jueves, 30 de abril de 2015

Milagrosos rescates en Nepal, que se hunde en la violencia

Mientras surge la violencia por la desesperación ante la falta de alimentos y atención médica, decenas de personas son rescatadas con vida después de permanecer varios días bajo los escombros tras el terremoto de 7,8 grados que golpeó Nepal el sábado 25.

Un bebé de apenas cuatro meses de vida fue rescatado a salvo de un edificio en ruinas en la ciudad de Bhaktapur, al menos 22 horas después del terremoto en Nepal, reportó el diario Kathmandu Today.

El diario narra el momento en el que un militar nepalí del grupo de rescate escuchó llorar al bebé mientras realizaba una búsqueda de víctimas entre los escombros de los edificios que fueron destruidos por el terremoto del pasado sábado.

El pequeño, identificado como Sonit Awal, fue sacado hacia la superficie y atendido rápidamente por el grupo de rescate. Los exámenes iniciales no reportaron ningún daño interno en el menor.

82 horas sepultado
Por su parte, un joven nepalí fue rescatado tras permanecer 82 horas atrapado bajo los escombros de un edificio en Katmandú derrumbado por el terremoto.

Rishi Khanal, de 28 años, fue rescatado por un equipo francés y la Policía nepalí, que trabajaron durante 10 horas para liberar al joven, quien no podía salir de entre los restos de la edificación porque una viga le mantenía atrapada una pierna, informó el diario local Nepali Times.

"Comenzamos a excavar un agujero a través del hormigón siguiendo las instrucciones del equipo francés y después cortamos la viga que mantenía atrapada su pierna", dijo al diario el agente de Policía Narayan Thapa.

Otra persona se encontraba viva entre los restos del mismo edificio, pero cuando los equipos de rescate llegaron hasta ella ya había fallecido, de acuerdo con Nepali Times.

En otro rescate ocurrido el lunes, una mujer parapléjica de 32 años pudo ser sacada con vida y en estado estable tras estar unas 50 horas atrapada entre los escombros de su vivienda en Katmandú.

Un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter azotó gran parte del valle central de Nepal dejando viviendas destruidas, carreteras destrozadas y las telecomunicaciones y conexiones eléctricas muy dañadas en esa zona, donde se encuentra Katmandú.

El número de muertos por el seísmo superó los 5.000 y el de heridos alcanzó los 11.000, mientras la cifra de desplazados internos se situó en más de 450.000 personas, según el último recuento ofrecido por el Ministerio del Interior.

El Gobierno nepalí alerta que las víctimas fatales pueden superar las 10.000 personas.

Las labores de rescate continúan dificultadas por el mal tiempo reinante en gran parte de Nepal y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros.

Furia de la gente

Por su parte, la Policía antidisturbios nepalí intervino ayer para contener la ira de miles de personas que quieren irse de Katmandú y no tienen cómo, cuatro días después del terremoto que causó más de 5.000 muertos.

Agotadas por las réplicas, y ante la ausencia de viviendas y el miedo a que se agoten los alimentos, miles de personas se congregaron antes del alba en la estación de autobuses para tomar uno de los autobuses especiales prometidos por el Gobierno.

Al ver que no había autobuses se enfurecieron y estallaron escaramuzas con la Policía antidisturbios enviada para intentar controlar la situación.
"Llevamos esperando desde el alba. Nos dijeron que habría 250 autobuses, pero no ha llegado ninguno", explica Kishor Kavre, un estudiante de 25 años que quiere marcharse de la capital en ruinas.

"Estamos impacientes por regresar a casa para ver a nuestras familias pero no sabemos cuándo vendrán (los autobuses)", contó. Unos supervivientes cerraron el paso de un camión cargado con bombonas de agua antes de subirse a su parte trasera y empezar a tirar botellas a la multitud.

Por su parte, los policías antidisturbios se apostaron tras un alambre con púas para responder a los hombres armados con palos que se disponían a atacar a autobuses y otros vehículos.

El Gobierno reconoció estar desbordado por la amplitud de la catástrofe provocada por el sismo más mortífero de los últimos 80 años.

"Ha habido debilidades en la gestión de las operaciones de socorro", reconoció el ministro de Comunicaciones, Minendra Rijal, en la cadena de televisión nepalí Kantipur.

"La catástrofe es tan grande y sin precedentes que no hemos sido capaces de responder a las expectativas de la gente. Pero estamos preparados para reconocer nuestras debilidades, aprender y salir adelante de la mejor manera posible", aseguró.

Los socorristas tienen dificultades y la lluvia no les facilita la tarea.
Aparatos de las fuerzas aéreas de varios países, como Estados Unidos, China e Israel se unieron a las operaciones de rescate y de provisión de alimentos y medicamentos. Pero la ONU indicó que Nepal no deseaba recibir más equipos de socorro extranjeros porque consideraba que ya había suficientes

El número de muertos en Nepal supera los 6.000 y el de heridos los 13.000

El número de muertos por el terremoto que el pasado sábado azotó Nepal superó los 6.000 y el de heridos los 13.000, según el último recuento ofrecido hoy por el Ministerio del Interior nepalí.

Hasta ahora, la cifra de fallecidos en el seísmo es de 6.166 y la de heridos de 13.232, informó el Ministerio a través del Centro Nacional de Coordinación de Emergencia.

Al menos 130.000 viviendas resultaron totalmente dañadas y cerca de 85.800 parcialmente, de acuerdo con este organismo.

El seísmo ocasionó cerca de 2,8 millones de desplazados en un país con una población de 28 millones de habitantes, según datos de organismos de Naciones Unidas, que estiman que son necesarios durante los próximos tres meses unos 415 millones de dólares en ayuda de urgencia, de los que ya se recibieron más de 22 millones.

