus diplomas en ceremonias improvisadas en refugios y pronunciaban discursos optimistas sobre el futuro de sus pueblos frente unos padres que no conseguían mantener la entereza.

Para muchos, la fuerza con la que japoneses de todas las edades están afrontando la mayor tragedia del país desde la II Guerra Mundial es un ejemplo y motivo de admiración nacional.

La televisión NHK muestra a diario el testimonio de ancianos que lo han perdido todo y llevan más de dos semanas en refugios sin más pertenencia que mantas y algo de comida, pese a lo cual repiten sus deseos de salir adelante.

Las ganas de lucha de esas personas han extendido en todo el país un movimiento solidario y de apoyo en el que participan cantantes, deportistas y actores, junto con el resto de los ciudadanos, bajo el lema de "Gambare Nippon" (Ánimo, Japón).

Habitantes de todo el noreste del país, incluida la populosa área metropolitana de Tokio, han vivido días de ansiedad desde el 11 de marzo, debido a las réplicas constantes, falta de suministro y la preocupación, amplificada en los medios, por la radiactividad que emana de la central nuclear de Fukushima Daiichi.

Según una encuesta publicada hoy por el diario Mainichi, el 55 por ciento de los psicólogos de la zona de Tokio han detectado un empeoramiento de los pacientes desde el día del terremoto, con síntomas como insomnio, mareos, ansiedad o depresión.

La mayoría de las personas en tratamiento achacan su recaída a las réplicas del seísmo, casi diarias, y a las duras imágenes repetidas por televisión de pueblos destrozados por el tsunami y personas sin hogar.

No obstante, poco a poco los afectados recuperan su orgullo con la adjudicación de las primeras casas para damnificados, mientras las autoridades, conocedoras de la importancia del trabajo para dignificar a un japonés, anunciaron hoy programas especiales de empleo en las regiones afectadas.

La televisión NHK muestra constantemente una cierta normalidad que llega a las zonas más afectadas y cómo la solidaridad de voluntarios y los propios damnificados pone la primera piedra de una larga reconstrucción que exigirá grandes dosis de fortaleza.

Nuevo seísmo de 4,8 grados en la escala de Richter sacude el norte de Chile

Un seísmo de 4,8 grados en la escala de Richter sacudió hoy a las 08.49 horas (11.49 GMT) las regiones de Tarapacá y Arica-Parinacota, en el norte de Chile, según informó la Universidad de Chile.

El sismo tuvo su epicentro a 25 kilómetros al noreste de Iquique y a unos 1.870 al norte de Santiago, a una profundidad de 60,8 kilómetros, según la Universidad de Chile.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) informó de que el seísmo se sintió con una intensidad de cuatro grados en la escala de Mercalli en Alto Hospicio, Huara, Iquique, y Mamiña, de tres en Camiña, La Tirana, Pica, Pozo Almonte y Quillagua y de dos en Arica y Cuya, estas dos últimas en la región de Arica-Parinacota.

En la madrugada de hoy, un temblor de 5,2 grados de magnitud sacudió en la madrugada de hoy las regiones de Valparaíso, Santiago, O'Higgins y Maule, en el centro de Chile, sin ocasionar víctimas ni daños materiales, según dijeron las autoridades.

La sacudida de tierra se produjo a las 02:08 horas (05:08 GMT) y su epicentro se localizó a 35 kilómetros al suroeste de Santa Cruz y a unos 200 al suroeste de Santiago, a una profundidad de 48,1 kilómetros, informó el Instituto Sismológico de la Universidad de Chile.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dijo en tanto que el sismo se percibió con una intensidad de cinco grados de la escala internacional de Mercalli en Rancagua, la capital de O'Higgins, y de cuatro en Navidad y Litueche, mientras en otras localidades de la zona las intensidades fueron de tres y dos grados.

En las regiones Metropolitana de Santiago, de Valparaíso y del Maule las intensidades fluctuaron también entre tres y dos grados, indicó la Onemi.

En el centro del país, a las 02:31 GMT de este martes, otro sismo, de 3,8 grados de magnitud, se registró en la costa de Navidad, en la región de O'Higgins.

A las 23:57 GMT del lunes, otro sismo, de 4,7 grados de magnitud, afectó a las mismas cuatro regiones del centro de Chile, con su epicentro en el mar, a 24 kilómetros al noroeste de Navidad y unos 180 al suroeste de Santiago, a una profundidad de 11,9 kilómetros, con intensidades de entre cuatro y dos grados, según las autoridades.

A las 19:58 GMT del lunes, otro sismo, de 4,4 grados, sacudió las regiones de O'Higgins y Santiago, con su epicentro en el mismo sector, a 25 kilómetros al noroeste de Navidad, a una profundidad de 32,7 kilómetros.

Las mismas regiones fueron sacudidas a las 06:10 GMT del lunes por un temblor de 5,7 grados de magnitud, con su epicentro a 50 kilómetros al suroeste de Santa Cruz y a 45 kilómetros de profundidad.

Un terremoto de 6,4 grados sacude de nuevo Fukushima

Un terremoto de 6,4 grados de magnitud en la escala de Richter hizo temblar hoy de nuevo el noreste de Japón y se sintió en Tokio, con epicentro en la costa de la provincia de Fukushima, donde se encuentra la inestable planta nuclear.

Según la Agencia Meteorológica de Japón, el seísmo ocurrió a las 19.54 hora local (9.54 GMT) y el epicentro se situó a poca profundidad bajo el lecho marino frente a Fukushima, una de las provincias más afectadas por el seísmo de 9 grados del 11 de marzo.

En algunos pueblos costeros de esa provincia el temblor tuvo una intensidad 4 en la escala japonesa de 7 grados, mientras en la mayor parte de la costa se sintió con un nivel de 3.

El terremoto volvió a sacudir toda la costa noreste nipona afectada desde el día 11 de marzo y también se sintió con claridad en la ciudad de Tokio, sin que por el momento se informara de daños.

Tampoco se han reportado daños en la central nuclear de Fukushima Daiichi, donde se lucha día y noche por refrigerar sus seis reactores, dañados por el terremoto de 9 grados Richter.

Desde el gran seísmo y posterior tsunami del día 11, que arrasó vastas zonas de la costa noreste, se han sucedido más de 700 réplicas en Japón, de ellas tres de más de 7 grados en la escala Richter, más de 60 superiores a 6 y unas 350 de más de 5 grados.

Presencia de plutonio eleva la alarma nuclear en Japón

La Compañía de Energía Eléctrica de Tokio, TEPCO, que opera la central nuclear de Fukushima, anunció ayer que se detectó plutonio en el suelo de cinco puntos de la planta, y a unos 500 metros de las chimeneas de los reactores uno y dos; ésta es la última novedad sobre la situación atómica en Japón, una noticia que vuelve a elevar el nivel de alarma en el país asiático, destaca el periódico español El País.

Previsiblemente, la fuga viene del reactor tres, el único que funciona con una mezcla de uranio y plutonio (todos los demás sólo con uranio), conocida como MOX. El plutonio es más difícil de manejar y más peligroso en caso de fuga, y precisamente por esto éste reactor fue visto como el más problemático de todos desde el principio, aunque la empresa asegura que la fuga no supone un riesgo para la salud.

“Deplorable”

La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial japonesa calificó este incidente de “deplorable” puesto que existen varios sistemas de contención en los reactores, apunta AFP.

El material hallado procede de unas muestras recogidas hace una semana y, según los análisis, se corresponde con tres tipos de isótopos de plutonio: 238, 239 y 240. El segundo de ellos es el de mayor perdurabilidad, unos 24.000 años.

El vicepresidente de TEPCO, Sakae Muto, señaló que no se van a suspender las tareas que se están realizando en la central para controlar los reactores dañados por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo.

Antes, la misma empresa había detectado agua con un elevado nivel de radiactividad superior a 1.000 milisievert en el exterior del edificio de contención y de la turbina del reactor dos. Una exposición a 100 milisievert por año es el umbral a partir del cual es evidente el incremento del riesgo de sufrir cáncer, una amenaza latente en estos momentos.

lunes, 28 de marzo de 2011

Los tsunamis y su fuerza devastadora

LOS TSUNAMIS más destructivos son los generados por terremotos cuyo epicentro o línea de falla está en el fondo marino

o muy cerca de él.
¿Qué es, cómo y dónde ocurren?
ES UNA SERIE de grandes olas de extrema longitud de onda y periodo, normalmente generadas por una alteración submarina de gran magnitud y violencia. Pueden causar grandes destrozos y una gran pérdida de vidas en pocos minutos en las zonas cercanas o, en cuestión de horas, en las zonas más alejadas del origen.
Relación con erupciones volcánicas
AUNQUE son relativamente poco frecuentes, las erupciones volcánicas violentas pueden desplazar grandes volúmenes de agua y generar olas de tsunami destructivas en las zonas cercanas.Uno de los más destructivos ocurrió en 1883, tras la explosión y posterior derrumbe del volcán Krakatau, en Indonesia.
Las frecuencias de los tsunamis
PUEDEN generarse en cualquier océano, mar o lago, de hecho, en cualquier gran masa de agua. La mayor parte ocurren en el océano Pacífico.
Kilómetros puede medir un tsunami
EL FRENTE de una ola de tsunami puede medir hasta 1.000 kilómetros. y la distancia entre olas puede variar desde unos pocos kilómetros hasta más de 200. mientras cruzan el océano hasta su destino.
La velocidad puede llegar a 800 km/h
UN TSUNAMI puede desplazarse a la misma velocidad que un avión comercial.

En 1960, las olas de tsunami generadas en Chile alcanzaron Japón, a más de 16.800 km en menos de 24 horas, matando a cientos de personas. A mayor profundidad es mayor la velocidad a la que se desplazará el frente del tsunami.