Cientos de miles de personas abandonan el valle de Katmandú por la destrucción y el miedo a epidemias, pero organizaciones humanitarias como Cruz Roja y Médicos Sin Fronteras advierten de que la situación es peor en las zonas rurales.

Alrededor de 400.000 personas han abandonado Katmandú, donde miles de ellas continúan viviendo en las calles y los hospitales siguen saturados, aunque los comercios abren poco a poco y la electricidad se empieza a recuperar cinco días después del terremoto.

Pero mientras miles de personas intentan salir de la capital, otras tantas luchan por llegar a Katmandú en busca de alimentos y atención médica desde áreas remotas afectadas por el seísmo que han estado incomunicadas por carretera.

La ayuda cae a cuentagotas en los campamentos de las ciudades alrededor de la capital, según denuncian cientos de personas que han optado por un sistema de autoorganización para sobrevivir.

Más de 1.700 integrantes de 54 equipos de rescate de 22 países trabajan en Nepal en la ayuda a los damnificados, con 147 perros adiestrados en la búsqueda de personas bajo los escombros, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, según sus siglas en inglés).

"Están trabajando contrarreloj para localizar, extraer y proveer de ayuda médica a las víctimas atrapadas en estructuras colapsadas en una operación de rescate compleja", indicó este organismo.

El terremoto ha sido el de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región en una década desde que en 2005 otro seísmo ocasionó más de 84.000 muertos en Cachemira.


Volcán chileno Calbuco registra tercera erupción y ordenan evacuación

El volcán chileno Calbuco entró hoy en erupción por tercera vez, tras los dos pulsos eruptivos ocurridos la semana pasada, informó el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).

La nube emanada del volcán, situado en la región de Los Lagos, tiene unos cuatro kilómetros de altura y se dirigiría hacia el sureste, donde se ubican otras localidades que anteriormente no fueron afectadas por las erupciones.

Las autoridades mantienen la alerta roja en la zona, la exclusión de veinte kilómetros alrededor del cráter y se inició una evacuación preventiva de las zonas aledañas al volcán.

Rescatan con vida a un joven nepalí tras cinco días bajo los escombros

Un joven nepalí de 15 años fue rescatado hoy tras permanecer cinco días atrapado bajo los escombros de un edificio en Katmandú derrumbado por el terremoto de 7,8 grados que golpeó el sábado Nepal, informó a Efe una fuente policial.
Pemba Lama se encontraba trabajando en una casa de huéspedes en la zona de Gongabu cuando el edificio de siete plantas se vino abajo a consecuencia del seísmo, el peor que ha sacudido el país asiático en 81 años, dijo el superintendente de Policía Narayan Khadka.
Los equipos de rescate le localizaron el miércoles por la noche y pudieron comunicarse con él.
Tras ser desenterrado después de permanecer 120 horas bajo los escombros, Lama fue trasladado a un hospital.
En los últimos días se ha encontrado con vida a varias personas de entre las ruinas del seísmo.
Un joven de 28 años fue rescatado el martes tras permanecer 82 horas atrapado bajo los escombros de un edificio en la capital nepalí.
En otro rescate ocurrido el lunes, una mujer parapléjica de 32 años pudo ser sacada con vida y en situación estable tras permanecer unas 50 horas atrapada entre los escombros de su vivienda en Katmandú.
Y una niña de cuatro meses fue encontrada con vida en las ruinas de un edificio 22 horas después de que el terremoto sacudiese el país.
El número de muertos por el seísmo alcanzó casi los 5.500, además de 11.000 heridos, según el último recuento ofrecido esta mañana por el Ministerio del Interior.
Las labores de rescate continúan dificultadas por el mal tiempo y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros. EFE

Nepal: cifra de muertos sube a 5.500 muertos y de los heridos a 11.000

El último recuento oficial de víctimas por el terremoto de 7,8 grados que sacudió Nepal el sábado eleva a casi 5.500 el número de muertos y a 11.000 el de heridos, mientras miles de vehículos continúan huyendo de Katmandú hacia zonas más seguras.
El ministerio del Interior nepalí situó la cifra de muertos en 5.489 y el de heridos en 10.965, de acuerdo con datos difundidos hoy a las 9.18 hora local (3.33 GMT).
El miedo a que se produzcan nuevas réplicas del terremoto o que haya brotes de epidemias ha empujado a 10.126 vehículos ha abandonar Katmandú en las últimas 24 horas, según informó hoy la Policía de Nepal.
Pero mientras miles intentan salir de la capital nepalí, otros tantos luchan por acceder a Katmandú en busca de alimentos y atención médica procedentes de áreas remotas afectadas por el seísmo, las cuales han estado incomunicadas desde el sábado.
El Consorcio de Reducción de Riesgos en Nepal, una entidad en la que participan organismos de Naciones Unidas, calcula que el terremoto ha generado alrededor de 2,8 millones de desplazados internos (la población del país es de 28 millones personas).
Además la misma fuente señaló que en 39 de los 75 distritos de la nación del Himalaya el seísmo destruyó unas 70.000 casas y otras 530.000 resultaron dañadas.
El terremoto ha sido el de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región en una década desde que en 2005 otro seísmo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira. EFE

miércoles, 29 de abril de 2015

Video Una seguidilla de sismos pone en alerta a pobladores de la comunidad fronteriza Bella Vista

Nepal lucha contrarreloj por rescatar a miles de atrapados

Nepal lucha contrarreloj con sus escasos medios para encontrar supervivientes del terremoto y afrontar un desastre que supera los 5.000 muertos y 8 millones de damnificados, mientras la ayuda internacional se empieza a distribuir e intenta llegar a las zonas de montaña que quedaron aisladas. El Gobierno nepalí alerta que los muertos pueden trepar a más de 10.000 en los próximos días.

El país asiático guarda desde ayer tres días de luto por los 5.057 fallecidos, 10.915 heridos y 454.769 desplazados que, según el último recuento ofrecido por el Centro Nacional de Operación de Emergencia, ha dejado el seísmo de 7,8 grados en la escala de Richter que el sábado asoló la nación de los Himalayas.

El Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (Undac) advirtió de que se acaba el tiempo para encontrar personas con vida bajo los innumerables edificios que se vinieron abajo en buena parte de Nepal, uno de los países más pobres del mundo.

Arjun Katoch, miembro de la Undac, aseguró a EFE que es poco factible que durante más de 96 horas, plazo que se cumplió ayer, se pueda hallar gente viva entre los escombros.

El primer ministro nepalí, Sushil Koirala, dijo en una comparecencia en Katmandú que las banderas ondearán a media asta durante estos tres días de duelo, sin mencionar la cifra oficial de más de 5.000 muertos ni que el balance real podría ser de más de 10.000, como señalaron algunas informaciones a lo largo del día.

"Tenemos recursos limitados y los estamos movilizando lo mejor que podemos. Estamos intentando hacer lo necesario aunque hay muchos fallos mientras lo hacemos", reconoció.

Un país colapsado

La Cruz Roja, que trata de repartir paquetes de ayuda a 20.000 familias en Katmandú, también está encontrándose con bastantes dificultades, afirmó a Efe uno de sus oficiales, Rajendra Rokaha.
Miles de nepalíes siguen en la calle, bien porque perdieron sus casas o
por miedo a derrumbes.

Mientras, en el aeropuerto Tribhuvan cientos de personas, la mayoría extranjeros, aguardan a salir del país tiradas por el suelo o en interminables colas, ya que el tráfico aéreo sigue saturado.

Mientras los equipos humanitarios intentan llegar a las zonas rurales, los primeros heridos procedentes del interior del país comienzan a llegar como pueden a Katmandú en busca de ayuda médica.

Las malas condiciones meteorológicas en la mayoría de las áreas afectadas complican los rescates fuera de Katmandú, como en el Everest, donde las avalanchas tras el terremoto dejaron al menos 18 fallecidos y 61 heridos.

El terremoto ha sido el de mayor magnitud en Nepal en 80 años (el último causó 18.000 muertos en 1934) y el peor en la región en una década desde que, en 2005, otro seísmo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira

Temblor de magnitud 4,4 en escala Richter sacude la región chilena de Atacama



Un temblor de magnitud 4,4 en la escala de Richter sacudió hoy la región de Atacama, en el norte chileno, sin ocasionar víctimas ni daños materiales, según dijeron las autoridades.

El sismo ocurrió a las 8:45 hora local (11:45 GMT) de este miércoles y su epicentro estuvo a 64 kilómetros al norte de Huasco, en la región de Atacama, informó el Centro Sismológico de la Universidad de Chile.

El hipocentro del sismo se localizó a 59,8 kilómetros de profundidad, precisó el organismo.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) detalló que el sismo se percibió con una intensidad de tres grados en la escala internacional de Mercalli en Copiapó y Tierra Amarilla; y de dos grados en Huasco, Vallenar y Freirina.

La región de Atacama, junto con Antofagasta y Coquimbo, fue afectada a fines de marzo por un temporal de lluvias que provocó diecisiete aluviones simultáneos que arrasaron poblados, caminos y otras infraestructuras, con un balance hasta ahora de 28 desaparecidos, 59 muertos y 29.739 damnificados.

La tierra aún tiembla en Nepal y cifra de muertos supera los 5.000

El número de muertos por el terremoto en Nepal alcanzó 5.057 personas, anunció ayer la división de desastres naturales del Ministerio del Interior.

Además hay más de 10.000 personas heridas por el temblor de magnitud 7,8 que el sábado sacudió Nepal y los países vecinos, indicó a la AFP el jefe de la división, Rameshwor Dangal.

En tanto, los equipos de rescate empezaron este martes a llevar ayuda a las víctimas del terremoto en las zonas más remotas de Nepal tras el sismo que ha causado más de 5.000 muertos y 8 millones de damnificados.

Una nueva avalancha dejó al menos 250 desaparecidos en la región de Ghodatabela, cerca del epicentro del terremoto del sábado, por donde pasa una concurrida vía de senderismo, declaró un responsable local, Uddhav Prasad Bhattarai.

En Gorkha, uno de los distritos más castigados por el sismo, un periodista de la AFP vio desde un helicóptero del ejército indio a los habitantes alzando los brazos al cielo pidiendo agua y comida y muchas casas destruidas en medio de pilas de madera y techos de metal.

“La tierra sigue temblando, incluso esta mañana. Cada vez parece como si fuera a tragarnos, como si fuéramos a morir, Quiero irme de aquí”, explicó Sita Gurung, de 24 años, señalando a lo lejos su casa que quedó destruida en el pueblo de Lapu, situado en este distrito, antes de que un militar indio la evacuara de la zona en una camilla.

Aviones militares de varios países, entre ellos Estados Unidos, China e Israel, participan en las tareas de ayuda.

El balance oficial de víctimas es por ahora de 5.057 personas y 10.000 heridos, indicó este martes el Ministerio del Interior.

Según la ONU, 8 millones de personas se han visto afectadas por el temblor.

Se trata de la mayor catástrofe en Nepal de los últimos 80 años. El terremoto también afectó a India, donde murieron 73 personas, y a la región china de Tíbet, con 25 muertos.

“Nos llegan peticiones de ayuda de todas partes (...) Pero no hemos sido todavía capaces de empezar el rescate en muchas zonas porque nos falta equipamiento y socorristas expertos”, reconoció el primer ministro nepalí Sushil Koirala, que decretó tres días de luto nacional.

El terremoto provocó también una avalancha en el Everest que sepultó una parte del campo base en plena temporada de ascenso, dejando al menos 18 muertos.

En Katmandú, miles de personas empezaron a salir de la ciudad en autobuses abarrotados con gente sentada en el techo que quería volver a sus pueblos de origen.