Un terremoto de 6,5 grados vuelve a sacudir el noreste de Japón

Un terremoto de 6,5 grados en la escala Richter, con epicentro frente a la costa de la provincia de Miyagi, hizo temblar el noreste japonés de nuevo y provocó que se emitiera una alerta de tsunami.
Según la Agencia Meteorológica de Japón, el sismo ocurrió a las 07:24 hora local y el epicentro se situó a poca profundidad bajo el lecho marino frente a las costas de la provincia de Miyagi, la más afectada por el terremoto de 9 grados del pasado 11 de marzo. Hasta el momento, no se reportaron víctimas fatales por el terremoto.
En el pueblo costero de Ishinomaki el temblor tuvo una intensidad de 5 en la escala japonesa de 7 grados, mientras que en la mayor parte de la costa de la provincia de Miyagi se sintió con un nivel 4.

EL TERREMOTO DE TANGSHAN, EN CHINA-1976 DEJó UNAS 665 MIL VíCTIMAS, CONSIDERADO UNO DE LOS MáS MORTALES

Inundaciones, ciclones, huracanes, terremotos y tsunamis son los fenómenos naturales que han azotado a la Tierra, provocando devastadores daños. Estas son las diez mayores catástrofes que se han registrado a lo largo de la historia.
1.- Inundaciones en China–1931

Las localidades ubicadas a lo largo del río Yangtsé quedaron cubiertas por agua durante julio y agosto, convirtiéndose en uno de los episodios más graves ya que se estima que 3.7 millones de personas murieron ahogadas o debido a enfermedades y hambre.
2.- Ciclón en Pakistán– 1970

El 12 de noviembre un huracán con vientos de 190 kilómetros por hora provocó una marejada de siete metros que golpeó la parte este de Pakistán (actual Bangladesh) y mató a unas 300 mil personas.
3.- Terremoto en Tangshan, China–1976

El saldo oficial de muertes es de 255 mil, pero el estimado por otras fuentes llega hasta 655 mil. Sin embargo, éste es probablemente el mayor número de víctimas mortales que ha dejado un terremoto en los últimos cuatro siglos.
4.- Súper tifón Nina en China–1975

Esta tormenta, durante la cual cayeron 104 centímetros de lluvia en un solo día -más del promedio en un año-, contribuyó al rompimiento de la Presa de Banqiao, provocando 229 mil muertes.

Un tifón es un viento extremadamente fuerte que avanza de forma rápida girando sobre sí mismo y acompañado de fuertes lluvias: en el mar de China se forman muchos tifones
5.- Terremoto y tsunami en el océano Índico–2004

Con una magnitud de entre 9,1 y 9,3 grados Richter, éste es el tercer terremoto más grande en el mundo desde 1900, el cual provocó un tsunami que es el que ha causado más muertes que cualquier otro en la historia, con un total de 227 mil 898 muertos o desaparecidos.
6.- Terremoto en Haiyuan, China–1920

El movimiento telúrico, de 7,8 grados Richter, provocó un gran número de deslizamientos y grietas del suelo en toda la zona. La corriente de algunos ríos quedó bloqueada por murallas de lodo y piedra y otros cambiaron de rumbo. Se perdieron 200 mil vidas.
7.- Terremoto, Kwanto, Japón–1923

La zona de Tokio y Yokohama reportaron una devastación extrema, lo que generó fuertes incendios que destruyeron unas 381 mil viviendas de las casi 700 mil que quedaron parcial o totalmente destruidas. El saldo mortal ascendió a 142 mil 800.
8.- Ciclón en Bangladesh–1971

El fenómeno meteorológico golpeó la región de Chittagong en Bangladesh matando a más de 138 mil personas y causando severos daños estimados en mil 500 millones de dólares.
9.- Terremoto en Turkmenistán–1948

El terremoto en Turkmenistán -entonces parte de la Unión Soviética- dejó daños extremos en Ashjabat y comunidades cercanas, donde casi todos los edificios de ladrillos se derrumbaron provocando la muerte de 110 mil personas.
10.- Inundaciones en Vietnam–1971

Unas 100 mil muertes dejó una severa inundación causada por el desbordamiento del río Rojo en Vietnam del Norte, pero debido a que en ese entonces se registraba la guerra de Vietnam no se ha recabado información veraz sobre el evento.

En los 10 desastres anotados, no se incluye el terremoto de enero de 2010 en Haití debido a que el rango de las estimaciones de muertes varía ampliamente entre 92 mil y más de 300 mil.

Asimismo, no se reportan ni los terremotos de Chile y Japón, que a pesar de la fuerza que tuvo el movimiento telúrico, el número de víctimas no es superior a las anteriormente anotadas como las diez mayores catástrofes del siglo XX. 

Terremotos de alta magnitud mueven más el eje de la Tierra

Cuanto más fuerte es un terremoto, mayor es el desplazamiento del eje de la Tierra, sin embargo no tiene ninguna influencia perceptible porque es una fracción muy pequeña de su inclinación.

Con el terremoto de Japón, de 9 grados en la escala de Richter, uno de los mayores de este siglo, el eje de la Tierra se ha desplazado alrededor de 15 centímetros, el doble que durante el terremoto de Chile de 2010, afirma el científico del Laboratorio de Propulsión de la Nasa, Richard Gross.

Tras un sismo, la masa alrededor del eje de rotación terrestre se modifica y ejerce un efecto de aceleración o de frenado. Según los cálculos del investigador, con el terremoto en Japón el día se ha acortado en 1,6 millonésimas de segundo, que se suman a los 1,2 millonésimas de segundo del terremoto de Chile. Pero cuando la Tierra aceleró en su velocidad de rotación de forma más significativa fue tras el terremoto de Sumatra en 2004. Entonces los días se acortaron 6,8 millonésimas de segundo.

Pero esta pequeña aceleración de la rotación de nuestro planeta se ve compensada con otro fenómeno: el deshielo en Groenlandia de los últimos años que también produce una redistribución de masas pero esta vez ralentizando la Tierra y haciendo que se recupere parte del tiempo perdido. El movimiento de los polos y los cambios en la velocidad de rotación hacen complicado el cálculo exacto de dónde estamos en el espacio y en el tiempo. Unas pocas millonésimas de segundo de imprecisión en la medida de la orientación de la Tierra se convierten en más que una pregunta teórica cuando se viaja a través de las enormes distancias del espacio.

Todo en el espacio está en constante movimiento, como en una coreografía. Los investigadores tratan de saber hacía dónde "danza" la Tierra y cómo se orienta hacia otros cuerpos celestes. Gross es un investigador especializado en los Parámetros de la Orientación de la Tierra (EOPs), los cuales describen cómo está posicionada la Tierra en su rotación en cualquier momento dado, tanto del pasado como del futuro. Para conocer esos parámetros con precisión, él debe medir el movimiento de los polos y la longitud del día.
JAPÓN DESPLAZADO
Tras el terremoto de Japón, el 11 de marzo, los estudios no dejan de aportar nuevos datos. Uno de los que se están comprobando todavía es el posible desplazamiento de la isla principal del archipiélago nipón en unos 2,4 metros, según muestran imágenes de satélite tomadas por la NASA antes y después de la tragedia, y los cálculos del Servicio Geológico de EEUU (USGS).

"En este momento, sabemos que una estación de GPS se desplazó (2,4 metros) y hemos visto un mapa de la GSI (Autoridad en Información Geoespacial) en Japón que muestra el patrón de cambio en una gran superficie y concuerda con el cambio de la masa terrestre", señaló el geofísico del USGS Kenneth Hudnut.
MODIFICACIÓN DEL DÍA
Un estudio realizado el año pasado sobre los efectos del cambio climático ha determinado que el calentamiento de los océanos podría causar una inclinación del eje de la Tierra. Si bien desde hace algún tiempo se especulaba con esta posibilidad, siempre se creyó que no sería un problema que debiésemos enfrentar pronto. Pero un trabajo publicado en Geophysical Research Letters da cuenta que nuestro planeta modificaría su inclinación en el próximo siglo y que, incluso, esto podría modificar la duración del día. Los científicos saben desde hace tiempo que los cambios climáticos modifican de forma casi imperceptible la inclinación del eje de la Tierra. El polo norte del planeta, por ejemplo, se está desplazando lentamente en dirección hacia la línea de longitud 79 ° W, que pasa a través de Toronto y Ciudad de Panamá, a un ritmo promedio de unos 10 centímetros al año. Esto se debe principalmente a la redistribución de masas provocada por la pérdida de las capas de hielo que se encontraban sobre grandes regiones de América del Norte, Europa y Asia.

Como efecto colateral, las consecuencias de esta redistribución de masas también podrían afectar a la velocidad de la rotación de la Tierra. Varios científicos demostraron la “migración de masas” hacia latitudes más altas que podría provocar que el planeta gire más rápido, de la misma forma que un patinador gira más rápido cuando pone los brazos junto a su cuerpo. Si esto ocurre, dejaremos de tener días de 24 horas.

¿QUÉ ES EL EJE DE LA TIERRA?
La Tierra gira en su movimiento de Rotación alrededor de un eje imaginario denominado Eje de la Tierra o Eje Terrestre. También es posible denominarlo como Eje del Mundo o Línea de los Polos. Los extremos de este eje se llaman Polo Norte (PN) y Polo Sur (PS) y corresponden respectivamente con los Círculos Polares Ártico y Antártico. Está Inclinado 23º27�0" sobre la normal de la eclíptica. El eje de la Tierra tiene ahora una inclinación de 23,5º respecto a la normal al plano de la eclíptica.


Fenómenos que azotan al planeta


Los temibles huracanes y tifones
Los huracanes son vientos sumamente impetuosos y temibles que, a modo de torbellino, giran en grandes círculos. En tanto, los tifones se producen en los mares.

Estos monstruos tormentas pueden durar varios días destruyendo todo.

Andrew, el mayor huracán en EEUU
Cuando Andrew se estrelló contra la Florida el 23 de agosto de 1997, sus vientos soplaban a una velocidad de 260 Km. por hora. Además de miles de tragedias personales hubo un inmenso problema ambiental, en un solo día Andrew creó más de 3 millones de toneladas de basura.
Inundaciones, una constante amenaza


Son GRANDES avenidas de agua que cubren amplias extensiones de terrenos. Se producen cuando, al no poder absorber el suelo y la vegetación toda esta agua mana sin que los ríos sean capaces de canalizarla ni los estanques naturales o pantanos artificiales creados.


El terremoto de Japón es la mayor tragedia del siglo XXI

Japón vive su peor catástrofe desde la Segunda Guerra Mundial y el desastre más devastador del siglo XXI.

Hasta ahora las imágenes que se difunden del país asiático se asemejan sólo al de las películas, como la de 2012.

El terremoto del 11 de marzo y luego el tsunami destruyeron gran parte de uno de los países más desarrollados y el tercero en potencia mundial.

Un tsunami de 10 metros arrasó con campos de arroz, arrastró casas hacia las carreteras y lanzó vehículos y barcos como si fueran juguetes. Dejó más de 15 mil personas entre fallecidas y desaparecidas, además de miles de miles de japoneses sin hogar.

Japón ya no es el mismo que antes, y no lo será más si es que los 180 “héroes” nipones no logran controlar el tercer reactor de la planta nuclear de Fukushima, que es una amenaza para la población japonesa, dado que de los cuatro reactores afectados por el terremoto y el posterior tsunami, es el único que contiene plutonio, que es un veneno extremadamente peligroso debido a su alta radiactividad.

Hasta ahora se ha reportado que 17 operarios de Fukushima han estado expuestos a una radiación de más de 100 milisievert, normalmente considerado el máximo en condiciones de emergencia, aunque para el caso concreto de Fukushima el Gobierno nipón ha autorizado a elevarlo hasta 250 milisievert.

El Gobierno mantiene evacuado un radio de 20 kilómetros en torno a la planta y recomendó a los residentes que permanezcan en sus casas con las puertas y ventanas cerradas. Mientras, autoridades prohibieron que los bebés consuman agua potable, por estar 400 veces contaminada, y obligaron beber agua sólo de botellas.

Por primera vez, Japón ha sido víctima de tres fenómenos juntos y peligrosos. Sin embargo, los esfuerzos de las autoridades por evitar lo peor son extremos.

El epicentro del terremoto se localizó a 373 kilómetros de distancia de Tokio, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos. Ese 11 de marzo, el sismo sacudió edificios y provocó que un número indeterminado de automóviles se precipitaran de los puentes a los ríos.

Las olas con los desechos fluyeron empujando restos de barcos, casas y remolques hacia las carreteras.

Los bomberos combatieron un incendio en una refinería de petróleo en la prefectura de Chiba, cerca de Tokio. En la capital, miles de personas congregadas en la calle trataron de buscar a sus familiares a través de celular.

Escenas dentro de los edificios de oficinas mostraron papeles esparcidos por el suelo y a las personas que se aferraban a sus asientos y escritorios.

Un terremoto tan grande y a tan poca profundidad, crea una gran cantidad de energía, dijo Chen Shenza vocero del Servicio Geológico de EU.

Como consecuencia del sismo se generó un apagón que afectó a cerca de 4 millones de hogares en Tokio y sus alrededores.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, afirmó que el futuro de Japón se verá determinado por la manera en que se enfrente a esta tragedia.

“Considero que la situación actual, con el sismo, el tsunami y las centrales nucleares, es de cierta manera la crisis más grave que enfrentamos en los últimos 65 años, después del fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945”, admitió y agregó que “no será fácil, pero superaremos esta crisis, como hemos hecho en el pasado”.
Japón y las predicciones mayas
Hay quienes creen que el terremoto de Japón sólo es el principio de una serie de acontecimientos que ocurrirán hasta llegar el 2012.

Según varias páginas de Internet, las predicciones mayas predijeron todo esto, a parte de muchos otros como Nostradamus o el código de la Biblia.

La serie de cataclismos que precederán la era del Quinto Sol comenzarán con un desplazamiento del eje de la tierra (como ocurrió con el terremoto de Japón), según la página web profecías-mayas.com.

La primera profecía habla del final del miedo e indica: “El mundo de odio y materialismo terminará el sábado 22 de diciembre del año 2012 y con ello el final del miedo. En este día la humanidad tendrá que elegir entre desaparecer como especie pensante que amenaza con destruir el planeta o evolucionar hacia la integración armónica con todo el universo, comprendiendo y tomando conciencia que todo está vivo y que somos parte de ese todo y que podemos existir en una nueva era de luz”.

Ya son 10.600 los muertos por el sismo y tsunami en Japón

Las víctimas mortales del terremoto y tsunami del pasado día 11 en Japón aumentaron a 10 mil 668, mientras los desaparecidos suman 16 mil 574, informó hoy la Policía.

La tragedia que desde entonces vive este país es apreciable además en las tareas asociadas a la búsqueda de niños que perdieron a sus padres o desaparecieron, las cuales se dificultan porque el nivel de destrucción obstaculiza los servicios administrativos en las áreas afectadas.

Se estima que el desafío de encontrar a esos pequeños luego del sismo y el maremoto supera al del terremoto de Kobe, con una magnitud de 7,2 grados y registrado en enero de 1995. Ese último dejó a 68 menores huérfanos y a 332 sin uno de sus padres.

En el caso reciente, la cifra de los primeros puede ser mayor debido a la magnitud del movimiento telúrico, de 9,0 grados en la escala de Richter, y el subsiguiente tsunami, que arrasó con amplias regiones costeras. La referida búsqueda comenzó la víspera en la prefectura de Iwate, mientras las de Miyagi y Fukushima, también entre las más golpeadas por los mencionados fenómenos, se preparan para recibir a especialistas con igual fin.

Radiactividad llega al mar del norte de Japón

Empleados de una dañada planta nuclear se apuraban a sacar el agua contaminada que al parecer emitió niveles elevados de radiactividad y las autoridades japonesas advirtieron el lunes que las radiaciones que salen del complejo podrían haber contaminado el agua de mar y el suelo.

El yodo sumamente radiactivo que liberó una planta nuclear de Japón podría haberse filtrado hacia el mar, mucho más al norte de Fukushima de lo que se había previsto, dijeron funcionarios el lunes, agudizando aún más la preocupación mientras la crisis entra en su tercera semana.

Montañas de problemas, incluyendo malos cálculos de los niveles de radiación y ningún lugar para almacenar el agua peligrosamente contaminada, han obstaculizado las tareas de los trabajadores de emergencia en su tarea de enfriar la recalentada planta a fin de impedir que se produzca un desastre nuclear con implicaciones globales.

La planta de energía Fukushima Dai-ichi, ubicada a 220 kilómetros (140 millas) al noreste de Tokio, ha sufrido de fugas radiactivas desde que ocurrió un sismo de magnitud 9,0 que fue seguido por un maremoto que inundó el complejo nuclear el 11 de marzo.

El maremoto apagó el sistema que enfría las barras de combustible nuclear, que están peligrosamente candentes y desde entonces ha estado emitiendo radiactividad.

El lunes, los trabajadores continuaron con la laboriosa pero urgente labor de sacar los cientos de toneladas de agua radiactiva que se encuentra dentro de varios edificios que albergan seis unidades de reactores nucleares. El agua debe ser retirada y guardada con cuidado antes de que puedan continuar las labores para encender el sistema normal de enfiamiento de la planta, dijeron empleados de seguridad de la planta nuclear.

En la Unidad 2 de Fukushima Dai-ichi se llegaron a observar más de 1.000 milisierverts por hora en una reciente lectura, es decir unas 100.000 veces las cantidades normales, informó el operador de la planta Tokyo Electric Power Co.

Mientras las autoridades tratan de determinar la fuente del agua radiactiva, el jefe del gabinete Yukio Edano reiteró el lunes que el agua contaminada en la Unidad 2 parece deberse a una fusión parcial del núcleo del reactor, algo que calificó como "muy desafortunado" pero que sin embargo estaba limitado a esa unidad.

Sin embargo, la presión al inerior de los contenedores de los reactores seguía estable, lo que todo parece indicar que cualquier fusión podría ser algo parcial, agregó el vocero Kaoru Yoshida.

Empero, resultó inquietante que nuevas lecturas mostraran que la contaminación en el océano se extendió a casi 1,6 kilómetros (una milla) al norte del sitio nuclear. El yodo radiactivo 131 fue descubierto justo en el extremo exterior de las unidades 5 y 6 a un nivel de 1.150 veces mayor al normal, informó Hidehiko Nishiyama, vocero de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial.

Más cerca de la planta, la semana pasada la radioactividad en el agua de mar dio 1.250 veces mayor a la normal. Sin embargo el fin de semana aumentó a 1.850 veces la radiactividad normal.

sábado, 26 de marzo de 2011

Yakuza envía toneladas de ayuda a los damnificados

Desde que el Gobierno japonés confirmó la magnitud de la tragedia causada por el sismo y posterior tsunami, la mafia japonesa, la yakuza, distribuye toneladas de ayuda entre los damnificados.

De acuerdo con el diario catalán La Vanguardia, la organización envió camiones desde las regiones de Tokio y de Kobe con alimentos, agua, mantas y artículos de baño para los centros de evacuación de las regiones del noreste de Japón, la principal zona afectada por el desastre.

Aporte solidario

La yakuza es conocida por sus actividades mafiosas relacionadas con el crimen en toda la extensión del concepto, pero la lentitud con que las autoridades han reaccionado para mandar ayuda a las regiones afectadas, “obligó de algún modo a la mafia a obrar en consecuencia”, apunta el diario británico Daily Mail.

Estas acciones surgen de la yakuza porque saben lo que es sentirse apartado y valerse por sí mismo, sin apoyo del Gobierno o de la sociedad civil. Por tal motivo, los jefes activaron un sistema de recaudación de fondos destinado a los damnificados para la compra de artículos de primera necesidad. Por supuesto, los jefes “recomendaron” que se compre a las empresas “asociadas”.

Un sismo en Birmania dejó 120 muertos y un centenar de heridos

Al menos 120 personas murieron y más de un centenar sufrieron heridas debido a un sismo de magnitud 6,8 en el este de Birmania, según un balance que podría aumentar cuando los equipos de socorro lleguen a zonas que por ahora son inaccesibles para los rescatistas del Gobierno.

El terremoto se produjo en pleno triángulo de oro, en los confines de Birmania, Tailandia y Laos, una zona montañosa de difícil acceso pero donde tiene lugar un activo comercio entre estos tres países.

El movimiento telúrico fue particularmente violento en comunas situadas entre las ciudades de Tashilek y Kentung, donde se registraron hasta ahora todas las víctimas birmanas, y desde donde llegan muy pocas informaciones.