También se veían largas colas en las gasolineras y los supermercados, tomados de asalto para hacerse con productos básicos como arroz o aceite para cocinar.

Las personas que decidieron quedarse en Katmandú durmieron a la intemperie en tiendas improvisadas porque han perdido sus casas o por el miedo a las réplicas si vuelven a sus hogares.

“Llevamos aquí tres días, viviendo debajo de lonas. Contamos cada bocado, cada gota de agua”, dijo Rama Shrestha, una ama de casa de 28 años instalada a la intemperie con su hijo de cinco años.

Los hospitales y las morgues de la ciudad están llenos y los médicos trabajan sin descanso para atender a las víctimas, muchas de ellas traumatizadas o con fracturas múltiples.

El terremoto también supone un duro golpe para la economía de Nepal, uno de los más pobres del mundo, que apenas se estaba recuperando de 10 años de una guerra civil que terminó en 2006.

Nepal y la cordillera del Himalaya están situados en el punto de contacto entre las placas tectónicas euroasiática e india, una zona muy vulnerable a los temblores.

En opinión de expertos, el terremoto era previsible. “Este terremoto definitivamente no fue una sorpresa. El último evento similar en esta parte del Himalaya fue hace unos 500 años, que es aproximadamente el promedio de tiempo en que se producen estos eventos”, opinó Marin Clark, geofísico de la Universidad de Michigan (EEUU).

Países comprometen ayuda

Ginebra | Afp

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) decidió invertir 116,5 millones de dólares para dar comida a 1,4 millones de personas en los próximos tres meses. El Fondo Central de la ONU para la Acción en Casos de Emergencia (CERF) puso, por su parte, a disposición 15 millones de dólares (13,7 millones de euros) para financiar la ayuda humanitaria. Noruega ya ha prometido 15,5 millones de dólares, Estados Unidos, 10, Japón, 8, y Australia otros 4,7 millones.

A su vez, de acuerdo al portal de noticias del Vaticano, el Pontificio Consejo “Cor Unum” anunció ayer el envío de una primera suma de 100.000 dólares, en nombre del Santo Padre.

La suma, que será enviada a la iglesia local, se utilizará en la labor de asistencia a los desplazados y a las víctimas del terremoto, y representa una expresión concreta de los sentimientos de cercanía espiritual y aliento paterno para las personas y territorios afectados, manifestados por el Papa durante el Regina Coeli del domingo 26 de abril. Las conferencias episcopales y organismos de caridad católicos ya están trabajando en las tareas de socorro.



BUSCAN VÍAS RÁPIDAS PARA LA EVACUACIÓN

Gobiernos trabajan en repatriar ciudadanos

De acuerdo al diario “La Tercera” de Chile, las autoridades chilenas trabajan en la repatriación de alrededor de 70 ciudadanos que quedaron atrapados en Nepal el pasado sábado, cuando se produjo un terremoto de 7,8 grados, aunque no tienen constancia de ningún chileno muerto.

El embajador en Nueva Delhi, Andrés Barbe, indicó que tienen conocimiento de la presencia de 73 chilenos en Nepal, de los cuales faltan alrededor de seis por localizar y al menos siete u ocho han salido ya por su cuenta del país.

Entre tanto, de acuerdo a información de “El Mundo” de España, la constatación de que 103 españoles aún no han sido localizados en Nepal, no ha logrado empañar la sensación de triunfo trasladado por el jefe de la diplomacia española, José Manuel García Margallo, al declarar culminada la operación de rescate de los compatriotas atrapados desde hace más de 50 horas en el colapsado y caótico aeropuerto de la capital nepalí.

Una operación que se ha saldado con el aterrizaje de 127 personas en Nueva Delhi; que arrancó anoche con los 36 primeros evacuados en un avión de la compañía comercial india Spice Jet; que ha continuado esta mañana con 79 más desplazados por el avión de las Fuerzas Armadas españolas fletado desde Nueva Delhi; y que ha finalizado con los 12 últimos, alojados en un segundo vuelo comercial, y gestionado por las autoridades españolas a través de la mediación del Gobierno indio, cuyo Primer Ministro, por cierto, tuiteó tres veces sus encuentros al efecto con el Canciller español, casual y providencialmente de visita oficial a su país.

Por su lado, en informe de la agencia EFE, las autoridades chinas trabajan para rescatar a unos 200 obreros chinos que están atrapados en una planta hidroeléctrica afectada por el grave terremoto y que se encuentra en una zona montañosa de difícil acceso en la frontera entre este país y Tíbet.

La construcción se ubica en el norte de Nepal y es propiedad de la Corporación china de las Tres Gargantas, que informó ayer de que dos de sus trabajadores fallecieron a causa del seísmo.

La planta “resultó seriamente dañada” por el movimiento telúrico, cuyo epicentro se ubicó a 67 kilómetros de la presa, indicó hoy Shen Danyang, portavoz del ministerio de Comercio chino, a la agencia oficial Xinhua.



CAUSÓ PÁNICO

Se registra sismo en Ecuador

Quito | Afp

Un sismo de magnitud 5,8 sacudió este martes el suroeste de Ecuador y causó pánico en Guayaquil, la ciudad más poblada del país, aunque las autoridades no han informado hasta el momento sobre víctimas o daños.

El movimiento telúrico se registró hacia las 06H20 locales (11H20 GMT), y tuvo como epicentro la provincia del Guayas, cuya capital es Guayaquil, a una profundidad de 71 km, según el Instituto Geofísico.

El sismo fue sentido también en otras provincias del suroeste de Ecuador.

Los servicios de emergencia no han informado aún sobre posibles víctimas o daños materiales, y llamaron a la calma a la población a través de las redes sociales.