Zonas aisladas

“Según nuestras informaciones, más de 130 edificios se derrumbaron”, señaló una fuente oficial, aclarando que temía que el número de víctimas continuase aumentando. “Estamos tratando de llegar a las zonas aisladas. El Ejército, la Policía y las autoridades locales quieren buscar a los heridos en las zonas afectadas, pero las rutas siguen cortadas”, agregó el informante.

Del lado tailandés, una mujer de 52 años murió en el distrito de Mae Sai, a poca distancia de la frontera, según la Policía local.

El epicentro del sismo, que se produjo a unos diez kilómetros de profundidad, fue localizado por el Instituto Geofísico de Estados Unidos, cerca de las fronteras con Tailandia y Laos, a 90 kilómetros al norte de Chiang Rai y 235 kilómetros de Chiang Mai (noreste de Tailandia).

Chris Herink, director en Birmania de la organización humanitaria Visión Mundial, que dispone de unos 30 empleados en la zona, indicó que se registraron varias réplicas.

“No me parece que haya daños de infraestructura catastróficos, aunque muchos inmuebles tienen fisuras. Pero hay preocupación por las zonas rurales”, dijo a la AFP por teléfono desde Rangún. “Temo que en las siguientes horas habrá más malas noticias”, agregó Chris Hnerik.

Escenas de pánico

El sismo, que se sintió en una zona muy extendida, provocó escenas de pánico, aunque sólo declararon víctimas en Birmania y Tailandia. También se sintieron los movimientos telúricos en edificios altos de Bangkok, Naypyidaw, la capital birmana, situada a varios cientos de kilómetros más al sur, y Mandalay, así como Vientiane sin que se reportaran víctimas.

Entre tanto, la tierra sigue temblando: ayer fueron seis sismos, en un caso de magnitud 5,5. Muchos habitantes, por consejo de las autoridades, pasaron la noche nuevamente al aire libre, por temor a nuevos derrumbes. Tiendas de campaña para cientos de desplazados fueron colocadas en campos improvisados, en parte también por la escasez de camas en los hospitales del territorio birmano.

Sismo en Asia
# China La Radio Nacional de China confirmó que el sismo se sintió en la provincia de Yunnan, al sudoeste. El terremoto provocó fisuras en casas y escuelas.


# Tsunami No se lanzó una alerta de tsunami debido a que el terremoto se produjo lejos del mar, en una región caracterizada por grandes montañas, surcadas por ríos y frondosas selvas donde viven comunidades indígenas casi alejadas de la civilización.

Japón reconoce que situación es imprevisible en Fukushima

Dos semanas después del terremoto y tsunami, Japón permanece golpeado por el dolor y las preocupaciones, a tal punto que el primer ministro japonés Naoto Kan reconoció en una conferencia de prensa que la situación en la central nuclear de Fukushima, en la que cuatro reactores contienen agua altamente radioactiva, es “imprevisible”.

“La situación es altamente imprevisible, trabajamos para evitar que empeore, debemos estar extremadamente vigilantes”, dijo el premier, citado por la agencia de noticias ANSA.

En tanto, la agencia Kiodo reportó que los cuatro reactores de la central nuclear contienen agua altamente radiactiva, equivalente a 10.000 veces el nivel normal. El anuncio se basa en un informe de la empresa Tepco, que dijo que hay contenedores de entre 40 y 150 centímetros de profundidad con agua contaminada. Tepco reportó que inició el vertido de agua dulce en los reactores 1 y 3, los que mostraron señales más críticas en las últimas horas, con el objetivo de mejorar la eficiencia del enfriamiento, aunque el agua radioactiva fue hallada en esos dos y en el 2 y el 4, plutonio. Por tal motivo, el Gobierno dispuso la evacuación de la población ubicada en un radio de 20 kilómetros, en tanto para la franja que va de 20 a 30 pidió a los habitantes permanecer en sus casas por precaución.

El drama continúa

Según la agencia Prensa Latina, los partes diarios de víctimas no cesan desde el fatídico 11 de marzo: los muertos superan los 10.000 así como los desaparecidos, mientras 240 mil evacuados permanecen en refugios temporales. “El regreso a la normalidad todavía está lejos”, matiza Prensa Latina considerando que en las zonas arrasadas por los desastres, la devastación constituye un recordatorio de la tragedia que sólo agrava el sufrimiento por las pérdidas humanas. Vale recordar que de los 174 ciudades y gobiernos locales situados en la costa este del país, 54 fueron afectados por el maremoto. El costo económico en las áreas más golpeadas se estima en 309 mil millones de dólares, mientras el Gobierno advirtió que esta realidad puede detener la recuperación de la industria.

Crisis nuclear
# Contaminación China, Taiwán y Corea del Sur anunciaron el bloqueo total o parcial de productos alimentarios procedentes de Japón por temor a la contaminación radiactiva, tras las fugas de la central nuclear de Fukushima.


# Oferta La Unión Europea ofreció a Japón negociar un acuerdo de libre comercio tras el devastador sismo y tsunami del 11 de marzo.


# Brasil El ministro de Ciencia y Tecnología brasileño, Aloizio Mercadante, declaró que, a raíz de la catástrofe de Fukushima, serán reforzadas las medidas de seguridad de las dos modernas centrales atómicas brasileñas.

viernes, 25 de marzo de 2011

Hallan dos enormes ciclones en el Atlántico

Un gran misterio envuelve el descubrimiento de dos gigantescos ciclones, de aproximadamente 400 kilómetros de diámetro, en las aguas del océano Atlántico, frente a la desembocadura de la Amazonia.

Se trata de los más enormes remolinos jamás antes localizados sobre la Tierra que, se sospecha, pueden tener influencia notable sobre los cambios climáticos globales de los últimos tiempos.

Los huracanes, detectados a 200 kilómetros de Guyana, de Surinam y de Guyana Francesa, parecen tener origen en la interacción de la Corriente del Norte de Brasil, que procede del norte, con la Corriente Surecuatorial, del sur, más la desembocadura enorme del río Amazonas, del oeste.

“Los vórtices giran en sentido horario. Se mueven en el océano como un gigantesco disco lanzado en el aire. La rotación sucede a la velocidad de un metro por segundo, muy rápida en relación a las corrientes oceánicas, y sobre los bordes del remolino hay una ola de 40 centímetros”, explicó el brasileño Guillermo Castelao, que estudia estos fenómenos con el estadounidense Bill Johns, de la Universidad de Miami.

Nuevo sistema alerta tsunamis a poblaciones sobre las costas

Sismólogos del Georgia Institute of Technology (GeorgiaTech), de Estados Unidos, han desarrollado un sistema que permitirá alertar a las poblaciones costeras de la inminencia de un tsunami, casi inmediatamente después de producirse el terremoto inicial.

El sistema, bautizado como RTerg (Real-Time Earthquake Energy), cuenta con una serie de algoritmos con los que se analizan las variables que determinan si un terremoto va a provocar o no un tsunami.

Una vez que estas mediciones arrojan sus resultados, se emite la alerta correspondiente. Todo el proceso dura menos de diez minutos, por lo que se espera que el RTerg dé tiempo a los habitantes de las costas a ponerse a salvo en estas situaciones.

Según publica el GeorgiaTech en un comunicado, este sistema reducirá el número de muertes por tsunami porque dará más tiempo a los habitantes de áreas susceptibles de padecer uno de estos fenómenos para ponerse a salvo.

Andrew Newman, uno de los desarrolladores del RTerg afirma que este sistema ya determinó con éxito que el terremoto de magnitud 7,8 que afectó a Sumatra en 2010 provocaría un tsunami destructivo.

Cuando se produce un terremoto, lo normal es que una extensa zona de subducción (en la que se da el proceso de hundimiento de una placa litosférica bajo otra) se rompa a una velocidad media de tres kilómetros por segundo, y a una profundidad de entre 20 y 50 metros por debajo de la superficie terrestre.

Dada esta profundidad, las deformaciones verticales de la corteza que provoca el terremoto son aplanadas horizontalmente, por lo que el tamaño de elevación de la corteza tiende a ser pequeño. En consecuencia, si el terremoto se produce en el océano, las olas resultantes pueden medir alrededor de 20 centímetros, en el caso de terremotos de magnitud 7,8, como el de Sumatra.

Sin embargo, los maremotos que dan lugar a tsunamis funcionan de un modo distinto. Cuando éstos se producen, la ruptura de la corteza se da más lentamente (a una velocidad de alrededor de un kilómetro o kilómetro y medio por segundo) y se propaga hacia arriba, provocando elevaciones verticales en la corteza mucho más altas de lo normal. Como resultado, las olas también aumentan, pudiendo alcanzar alturas de entre diez y 20 metros, en entornos cercanos a las costas.


Los tsunamis


  • Lentos Los terremotos que provocan tsunamis son más lentos, duran más y propagan una energía menos eficiente, según explican los creadores del RTerg.



  • Sistema El RTerg recibe una notificación de alguno de los centros de alerta por tsunami. Esta notificación señala al sistema la localización del terremoto, su profundidad y su magnitud aproximada. El RTerg aplica sus algoritmos y determina si el terremoto se convertirá en un tsunami.

  • Hospitalizan a dos técnicos de Fukushima por radiación

    Dos de los técnicos que estaban tratando de retomar el control de la central nuclear japonesa de Fukushima, dañada por el tsunami del 11 de marzo, están internados en un hospital y la suerte de un tercero es desconocida, después de haber sido expuestos a radiaciones muy fuertes que continúan saliendo de los reactores en la planta.

    Según el vocero de la agencia japonesa para la seguridad nuclear, Fumio Matsuda, los dos fueron expuestos a radiaciones de la intensidad de 170-180 millisieverts, cerca de dos tercios de los 250 millisieverts, el máximo fijado para un año como tolerable por el Ministerio de Salud. Se trata de un umbral de tolerancia ya notablemente más alto que el fijado por las agencias internacionales, que consideran peligrosa cualquier absorción de radiaciones superior a 100 millisieverts al año, informa ANSA.

    Los tres trabajadores -parte de los 580 que laboran en Fukushima- estaban tendiendo los cables subterráneos cerca del reactor 3, el que es considerado el más peligroso porque es alimentado por una mezcla de uranio y plutonio, llamada mox, altamente radiactiva que amenaza la seguridad de los trabajadores y voluntarios japoneses que luchan contra el tiempo.

    Niñez perdida

    En tanto, organizaciones no gubernamentales como Save The Children expresaron su preocupación por las consecuencias a largo plazo del horror causado por el sismo y el tsunami en los niños. Según la ONG cerca de 100 mil niños se han convertido en desplazados, señala AFP.

    La posibilidad de sufrir traumas duraderos se multiplicó además por la serie de estos terribles acontecimientos a los que se agrega el temor a un gran accidente nuclear en una central dañada por la catástrofe. Algunos expertos creen que la magnitud del desastre puede ser insostenible para algunos niños que necesitan atención inmediata.

    Desastre en Japón
    # Contaminación Niveles de cesio radioactivo 1,8 veces más altos de lo normal fueron hallados en verduras de un campo cultivado de Tokio.


    # Agua Los ciudadanos de Tokio agotaron la mayoría de las existencias de agua embotellada después de que las autoridades desaconsejaran que los niños beban agua corriente y pese a que hoy los niveles de radiación cayeron a cotas aceptables.


    # Sismo Un sismo de 6,1 grados en la escala Richter con epicentro en el océano Pacífico sacudió la costa noreste.

    25 personas mueren en un sismo ocurrido al este de Birmania, ayer

    Al menos 25 personas han muerto como consecuencia de un seísmo de magnitud 6,8 que ha afectado a toda la península indochina. La mayoría de las víctimas mortales, 24, se han producido en Birmania.

    Uno de los municipios más afectados del país ha sido el de Tarlay, cuyos habitantes ya habían sufrido en la tarde del jueves varias sacudidas.

    La otra víctima contabilizada hasta el momento se ha registrado en Tailandia. Se trata de una mujer de 52 años que ha fallecido después de que una de las paredes de su casa, en el distrito de Mae Sai -cerca de la frontera- se haya venido abajo, de acuerdo con la versión de la policía local..

    Además, la fuerte sacudida causó una avería temporal de la red de alumbrado en la localidad de Mae Sai, situada en la frontera con Birmania.

    El epicentro a 10 kilómetros de profundidad al norte de la Chiang Mai.

    Japón amplía el radio de peligrosidad por radiactividad a 30 kilómetros

    Los niveles de radiactividad comienzan a ser preocupantes en Japón, no sólo porque están llegando a lugares alejados, como la capital, a través del aire, el agua y los alimentos, sino porque el radio contaminado alrededor de la central de Fukushima 1 -a 240 kilómetros al norte de Tokio- se amplía.

    Esta madrugada, así lo ha confirmado el canal de televisión japonés NHK, que ha informado de que los niveles superan los límites permitidos en cinco prefecturas: Fukushima, Ibaraki, Chiba, Saitama y Tochigi. Además, el ministro portavoz, Yukio Edano, ha animado a los habitantes que viven en el tramo que está entre 20 y 30 kilómetros de distancia de la planta a que abandonen sus casas y se dirijan a los refugios habilitados por el Gobierno, que ya acogen a los evacuados anteriormente (los que viven en un radio de 20 kilómetros).

    La lucha para controlar la emisión de radiación desde la central, dañada tras el terremoto y posterior tsunami hace dos semanas, continúa sin mucho éxito. Las últimas noticias publicadas por la agencia Kyodo indican que el ministro de Defensa ha confirmado que el Ejército estadounidense va a colaborar en la inyección de agua para tratar de enfriar los reactores. El más peligroso continúa siendo el reactor 3, cuyo interior no sólo aloja uranio sino también plutonio.

    El New York Times, citando a Hidehiko Nishiyama, director general operativo de la Agencia Japonesa de Seguridad Nuclear e Industrial, indica que la vasija de contención podría tener una brecha que sería la causa de tanta liberación de radiactividad.

    Sin embargo, más tarde la misma Agencia, citada por REUTERS, ha indicado que no hay datos suficientes que indiquen que el reactor 3 tenga una fisura. Mientras tanto, el primer ministro japonés, Naoto Kan, ha dicho en rueda de prensa que el estado de la planta nuclear de Fukushima "todavía es muy precario".

    jueves, 24 de marzo de 2011

    Japón prohíbe uso de agua para el consumo de bebés

    Japón prohibió ayer en Tokio el consumo de agua corriente para los bebés y la comercialización de alimentos contaminados por la radiactividad de la central de Fukushima, acentuando así el temor que genera el accidente nuclear en Estados Unidos y otros países.

    12 días después del sismo y el tsunami en el noreste del país, que dejaron unos 25.000 muertos y desaparecidos -hay, 9.487 fallecimientos confirmados- las autoridades niponas siguen sin descartar todavía el riesgo nuclear.

    Una nueva humareda negra inquietante se elevaba ayer por la tarde del edificio que alberga el reactor 3 de la central accidentada, lo que obligó a evacuar a parte del personal, anunció el operador de la planta, Tokyo Electric Power (Tepco).

    Prevención ante el riesgo

    Estos nuevos escapes en Fukushima, mostrados por la televisión nacional, acentuaron los temores de contaminación de la cadena alimentaria.

    La ciudad de Tokio indicó haber descubierto en su red de agua municipal niveles de yodo radiactivo dos veces superior a los límites autorizados para los bebés. El agua embotellada desapareció rápidamente en Tokio, pese a que el Gobierno pidió evitar las compras motivadas por el pánico, según la agencia de noticias Kyodo citada por AFP.

    Un segunda ciudad, Hitachiota, en la prefectura de Ibaraki, al norte de la capital, también desaconsejó el uso de agua corriente para los bebés.

    El Gobierno, por su lado, prohibió ayer la comercialización de productos frescos susceptibles de ser contaminados por radiaciones. En la prefectura de Fukushima, donde se halla la central, un nivel anormal de radiactividad fue detectado en leche cruda y en 11 tipos de verduras.

    Constataciones similares se hicieron en otras tres prefecturas vecinas, por lo que el primer ministro japonés, Naoto Kan, ordenó la prohibición del consumo y venta de productos procedentes de estas zonas consideradas de riesgo por las autoridades niponas y de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

    Héroes anónimos

    A propósito de Fukushima, la televisión japonesa NHK mostró por primera vez un video que muestra de cerca las condiciones en las que trabajan los operarios de la central nuclear de Fukushima, a veces a oscuras y cubiertos con trajes y máscaras protectoras, destaca la agencia EFE.

    En el video se aprecia cómo equipos de bomberos y operarios de la central de Fukushima trabajan a unos metros de la base del edificio del reactor 3 para instalar cañones automáticos que inyectan agua para refrigerar las piscinas de combustible usado. Tepco mostró también fotos de la sala de control del reactor 3 de la central de Fukushima, donde al fin volvió la luz.

    Crisis nuclear
    # Asia Las ventas de productos japoneses en los supermercados de Asia han caído drásticamente y los clientes desertan de los restaurantes de sushi por temor a que el pescado haya sido contaminado con radiactividad.


    # Francia El Instituto de Radioprotección y de Seguridad Nuclear de Francia advirtió de que la presencia de sal en el agua inyectada en la central nuclear de Fukushima puede alterar a “muy corto plazo” la refrigeración del combustible.


    # China Un buque con equipo de bombeo de agua partió con destino a Osaka.

    Una réplica de 6,1 grados sacude la costa noreste de Japón

    Un seísmo de 6,1 grados en la escala Richter con epicentro en el Océano Pacífico, frente a la costa de la provincia japonesa de Iwate, sacudió hoy la costa noreste, sin que se haya informado de daños ni se haya emitido una alerta de tsunami.

    Según la Agencia Meteorológica de Japón, el seísmo, que se sintió en Tokio, tuvo una intensidad de 5 en la escala cerrada japonesa de 7 niveles en la costa de la provincia de Miyagi, concretamente en Ishinomaki, uno de los pueblos asolados por el tsunami del pasado día 11.

    El epicentro del temblor, a veinte kilómetros de profundidad, está ubicado en la misma zona que la mayoría de las 700 réplicas que han sacudido el noreste japonés desde el devastador terremoto y posterior tsunami de hace trece días, de 9 grados Richter.

    La Agencia Meteorológica de Japón indicó que el nuevo seísmo podría provocar cambios leves en el nivel del mar, aunque no emitió alerta de tsunami.

    El terremoto tuvo una intensidad de 4 en la escala japonesa en las provincias de Iwate y Miyagi, donde se ha registrado la mayor parte de los más de 26.000 muertos y desaparecidos del gran terremoto de hace dos semanas.

    En Tokio, cuyos edificios están especialmente preparados para resistir seísmos, el temblor llegó a sentirse con una intensidad de dos en la escala nipona, que se centra en el alcance del temblor.

    Terremoto de 7,0 grados en Myanmar

    Un terremoto de 6,8 grados de magnitud sacudió el noreste de Myanmar (Birmania), que se sintió incluso en la capital tailandesa de Bangkok. El sismo no generó un tsunami.

    El sismo ocurrió cerca de las fronteras del país con Tailandia y Laos, a unos 110 kilómetros (70 millas) de la ciudad tailandesa norteña de Chiang Rai, la que sufrió escasos daños según la televisión local.

    El sismo se produjo a 10 kilómetros de profundidad, según el servicio geológico de Estados Unidos. Unas 600.000 personas sintieron un temblor entre fuerte y violento y se presume que las casas sufrieron daños graves.

    Los edificios se remecieron en Bangkok, unos 700 kilómetros al sur del epicentro.

    Max Jones, un australiano residente en la capital tailandesa, se encontraba en su apartamento del 27 piso cuando el edificio empezó a oscilar con tanta fuerza que debió apoyarse contra una pared para evitar caer al suelo.

    "Fue terrorífico, se lo aseguro", dijo Jones y añadió que vio humo en edificios cercanos y gente corriendo por las calles.