SIN GRAN INTENSIDAD

Tiembla Oxaca en México

Oaxaca de Juarez | Afp

Un sismo de magnitud 5,5 se registró ayer en el estado mexicano de Oaxaca (sur), informaron las autoridades, que realizan recorridos para valorar posibles daños.

“Sismo percibido en las ocho regiones de Oaxaca, se activa alarma sísmica posterior a actividad por su origen continental”, dijo en su cuenta de Twitter el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué.

Las autoridades empezaron a recorrer todas las regiones para ubicar posibles daños o víctimas.

El sismo fue percibido en el centro histórico de la ciudad colonial de Oaxaca pero sin gran intensidad, constató un corresponsal de la AFP.



DESDE REINO UNIDO

Gurkas ayudan a familiares

Londres | Afp

Separados por miles de kilómetros de su patria devastada, la comunidad británica de soldados gurkas, retirados y en servicio, se está movilizando para ayudar a las víctimas del terremoto en Nepal.

Los gurkas son unos 2.500 efectivos reclutados en Nepal que han servido en el Ejército británico durante 200 años, incluyendo en primera línea en Afganistán e Irak.

Son famosos por su ferocidad y tenacidad, y utilizan como símbolo los kukri, unos cuchillos curvos que usan en la batalla.

Además de soldados en servicio, hay en el Reino Unido comunidades de gurkas jubilados que a menudo se instalan cerca de bases militares cuando dejan el ejército.

Nepal necesita 500.000 tiendas de campaña para damnificados y clama ayuda

El Gobierno nepalí necesita cerca de medio millón de tiendas de campaña para los damnificados por el terremoto que asoló Nepal, informó hoy el Centro Nacional de Operación de Emergencia del país asiático.

Al menos 4.700 tiendas ya han sido distribuidas entre los afectados por el seísmo de 7,8 grados en la escala de Richter del sábado, pero "el Gobierno requiere más, aproximadamente 500.000", dijo este organismo a través de su cuenta oficial en Twitter.

El primer ministro nepalí, Sushil Koirala, reconoció ayer que el país tiene "recursos limitados" para afrontar un desastre de tal magnitud, que según el último recuento ocasionó más de 5.000 muertos, unos 11.000 heridos y más de 450.000 personas desplazadas.

Alrededor de 6.000 heridos han sido atendidos en hospitales públicos y unos 65.000 miembros del Ejército nepalí colaboran en las tareas de ayuda a las víctimas, aseguró el Centro de Emergencia.

El Consorcio de Reducción de Riesgos en Nepal, una entidad en la que participan organismos de Naciones Unidas, calcula que el sismo afectó a cerca de ocho millones de los alrededor de 28 millones de nepalíes y a 39 de los 75 distritos del país del Himalaya.

El terremoto ha sido el de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región en una década desde que en 2005 otro seísmo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira. EFE

Temblor de 5.5 grados Richter sacude el sur de México

Un sismo de magnitud 5.5 en la escala de Richter sacudió ayer el sur de México sin que se hayan reportado víctimas o daños materiales, informó el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

El movimiento telúrico se registró a las 13.56 hora local y su epicentro se localizó 23 kilómetros al noroeste del municipio de Matías Romero, en el sureño estado de Oaxaca, a 113 kilómetros de profundidad. A través de su cuenta de la red social Twitter, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo que tras el "fuerte" sismo fueron activados los protocolos de seguridad y supervisión en las ocho regiones del estado.

El Gobierno de Oaxaca informó en un comunicado que no se han registrado daños ni personas lesionadas.

A 3 días del terremoto la angustia y la deseperación se apoderan de Nepal

Los aviones que salen de Nepal llevan consigo horas de drama, cansancio y trauma; los que entran angustia y el temor al dolor que cientos de nepalíes saben que les espera en sus casas, las de sus padres y hermanos por culpa de un terremoto que les ha cambiado la vida sin tan siquiera haberlo sentido.

"Mi hija se ha ido, desde el sábado. Fue a la iglesia y solo sé que se ha ido, no sé adonde, eso es lo que voy a ver, pero se ha ido", dijo a Efe Ranjiv, un chófer de 35 años que trabaja en una embajada en Nueva Delhi y ha vuelto a Nepal.

Es de Sindhupalchowk, lejos de Katmandú, y lleva cuatro días sin lograr hablar con su madre, que vive allí con la hija por la que tanto él como su esposa trabajaban en la India.

Lo que sabe lo escuchó de alguien que le dijo que su pueblo fue devastado por el terremoto, pero él quiere verlo con sus ojos.

"Vengo yo porque sé que podré soportarlo, ella no sé", relató hablando de su mujer, al explicar cómo desde el aeropuerto de Katmandú le queda un día y medio de caminata a su casa porque la carretera aún está bloqueada.

"¿Qué más puedo hacer? Si tengo que caminar un día, dos días o tres lo haré", afirmó con un gesto insensible a sus palabras.

Viaja con medicinas porque dice que no sabe si alguien las necesitará cuando llegue, subrayando que no espera que nadie del Gobierno de su país "mueva un dedo" por ayudarles.

Como Ranjiv, Tej Thapa, otro nepalí de 30 años emigrante en la India, se queja de que todo el mundo habla de Katmandú tras el terremoto que el pasado sábado dejó más de 5.000 muertos y miles de heridos, pero nadie dice nada de los pueblos lejanos, de las villas en las que nadie ha podido recibir ayuda aún.

"Hablé con mis padres, están bien, tuvimos suerte, nuestra casa es la única que aguantó en todo el pueblo", relató.

Es de Han Salang, una villa del distrito Dhading, adonde llegará con comida de bebé para su hija, medicinas y todo lo que pudo acaparar para repartir entre su familia y vecinos.

"Nadie está haciendo caso a lo que ha ocurrido en el resto del país, esto ha sido horrible en Katmandú, pero va a ser mucho peor en las pueblos", declaró indignado.