    El Centro de Advertencia de Tsunamis del Pacífico dijo que el sismo se produjo demasiado lejos de la costa para generar una ola destructiva.

    miércoles, 23 de marzo de 2011

    Una calle destruida hace unos dias esta como nueva en japon

    increible la capacidad de los japoneses, en la foto de arriba se aprecia la carretera destruida y mas abajo se ve la misma carretera ya en optimas condiciones.


    Fotos de los trabajos en la planta nuclear de Fukushima

    Via DailyMail








    martes, 22 de marzo de 2011

    Japón enfrenta el drama de los desaparecidos del tsunami

    En el estadio de Rifu, transformado en una morgue, los japoneses desfilan ante cientos de cadáveres sin identificar con la esperanza de que sus seres queridos no figuren entre los muertos, pero con la angustia de que formen parte de los miles de desaparecidos del tsunami.

    Cubiertos con una sábana blanca, los féretros están colocados en el gimnasio los unos al lado de los otros. Las personas llegan a él en busca de un pariente con la esperanza de no encontrarlo, porque eso significaría que ha sobrevivido a la catástrofe más mortífera en Japón desde hace casi un siglo. Pero si lo encuentran, quedan aliviados, ya que lo podrán enterrar o incinerar respetando las tradiciones, muy ancladas en el noreste rural del Japón.

    Un inmenso cementerio

    Diez días después del sismo, el número de personas oficialmente desaparecidas seguía siendo ayer de 13.262, muy superior al de muertos confirmados (8.649), y aumenta día a día, según la Policía japonesa.

    Para muchos está claro que el cementerio de la mayoría de los desaparecidos se extenderá por cientos de kilómetros en las costas arrasadas por la ola gigante. Así, en la pequeña isla de Minamisanriku, a unos 50 kilómetros al noroeste de Rifu, 8.000 personas desaparecieron probablemente pero no se ha encontrado ningún cuerpo hasta ahora.

    Sin embargo, Yukiko Sakai no ha perdido la esperanza. Esta mujer de 33 años fue al estadio Rifu en busca de su marido Kenji, con el que contrajo matrimonio hace apenas tres meses y del que no tiene noticias desde el día del tsunami.

    “Estoy aquí para eliminar la peor de las probabilidades. Si no está aquí, quiere decir que está vivo”, espera la mujer.

    “Le envío mensajes telefónicos todos los días para que pueda ubicarme rápidamente si los recibe”. La pareja estaba en casa cuando se produjo el terremoto de magnitud 8,9. Pero cada cual partió de su lado para escapar de la amenaza. Yukiko piensa que quizás su marido volvió a casa para recuperar objetos cuando llegó el tsunami, algo que hacen a diario cientos de japoneses que no se rinden ante la adversidad.

    Los desaparecidos
    # Complicaciones Es extremadamente difícil identificar los cuerpos, comentó Makio Akao, responsable de la prefectura de Miyagi.


    # Sepultura Si no se puede identificar un cuerpo, será enterrado de manera anónima pero se conservarán sus huellas y ADN.


    # Búsqueda La Cruz Roja reconoció la complicada labor de rescate en la zona afectada y señaló que “es casi imposible hallar sobrevivientes”.


    # Marea Desde hace una semana, cada día la resaca de la marea trae cadáveres humanos a las playas japonesas. “Muchos son apenas despojos”, reconoció un miembro del Ejército.

    Hallan agua con radiación cerca a la central nuclear

    Tepco, la compañía operadora de la central nuclear de Fukushima, informó ayer de que se han hallado niveles inusualmente altos de elementos radiactivos en el agua del mar de zonas próximas a esa central japonesa.

    Portavoces de la firma indicaron durante la madrugada haber detectado en una muestra que los niveles de yodo 131 son 126,7 veces superiores al límite establecido, mientras que los de cesio 134 son 24,8 veces por encima de los topes y los de cesio 137 se multiplican por 16,5 veces.

    A pesar de todo, la gestora de la central indicó que tales niveles no representan riesgo para la salud humana, aunque sin embargo añadieron que harán una investigación sobre los productos marinos de esta zona y su consumo humano. Por el momento se desconocen las causas del aumento inusual de las concentraciones radiactivas, aunque se cree que pueden estar relacionados con la lluvia caída a lo largo del día en la zona y las operaciones masivas de rociado de agua sobre los reactores dañados de la central nuclear de Fukushima en el desesperado intento de reducir su temperatura para evitar una catástrofe.

    MEJORANDO El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aseguró ayer que la situación en la planta nuclear japonesa de Fukushima está mejorando, pero advirtió de que sigue siendo "muy grave".

    Graham Andrew, asesor científico del organismo, dijo que existe una "continua mejora", aunque reconoció que "aún es demasiado temprano para decir que (la situación) deja de ser muy grave".

    Los muertos.

    Casi 22 mil

    El número de muertos y desaparecidos por el terremoto y posterior tsunami que azotaron del 11 de marzo pasado el noreste de Japón llegó ayer a 21 mil 911, según el más reciente reporte de la Agencia de la Policía Nacional.

    Los muertos son 8.928 en 12 diferentes prefecturas de la costa este y noreste del país, mientras que se ignora el paradero de 13 mil 262 personas en seis diferentes entidades.

    Identificación

    Se ha logrado la identificación de 4 mil 80 de las víctimas fatales, y los cuerpos de 2 mil 900 de ellas han sido entregados a sus familias.

    Albergues

    Al menos 340 mil personas, la mayoría en las cercanías de la planta nuclear de Fukushima I, han sido trasladadas a 2 mil 070 albergues que han sido instalados en 16 prefecturas.

    Yoshihiro Murai, gobernador de Miyagi, la prefectura más afectada dijo que la prioridad es brindar ayuda a las personas que perdieron sus viviendas y que viven ahora en los albergues.

    Informó que envió una carta al primer ministro Naoto Kan para solicitarle ayuda para la reconstrucción.

    Indicó que entregó la carta a un enviado del jefe de gobierno, debido a que Kan se vio obligado a cancelar la visita que tenía prevista para esta lunes a Ishinomaki debido al mal tiempo que reina en la zona.

    En Miyagi, Sendai, ha dado cabida a unas 14 mil personas, las cuales se refugiaron en escuelas primarias.

    Otro seísmo de 6,3 grados Richter sacude de nuevo el noreste de Japón

    Un seísmo de 6,3 grados en la escala abierta de Richter, con epicentro en el Océano Pacífico, sacudió hoy de nuevo el noreste de Japón, sin que se haya informado de daños, indicó la Agencia Meteorológica nipona.

    El terremoto, que se sintió también en Tokio, se produjo a las 18.19 hora local (09.19 GMT) y su epicentro se situó frente a las costas de la provincia de Fukushima, a una profundidad de diez kilómetros bajo el lecho marino.

    El seísmo tuvo una intensidad de 4 en la escala japonesa cerrada de 7, que se centra en la extensión de las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor.

    La Agencia Meteorológica de Japón había advertido hoy de la posibilidad de nuevos temblores en el noreste del país, con una intensidad de hasta 7 grados en la escala de Richter y el riesgo de desatar alertas de tsunami.

    El organismo explicó que el seísmo de 9 grados Richter que el día 11 de marzo asoló el noreste del país puede registrar réplicas en una vasta zona e instó a las provincias afectadas a no bajar la guardia.

    Desde ese gran terremoto, Japón ha registrado cerca de 600 réplicas, el 10 por ciento de ellas con una magnitud superior a los 4 grados en la escala nipona.

    El terremoto del día 11, que fue seguido de un devastador tsunami, ha causado más de 9.000 muertos y 12.600 desaparecidos, según el último recuento de la Policía.

    También ha provocado una crisis nuclear en la planta de Fukushima, donde los operarios, bomberos y miembros de las Fuerzas de Auto Defensa tratan de controlar los seis reactores de la central en medio de elevados niveles de radiactividad.

    lunes, 21 de marzo de 2011

    CHERNOBYL: EL PEOR RECUERDO DE UNA EXPLOSIÓN NUCLEAR

    La central nuclear ucraniana de Chernobyl fue escenario el 26 de abril de 1986 de la mayor catástrofe nuclear de la historia.

    Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsado, materiales radiactivos y/o tóxicos que se estimó fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación inmediata de 116.000 personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en, al menos, 13 países de Europa central y oriental.

    Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600,000 personas denominadas liquidadores en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 kilómetros cuadrados alrededor de la central nuclear conocida como Zona de alienación, que sigue aún vigente. Sólo una pequeña parte de los liquidadores se vieron expuestos a altos índices de radiactividad.

    Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias dramáticas que podría haber dejado inhabitable toda Europa.

    Dos personas, empleados de la planta, murieron como consecuencia directa de la explosión esa misma noche y 31 en los 3 meses siguientes. 1,000 personas recibieron grandes dosis de radiación durante el primer día después del accidente, 200,000 personas recibieron alrededor de 100 mSv, 20,000 cerca de 250 mSv y algunos 500 mSv.

    En total, 600,000 personas recibieron dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. 5,000,000 de personas vivieron en áreas contaminadas y 400,000 en áreas gravemente contaminadas. Hasta hoy no existen trabajos concluyentes sobre la incidencia real, y no teórica, de este accidente en la mortalidad poblacional.

    Tras prolongadas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado en diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un "sarcófago", para aislar el exterior del interior, que se ha visto degradado en el tiempo por diversos fenómenos naturales por lo que corre riesgo de desplomarse. Desde 2004 se lleva a cabo la construcción de un nuevo sarcófago para el reactor. El resto de reactores de la central están cerrados.

    OTROS EFECTOS

    Poco después del accidente varios países europeos instauraron medidas para limitar el efecto sobre la salud humana de la contaminación de los campos y los bosques. Se eliminaron los pastos contaminados de la alimentación de los animales y se controlaron los niveles de radiación en la leche. También se impusieron restricciones al acceso a las zonas forestales, a la caza y a la recolección de leña, bayas y setas. Más de 20 años después las restricciones siguen siendo aplicadas en la producción, transporte y consumo de comida contaminada por la radiación para impedir su entrada en la cadena alimentaria.

    Chernobyl: una tierra desolada

    En la zona de 30 kilómetros alrededor del reactor había unas 94 aldeas y las ciudades de Pripyat y Chernobyl. Actualmente, tras la masiva evacuación de la población, sólo queda un puñado de pueblitos (si aún pueden llamarse así) y la pequeña urbe de Chernobyl, donde hay unas 7.000 personas, es decir, menos de 5 por ciento de lo que había en 1986, según el portal BBCmundo.

    La tierra de la región tiene tanta radiación que sólo será dentro de cientos de años cuando podría estar libre de contaminación. Pero pese a esta situación, hay quienes han regresado a sus antiguas casas viejas y haciendo caso omiso de los peligros en la zona, han vuelto a cultivar el suelo.

    "No entiendo por qué si han inventado cosas como los teléfonos celulares no han podido inventar algo para eliminar la radiación", dice a BBC Mundo María Grigovna, una señora octogenaria que vive en la aldea de Parishev, a escasos kilómetros del reactor, que hace 25 años explotó y devastó el lugar.


    Fukushima: una bomba de tiempo

    Fukushima está en alerta nuclear. En tres de sus seis reactores se teme que el núcleo con el combustible se esté fundiendo y se piensa que la vasija de contención de dos de ellos está dañada. Además, el combustible gastado que estaba en las piscinas del almacenaje está fuera de control o desaparecido. Damos algunas claves para entender cómo se ha llegado a esta situación y lo que puede suponer que continúe.

    * ¿Qué tipo de combustible se usa?

    De los seis reactores, cinco utilizan óxido de uranio. El reactor número 3, sin embargo, emplea una mezcla de uranio y plutonio conocida como MOX. Este reactor preocupa a los técnicos porque es un material más letal y que se funde más fácilmente.

    * ¿Cómo funciona la planta?

    La central usa una tecnología llamada reactor de agua en ebullición o BWR (Boiling Water Reactor), que es la misma de las centrales españolas de Garoña y Cofrentes. Garoña es un modelo idéntico al reactor 1 de Fukushima. Los construyó General Electric y abrieron en 1971. El combustible o núcleo del reactor se calienta dentro de una vasija llena de agua y protegida por una estructura llamada de contención. El combustible alcanza hasta 2.000 grados y hace hervir el agua. El vapor es conducido por tuberías hasta una turbina que genera electricidad.

    * ¿Cómo se mantiene el sistema?

    El mecanismo es como una olla. Para que el proceso sea estable hay que controlar la presión, el vapor y la temperatura. El combustible debe estar tapado por agua para que no se sobrecaliente.

    *¿Cómo empezó todo?

    Los edificios resistieron al sismo y al tsunami, pero se dañó el abastecimiento eléctrico del exterior. La central activó entonces el sistema de emergencia autónomo, pero la inundación lo estropeó. Sin electricidad, fallaron los sistemas de refrigeración y los núcleos empezaron a sobrecalentarse. Se recurrió al agua del mar para evitarlo, pero no bastó.

    * ¿Qué ocurre cuando el núcleo empieza a calentarse?

    El sistema se desestabiliza. En el núcleo hay muchos materiales. Está el combustible de uranio o plutonio y las vainas de metal de circonio que lo protegen. También están las barras de control, hechas de yoduro de boro, un material que frena las reacciones atómicas. Además, hay acero y cemento. Cuando sube la temperatura, todos esos materiales reaccionan sin control. A altas temperaturas el vapor oxida los metales con rapidez. Las vainas se deterioran y el combustible libera partículas radiactivas volátiles. Además, el proceso de oxidación libera hidrógeno, que es explosivo.

    * ¿Qué ha pasado en los núcleos?

    En los reactores 1, 2 y 3 ha habido explosiones de hidrógeno y escapes de vapor con esas partículas volátiles. También se han hecho liberaciones controladas de gases para disminuir la presión.

    * ¿Cuál es el parte de daños?

    En las vasijas 1, 2 y 3 el combustible está expuesto al aire y el agua sólo cubre hasta la mitad. Esto hace que el proceso de calentamiento del combustible avance. Puede llegar a alcanzar 3.000 grados. El núcleo se convierte en una amalgama de materiales. El uranio o el plutonio, a miles de grados, quedan revestidos de acero y cemento. Como una brasa atómica, es muy difícil enfriarlo. Además, aumenta el riesgo de que la estructura de contención, que es la barrera clave de protección, no aguante y se abra liberando el contenido. De hecho, en los reactores 1 y 2 se cree que esa estructura de contención ha sido dañada y puede tener fugas. Por encima de la estructura de contención está el edificio en sí de la central. Están muy dañados los del 1, 3 y 4 y bastante tocado el del 2.

    * ¿Puede haber un Chernobyl?

    Al parecer no. La diferencia con Chernobyl es que aquel reactor no tenía estructura de contención. Cuando el núcleo se descontroló saltó por los aires y destrozó el edificio exterior liberando casi todo el contenido. Esto incluía materiales volátiles y las partículas pesadas del combustible. La nube alcanzó miles de metros lo que ayudó a su dispersión a larga distancia. En Fukushima, la presencia de estructuras de contención es clave. Si resisten, se evitará el mal mayor al estilo Chernobyl. Sin embargo, los técnicos creen que quedan todavía muchos días de lucha para evitar la fusión completa del material radiactivo. Y que seguirá habiendo fugas.

    * ¿Qué pasa con las piscinas?

    Es un gran problema extra. El combustible gastado durante años se guardaba en la central de Fukushima en piscinas situadas en la parte alta del edificio del reactor. El combustible gastado mantiene un calor residual de cientos de grados y debe estar tapado con agua para enfriarlo. Tiene una altísima radiactividad. En el reactor 4 la piscina está sin agua y el combustible ha empezado a calentarse. Lo mismo ocurre en la piscina 3. Y se ignora el estado de las piscinas del reactor 1 del 2.

    * ¿Qué sustancias se han emitido?

    Han salido las partículas más ligeras. Gases nobles como el kriptón y el radón y elementos como el yodo, el cesio, el estroncio, el rutenio y el tritio. La radiación ha alcanzado en algunos instantes 400 milisieverts / hora, 400 veces más de la dosis anual recomendada.

    Radioactividad: una amenaza para humanos

    En Tokio se respira tensión y miedo. Existe nerviosismo ante la posibilidad de que la radiactividad de la central de Fukushima llegue a la capital. Mientras, el mundo está alerta por los efectos que pueda tener en los seres humanos.

    Y es que el terremoto y posterior tsunami, ocurrido el 11 de marzo en Japón, ha ocasionado la explosión de cuatro de los seis reactores nucleares de Fukushima. Aunque todavía no se llega a niveles de desastre, los problemas en la planta nuclear de Fukushima en Japón han puesto en alerta al mundo ante la posibilidad de un escape de radiación que pueda afectar la salud de las personas. ¿Cuáles son exactamente estos riesgos? ¿Por qué hay tanto temor?

    Según expertos, los átomos pueden volverse radiactivos cuando están inestables. Elementos como el uranio, que se usan comúnmente en las plantas nucleares, no tienen una forma estable en la naturaleza y son siempre radiactivos. En este estado, los núcleos de los átomos pasan por un proceso de desintegración, durante el cual se libera mucha energía. Esta energía incluye rayos gamma, neutrones, electrones y partículas alfa y beta que son disparadas a través del espacio.

    LOS EFECTOS

    Dependiendo de la dosis de radiación que reciba la persona, el efecto puede ir desde daños leves a la piel, vómitos, caer en coma y hasta la muerte.

    La radiación daña el ADN de las células, pudiendo tener efectos como mutaciones o generar cáncer. Algunos de estos daños pueden ser recuperados, mientras que otras veces no.

    La radiación no afecta a todas las personas de la misma forma, y el efecto está determinado por la dosis, el tiempo de exposición y la distancia a la fuente de la radiación.

    ¿Qué material es el que está saliendo de la planta de Fukushima, y qué efectos tiene?

    Distintos combustibles nucleares pueden producir diferentes elementos radiactivos, con diferentes efectos tóxicos. Por el momento se cree que gases como el xenón y kriptón se estarían liberando, junto con isótopos de yodo 131, cesio, estroncio, telurio y rubidio.

    El xenón y kriptón no son absorbidos por el cuerpo, de modo que tienen poco efecto sobre la salud. Sin embargo, el yodo y el cesio sí son más dañinos.

    La tiroides humana absorbe yodo para crear hormonas. Si la glándula comienza a absorber yodo 131, que emite rayos beta, puede dañar el ADN causando cáncer de la tiroides. Después del desastre de Chernobyl en Ucrania en 1986, más de 6.000 personas desarrollaron cáncer a la tiroides, probablemente por beber leche contaminada cuando niños. Por alguna razón desconocida, el yodo 131 no parece afectar a los adultos.

    Las autoridades japonesas repartieron pastillas de yodo para los niños ante esta emergencia. La idea es saturar a la tiroides de este elemento de modo que ésta no absorba el yodo radiactivo.

    Por otro lado está el cesio 137, que es mucho más difícil de erradicar que el yodo. Los niveles ambientales de este elemento todavía son altos en Europa después de Chernobyl. En algunos lugares de Inglaterra está prohibido comer ovejas, mientras que en otras partes no se pueden comer los hongos. La exposición al cesio no ha sido relacionada directamente con un problema de salud en específico, aunque puede provocar náuseas, vómitos, hemorragias y daños celulares dependiendo de la concentración y tiempo de exposición.

    El estroncio, en tanto, es absorbido por el cuerpo como si fuera calcio, y se deposita en los huesos por años, irradiando al organismo desde adentro, causando cáncer u otros problemas de salud.

    Otros isótopos pueden demorar miles de años en desaparecer del medioambiente, contaminando en ese tiempo la tierra, a los animales y las plantas, lo que es uno de los peores efectos de estos accidentes.

    Los que están más en riesgo en este momento son los trabajadores de la planta de Fukushima, que están muy cerca de la fuente de radiación y que podrían ser gravemente afectados por ésta. El resto de la población ha sido evacuada a distancias seguras.

    LA RADIACIÓN

    ¿Cómo se mide la radiación? La radiactividad se mide en términos de cuántos átomos se desintegran espontáneamente cada segundo. Se han desarrollado distintos instrumentos para detectar distintos tipos de radiación.