Pratiksha, de 25 años, ha llegado a Nepal a recoger a sus padres, ya mayores y que desde hace cuatro días contemplan desde la acera de enfrente los restos de la casa que levantaron con años de trabajo.

A pesar de ser de la capital, está indignada por el abandono que están sufriendo los pueblos del resto del país y afirma resignada que la gente de fuera de Katmandú está abandonada a su suerte.

"Nadie sabe cuánta gente hay en los pueblos de Nepal. En Nepal no tenemos censos como en el resto de países, no sabemos dónde vive quién ni si en una habitación duermen 10 ó 20 personas", explicó.

Subrayó que lo que es seguro es que en aldeas y pueblos vive "gente de más edad que no se fue a la capital como los jóvenes y que, por tanto, necesitan mucha más ayuda porque son mucho más vulnerables".

Directora de márketing de una empresa en Bangalore (sur de la India), Pratiksha dice que la incapacidad del Gobierno nepalí es el resultado de un país con gente muy pobre y muy rica que vive fuera, que lleva siete años en transición hacia una democracia que tropieza con cada Gobierno que sistemáticamente fracasa desde el fin de la monarquía.

"Voy a recoger a mis padres y traerlos, cuando vuelva voy a dejar mi trabajo y volver a Nepal a ayudar como trabajadora social, hay mucha gente que me necesita allí", afirmó con el viso severo y frío.

martes, 28 de abril de 2015

Nepal registró casi un centenar de réplicas desde el terremoto del sábado



Alrededor de un centenar de réplicas se han producido tras el terremoto de 7,8 grados que sacudió Nepal el sábado, con una intensidad de entre 4 y 6 en la escala de Richter, informó hoy una fuente oficial.

Hasta el mediodía hora local (6.15 GMT), el Centro Nacional de Sismología de Nepal contabilizó 96 réplicas en esa franja de intensidad desde el seísmo del sábado, más otros dos temblores que superaron los 6 grados, según recoge la Agencia Nacional de Noticias nepalí (RSS, en sus siglas en inglés).

El jefe del Centro, Lokbijay Adhikari, dijo a este medio que al seísmo del sábado siguió otro de 6,6 grados media hora después, el domingo se produjo uno de 6,9 en la escala de Richter y desde entonces el número de réplicas fue decreciendo.

Los últimos temblores detectados la pasada madrugada fueron de 4,4 y 4,9 grados.

Las labores de rescate tras el terremoto que asoló Nepal continúan dificultadas por el mal tiempo y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros.

El último recuento oficial de fallecidos, difundido a las 14.55 hora local (9.10 GMT), se situó en 4.358 y el de heridos en 8.174, cifras que empiezan a aumentar más despacio tras el rápido ascenso de víctimas de los primeros días.

El terremoto del sábado ha sido el de mayor magnitud registrado en Nepal en 80 años, y el peor que ha vivido la región en una década desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en la Cachemira, con más de 84.000 muertos.

Sismo de 5,8 de magnitud se registró en suroeste de Ecuador

Un temblor de 5,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudió hoy la provincia costera del Guayas, en el suroeste de Ecuador, informó el Instituto Geofísico.

La sacudida se produjo a las 06:19 hora local (11:19 GMT), a 70,98 kilómetros de profundidad, a una latitud de -2,14 grados y a una longitud de -79.86 grados, señaló la institución en su cuenta de twitter.

Según un portavoz del servicio de emergencias ECU911 el movimiento se produjo en el cantón de Naranjito y se sintió en diferentes zonas del país, como Manta (provincia de Manabí), Ambato (provincia de Tungurahua) y en las provincias de Loja (sur), Sucuimbíos (norte) y en la amazónica de Pastaza, sin que se hayan producido informes de daños graves en esas zonas.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) indicó, también en twitter, que el movimiento no generó alerta de tsunami.

El director del Instituto Geofísico, Mario Ruiz, dijo a la televisión Gama que el sismo tuvo su epicentro cerca de Guayaquil, una de las ciudades más pobladas de Ecuador.

El sismo, además, fue sentido en la ciudad portuaria de Guayaquil, así como en la andina Cuenca, en la capital, Quito y en las provincias de Chimborazo, Bolívar, Azuay, Tungurahua y en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Desde la provincia de El Oro, en el sur del país, hubo reportes de que se sintió el sismo de forma leve.

Ciudadanos indicaron al canal de televisión Teleamazonas que en algunos sectores de Guayaquil, se cayeron objetos en las viviendas, luminarias en avenidas y se cortó el fluido eléctrico.

Suben a más de 5.000 los muertos por el terremoto en Nepal

El número de muertos en el terremoto de 7,8 grados que devastó el sábado Nepal ya supera los 5.000, mientras que el de heridos sobrepasó los 10.900 y el de desplazados internos se situó en más de 450.000 personas.

El último recuento oficial de fallecidos difundido a las 18:00 hora local (12:15 GMT) se situó en 5.057 y el de heridos en 10.915, informó el Centro Nacional de Operación de Emergencia del país asiático.

Las labores de rescate continúan dificultadas por las malas condiciones climatológicas y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros.

El Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (UNDAC) advirtió de que se acaba el tiempo para encontrar personas con vida.

Arjun Katoch, miembro de la UNDAC, aseguró a Efe que es poco factible que la gente pueda aguantar viva bajo los escombros durante más de 96 horas, plazo que se cumplió hoy.

El primer ministro del país, Sushil Koirala, reconoció ayer que las operaciones de búsqueda, rescate y ayuda no han sido efectivas, debido al corte de las comunicaciones y la falta de preparación de los equipos, de acuerdo con el medio local Kantipur.

Organizaciones humanitarias como Cruz Roja, que trata de repartir paquetes de ayuda a 20.000 familias en Katmandú, también están encontrando bastantes dificultades, afirmó a Efe uno de sus oficiales, Rajendra Rokaha.