    Cuando se habla de exposición de personas a la radiación, la unidad de medida que se utiliza son los sieverts, que miden el efecto biológico en el cuerpo.

    Los humanos siempre hemos estado expuestos a la radiactividad del ambiente, ya sea por fuentes naturales o artificiales. Como promedio, una persona recibe entre 2,4 y 10 milisieverts al año por rayos cósmicos, el sol y otros. Una persona que trabaja con material radiactivo recibe en promedio 50 milisieverts de radiación. Una radiografía de rayos X impacta con 0,02 milisieverts, mientras que una tomografía agrega 8 milisieverts. Ninguno de esos exámenes dura mucho tiempo – con una exposición más prolongada podría resultar más peligroso.

    También, aunque altas dosis de radiación pueden causar cáncer, en la terapia contra el cáncer se usa radiación en altas dosis, aunque focalizada en los tumores y durante poco tiempo.

    Todavía es muy pronto para saber cuál será el efecto de la liberación de radiación de Fukushima, ya que no están todavía demasiado claros los niveles que hay en la atmósfera y no sabemos aún cuál será el desenlace de la crisis por la que está pasando la planta.

    OMS

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado a El País de España, que "por el momento, aunque esto podría cambiar, los riesgos para la salud de la población son pequeños".

    "El contexto actual no representa un peligro inmediato, ni a medio o largo plazo (10-15 años), para la población", opina también Ted Lazo, responsable de Radioprotección y Residuos en la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE.

    A pesar de las explicaciones, un tanto esperanzadoras por parte de la OMS, el miedo a la radiactividad es mayor, y más ahora que los reactores de Fukushima, en su totalidad, no han podido ser controlados.

    Últimos informes señalan que las radiaciones en la central de Fukushima, seriamente dañada por el terremoto y el tsunami, son extremadamente altas, según la Comisión Reguladora Nuclear de EEUU.

    El Gobierno desmantelará la central nuclear de Fukushima

    Japón cerrará y desmantelará la central nuclear de Fukushima Daiichi tras el accidente que ha afectado estas instalaciones por el terremoto y tsunami del día 11, informó ayer el portavoz del Ejecutivo nipón, Yukio Edano. Edano aseguró en su comparecencia diaria de la tarde para informar de la crisis que “observando la situación objetivamente está claro” que las instalaciones no serán reutilizadas. Fukushima Daiichi, en el este de Japón y a unos 250 kilómetros al norte de Tokio, se cerraría una vez se hayan controlado las fugas y las altas temperaturas que desestabilizan los peligrosos núcleos de los reactores.

    Ésta es la primera vez que el Gobierno habla públicamente sobre el futuro de las instalaciones, en torno a las cuales se ha establecido un perímetro de evacuación de 20 kilómetros.

    La planta sigue sufriendo problemas en la mayoría de sus seis reactores, pese a que las unidades 5 y 6 ya tienen acceso a electricidad para activar sus sistemas de refrigeración, y el reactor 2 fue conectado hoy a la corriente eléctrica a la espera de que pueda ser enfriado con sus bombas de agua.

    Esto permite cierta tranquilidad en la planta de Fukushima Daiichi, pese a que el reactor 3 preocupa a los expertos de Tepco, operadora de la central, ya que la presión en la vasija de contención del núcleo podría seguir incrementándose.

    Por el momento, Tepco considera que la presión se ha estabilizado y que liberarán presión hacia la piscina de supresión en la base del reactor, aunque si la operación no reduce el peligro cerca del núcleo liberarán vapor radiactivo a la atmósfera para evitar un mal mayor.

    En tanto, el reporte oficial de las víctimas del sismo y tsunami se agravó: los datos de la Policía nacional sobre la cantidad de muertos y desaparecidos subieron a 8.450 y 12.931, respectivamente. En la prefectura de Miyagi la Policía local estimó que puede haber 15.000 víctimas.

    Filipinas implanta un sistema de alerta de desastres naturales al móvil

    Un nuevo dispositivo para ordenadores portátiles y teléfonos 'blackberry' permite alertar de desastres naturales en el archipiélago, indicó hoy la ONG filipina Negocios Filipinos para el Progreso Social.

    El proyecto se basa en un sistema de envío de mensajes de texto que avisará de tifones, tormentas tropicales, tsunamis, desprendimientos de tierra y terremotos en la provincia de Leyte del Sur, al sudeste de Filipinas, una de las zonas más afectadas por este tipo de desastres.

    "Elegimos esta provincia porque es una de las diez más afectadas por desastres naturales en el país", indicó la ONG en un comunicado.

    El sistema de envío de mensajes permite a las autoridades locales recibir las alertas y difundirlas a la población en pocos segundos en caso de que se avecine una catástrofe natural.

    El proyecto, que tiene un coste de 200.000 dólares, ha sido financiado por el Banco Mundial y por una compañía de telecomunicaciones del archipiélago.

    Filipinas es uno de los países más afectados cada año por desastres naturales debido a la gran incidencia de tifones durante la temporada de lluvias y a la gran actividad sísmica, ya que el archipiélago se asienta sobre el llamado "anillo de fuego" del Pacífico.

    29 países tienen plantas nucleares

    El mapa de la energía nuclear en el mundo muestra que 442 reactores nucleares estaban operando en el mundo con una capacidad instalada neta de 375.001 megavatios, hasta antes de la explosión de los cuatro reactores nucleares de la planta central de Fukushima, Japón, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Naciones Unidas.

    Según el Sistema de Información de Reactores de Energía (PRIS) del OIEA, otras 65 plantas están actualmente en etapa de construcción.

    Los 442 reactores están repartidos en 29 países, y a la cabeza está Estados Unidos con 104. Sin embargo, el país con mayor dependencia de la energía nuclear y que posee la mayor cantidad de reactores en relación a su población es Francia, que cuenta con 58.

    En 2008, las centrales francesas generaron 419,8 teravatios por hora, que cubrieron el 76,2 por ciento de las necesidades energéticas del país.

    Según la agencia EFE, España aparece en la lista del OIEA con ocho reactores operativos, de una potencia conjunta de 7.514 megavatios, que en 2008 generaron una media de 56,5 teravatios/hora, equivalente al 18,3 por ciento de la electricidad producida en el país.

    Las plantas son las de Santa María de Garoña; Almaraz I y Almaraz II; Ascó I y Ascó II, Cofrentes, Vandellós II y Trillo.

    En América Latina, los países con plantas nucleares son: Argentina, con las centrales Atucha I y El Embalse, más una en construcción (Atucha II); Brasil con las plantas de, Angra-1 y 2, situadas en la región costera de Angra dos Reis, a 180 km al oeste de Río de Janeiro. Ya se ha aprobado la construcción de Angra 3; y México, con las plantas de Laguna Verde I y II. Así, la energía nuclear generada en territorio nacional supuso en 2008 para los argentinos el 6,2 por ciento del suministro eléctrico, porcentaje que fue del 4 por ciento para los mexicanos y del 3,1 por ciento para los brasileños.

    Japón, que afronta tras el devastador terremoto del viernes 11 de marzo una crisis nuclear en su planta de Fukushima Daiichi, tiene 54 reactores actualmente operativos, más dos en construcción.

    La planta nipona de Fukushima Daiichi, a 270 kilómetros al noreste de Tokio, donde tres de los seis reactores resultaron dañados tras fallar el sistema de refrigeración, tiene una potencia instalada de 4.700 megavatios y es una de las 25 más grandes del mundo.

    Según el informe del OIEA, los 54 reactores operativos en Japón abastecieron el 24,9 por ciento de la electricidad usada por los nipones en 2008, mientras que en Estados Unidos ese porcentaje fue del 19,7 por ciento .

    REACTORES POR PAÍSES

    Además de los países anteriormente mencionados, existen otras naciones que tienen reactores nucleares.

    Según el informe de la OIEA de Naciones Unidas, Rusia cuenta con 32 reactores, mientras que Corea del Sur con 21, India con 20 y el Reino Unido con 19.

    Asimismo, está Canadá con 18 reactores nucleares, Alemania con 17, Ucrania con 15, Suecia con 10, Bélgica con 8, República Checa con 6 y Suiza con 5.

    En la lista, también figuran Finlandia con 4, Hungría con 4, Bulgaria con 2, Pakistán con 2, Rumania con 2, Suráfrica con 2, Armenia con 1, así como los Países Bajos y Eslovenia.

    ¿QUÉ ES UN REACTOR

    NUCLEAR?

    Un reactor nuclear es un dispositivo en donde se produce una reacción nuclear controlada. Se puede utilizar para la obtención de energía en las denominadas centrales nucleares, la producción de materiales fisionables, como el plutonio, para ser usados en armamento nuclear, la propulsión de buques o de satélites artificiales o la investigación.

    Una central nuclear puede tener varios reactores. Actualmente sólo producen energía de forma comercial los reactores nucleares de fisión, aunque existen reactores nucleares de fusión experimentales.

    La potencia de un reactor de fisión puede variar desde unos pocos kW térmicos a unos 4500 MW térmicos (1500 MW "eléctricos"). Deben ser instalados en zonas cercanas al agua, como cualquier central térmica, para refrigerar el circuito, y deben ser emplazados en zonas sísmicamente estables para evitar accidentes. Poseen grandes medidas de seguridad. No emiten gases que dañen la atmósfera pero producen residuos radiactivos que duran decenas de miles de años, y que deben ser almacenados para su posterior uso en reactores avanzados y así reducir su tiempo de vida a unos cuantos cientos de años.

    Los reactores nucleares generan residuos radiactivos. Algunos de ellos con un semiperiodo elevado, como el americio, el neptunio o el curio y de una alta toxicidad. Los detractores de la energía nuclear hacen hincapié en el peligro de esos residuos.

    Algunas centrales también sirven para generar material adicional de fisión (plutonio) que puede usarse para la creación de armamento nuclear. Dicho interés en la creación de dichas sustancias impone un diseño específico del reactor en detrimento de la ecología del mismo.

    La percepción de peligro en la población proviene de que un accidente o un ataque terrorista les exponga a la radiación.

    La probabilidad de que un accidente similar al sucedido en Chernobyl se repita se hace probable hoy con lo sucedido en el Japón, aunque expertos nipones lo rechazan.