Miles de personas siguen en la calle, bien porque perdieron sus casas o por miedo a nuevos temblores y derrumbes.


Las réplicas del sismo provocaron avalanchas en el Everest “Un enorme muro de nieve se nos precipitó encima”

Sam Schneider y su esposa, Alex Chappatte, una pareja de fanáticos del alpinismo, con varias montañas europeas coronadas en una década, decidieron que alcanzar la cima del monte Everest era la mejor manera de celebrar su luna de miel. El sábado 25 de abril los sorprendió la réplica del sismo con epicentro en Nepal.

"La tierra empezó a temblar violentamente, pero antes de que pudiéramos reaccionar, el líder del grupo gritó: ‘¡Sal de la carpa y agarra tu piolet!’”, escribió Chappatte en su blog.
"Nos asombró ver una avalancha que venía directamente hacia nosotros. Una ráfaga de viento nos tiró al suelo, pero fuimos capaces de levantarnos y correr hasta un lugar seguro. Estamos bien y nuestros sherpas se han portado de forma increíble”, rememoró para The Guardian.

Bhim Bahadur Khatri, cocinero y también sherpa, estaba preparando la comida en una carpa del campamento base del Everest, cuando una avalancha se abalanzó sobre él y sus compañeros como un gran monstruo con los brazos abiertos.
"A todos nos apuraron a salir al cielo abierto y, al instante, un enorme muro de nieve se nos precipitó encima. Me las arreglé para desenterrarme de lo que fácilmente podría haber sido mi tumba. Me moví, usé mis manos como garras para excavar tanto como pude. Me ahogaba, no podía respirar. Pero yo sabía que tenía que sobrevivir”.

Cuando por fin cavó su salida, tragó aire fresco con la ansiedad del que sabe que acaba de salvar la vida, pero le golpeó entonces la devastación que vio de inmediato a su alrededor.
Parte de lo que era el campamento base había desaparecido. O se había transformado.
"Miré y vi las carpas de campaña desgarradas o que simplemente no estaban. Muchas personas resultaron heridas. Yo había sobrevivido, pero perdí a muchos de mis amigos”.

Estos estremecedores relatos de la pareja de recién casados y el cocinero sherpa coinciden con el de muchos otros escaladores que se encontraban en el Everest: la suerte de ser superviviente, de no perecer, de no correr la misma desgracia que 22 montañistas que no pudieron escapar de las avalanchas letales desatadas por el terremoto nepalí.

Algunos testigos indicaron que la avalancha comenzó en el monte Pumori, de unos 7.000 metros de altura, a pocos kilómetros del Everest, y fue ganando fuerza mientras se dirigía hacia el campamento base y la parte baja de las vías de escalada de la famosa montaña.

George Foulsham, un escalador de Singapur, explicó a la AFP su odisea. "Vino a mí una ola de nieve de cinco pisos. Corrí y me aplastó. Traté de levantarme y me aplastó de nuevo. No podía respirar, pensé que moriría. Finalmente me puse de pie y no podía ni creérmelo. Con todo lo que me había pasado por encima, y yo estaba casi intacto”, dijo.

El susto hizo ver a Foulsham que su sueño de escalar el Everest, de 8.850 metros, ya no será posible. "He esperado años para subir, pero siento como si la montaña me dijera que no lo va a permitir. Seguramente no soy el único con esa sensación de fatalidad. Yo he decidido que no volveré ” sentenció con tristeza.

Sobrevivientes del desastre nepalí

Colombia La Cancillería consiguió localizar a los 26 ciudadanos del país suramericano que se encontraban en Nepal el sábado 25 de abril.
Petición La Federación Internacional de la Cruz Roja presentó una petición extraordinaria de fondos de 32 millones de dólares para ofrecer ayuda a 75.000 damnificados por el terremoto.
China Anuló todas las expediciones de primavera en la ladera norte del Everest tras la avalancha mortal.

Los científicos previeron el sismo

El equipo liderado por Laurent Bollinger, de la Comisión de Energías Alternativas y Energía Atómica de Francia, anticipó que ocurriría un gran terremoto en la ubicación exacta en la que tuvo lugar el del sábado, señala BBC Mundo.
Hacía 80 años que no temblaba de esa manera; concretamente desde 1934, cuando un sismo arrasó una cuarta parte de la capital, Katmandú, y mató a 17.000 personas. Sin embargo, el sismo siguió el patrón de un par de grandes temblores que tuvieron lugar hace más de 700 años y es el resultado del efecto dominó causado por la tensión transferida a lo largo de la falla. Esta posible pauta fue descubierta por los investigadores hace semanas, mientras realizaban trabajos de campo en la región, y se interpreta como una triste premonición.
El equipo cavó trincheras a lo largo de la principal falla sísmica de Nepal, una hendidura de 1.000 kilómetros que recorre el país de oeste a este, justo en el punto en el que ésta se encuentra con la superficie. Después, enterraron en las fosas fragmentos de carbón para poder determinar cuánto y cuándo se movió la falla, y acertaron.

Los muertos en Nepal superan los 5.000 y 10.000 los heridos

El número de muertos en el terremoto de 7,8 grados que devastó el sábado Nepal ya supera los 5.000, mientras que el de heridos sobrepasó los 10.900 y el de desplazados internos se situó en más de 450.000 personas.

El último recuento oficial de fallecidos difundido a las 18.00 hora local (12.15 GMT) se situó en 5.057 y el de heridos en 10.915, informó el Centro Nacional de Operación de Emergencia del país asiático. Las labores de rescate continúan dificultadas por las malas condiciones climatológicas y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros.

El Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (UNDAC) advirtió de que se acaba el tiempo para encontrar personas con vida. Arjun Katoch, miembro de la UNDAC, aseguró a Efe que es poco factible que la gente pueda aguantar viva bajo los escombros durante más de 96 horas, plazo que se cumplió hoy.

El primer ministro del país, Sushil Koirala, reconoció ayer que las operaciones de búsqueda, rescate y ayuda no han sido efectivas, debido al corte de las comunicaciones y la falta de preparación de los equipos, de acuerdo con el medio local Kantipur. Organizaciones humanitarias como Cruz Roja, que trata de repartir paquetes de ayuda a 20.000 familias en Katmandú, también están encontrando bastantes dificultades, afirmó a Efe uno de sus oficiales, Rajendra Rokaha. Miles de personas siguen en la calle, bien porque perdieron sus casas o por miedo a nuevos temblores y derrumbes.

Dos heridos leves y daños menores tras sismo de magnitud 5,8 en Ecuador

Dos heridos leves y daños menores en viviendas en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste) se han reportado, hasta el momento, tras el sismo de magnitud 5,8 en la escala abierta de Richter, que sacudió hoy la provincia tropical del Guayas.

El sistema de vigilancia ECU911 informó a Efe que un anciano y un menor sufrieron cortes por la caída de un espejo en la ciudad de Guayaquil, una de las más pobladas del país. El sismo ocurrió a las 06.19 hora local (11.19 GMT), a 70,98 kilómetros de profundidad, a una latitud de -2,14 grados y a una longitud de -79,86 grados, según el Instituto Geofísico (IG) Daniel Pacheco, jefe de turno del centro de monitoreo del IG, dijo a Efe que tienen "reportes de casas cuarteadas en la zona de Guayaquil, cables y objetos caídos".

Puntualizó que no han "tenido reportes de daños de consideración". Al momento, los técnicos del Instituto estudian en detalle las características del sismo para determinar si tuvo un origen "en la subducción o fue cortical, es decir que puede estar relacionado a sistemas de fallas tectónicas cercanas a la ciudad de Guayaquil".

Pacheco detalló que, por ahora, no se han registrado réplicas de sismo pero no se descartan. "Tal vez la mayoría sean sentidas solo instrumentalmente, tal vez algunas sean sentidas por la población", vaticinó. Según un portavoz del servicio de emergencias ECU911, el movimiento se produjo en el cantón de Naranjito y se sintió en diferentes zonas del país, como Manta (provincia de Manabí), Ambato (provincia de Tungurahua) y en las provincias de Loja (sur), Sucuimbíos (norte) y en la amazónica de Pastaza, sin que se hayan producido informes de daños graves en esas zonas. La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) indicó en Twitter que el movimiento no generó alerta de tsunami.

Un temblor de 5,8 grados sacude zona costera de Ecuador



Un temblor de 5,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudió hoy la provincia costera del Guayas, en el suroeste de Ecuador, informó el Instituto Geofísico.

La sacudida se produjo a las 06:19 hora local (11:19 GMT), a 70,98 kilómetros de profundidad, a una latitud de -2,14 grados y a una longitud de -79.86 grados, señaló la institución en su cuenta de twitter.

Según un portavoz del servicio de emergencias ECU911 el movimiento se produjo en el cantón de Naranjito y se sintió en diferentes zonas del país, como Manta (provincia de Manabí), Ambato (provincia de Tungurahua) y en las provincias de Loja (sur), Sucuimbíos (norte) y en la amazónica de Pastaza, sin que se hayan producido informes de daños graves en esas zonas.

La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) indicó, también en twitter, que el movimiento no generó alerta de tsunami.

El director del Instituto Geofísico, Mario Ruiz, dijo a la televisión Gama que el sismo tuvo su epicentro cerca de Guayaquil, una de las ciudades más pobladas de Ecuador.

El sismo, además, fue sentido en la ciudad portuaria de Guayaquil, así como en la andina Cuenca, en la capital, Quito y en las provincias de Chimborazo, Bolívar, Azuay, Tungurahua y en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Desde la provincia de El Oro, en el sur del país, hubo reportes de que se sintió el sismo de forma leve.

Ciudadanos indicaron al canal de televisión Teleamazonas que en algunos sectores de Guayaquil, se cayeron objetos en las viviendas, luminarias en avenidas y se cortó el fluido eléctrico.

Tras el potente sismo en Nepal Supervivientes enfrentan escasez e incertidumbre

Pramod Karki estaba en el baño cuando escuchó un ruido y comenzó a verse zarandeado. Intentó agarrarse a la puerta, pero se vio sacudido de un lado para otro. Se arrastró hasta la habitación en la que estaban su mujer y un bebé de apenas una semana. Los encontró acurrucados junto a una pared, ella agachada con el pequeño abrazado contra su pecho.

"Las alacenas habían caído sobre la cama. No puedo imaginar qué habría ocurrido si no se hubiese apartado de allí", cuenta Karki.

Cuando salieron a la calle vieron que la casa de su vecino se había desplomado. "Había ruido y polvo", recuerda. Desde entonces, han estado viviendo al aire libre, como tantos otros nepaleses desde que el terremoto sacudió el país el sábado.

Sin energía, agua y comunicación. Las calles cercanas al hospital están repletas de vehículos, mientras la gente sigue llevando a heridos y la falta de electricidad se convirtió en un importante problema para el personal médico. "No somos capaces de mantener en funcionamiento varios aparatos debido a la falta de electricidad", cuenta un médico.

El terremoto también dañó los embalses de plantas hidroeléctricas, perjudicando el suministro. En muchos lugares la gente no puede utilizar los teléfonos celulares ni internet, pues se les agotaron las baterías. Los cortes de electricidad también afectaron a las líneas fijas de telefonía y al suministro de agua.

Más de 4.000 muertos. El número de decesos en el terremoto de 7,8 grados que golpeó el sábado Nepal superó los 4.000 y el de heridos los 7.000, mientras un número indeterminado de personas sigue desaparecido.

El Ministerio del Interior indicó que el número de muertos es de 4.252, de los que al menos 493 cuerpos permanecen aún en depósitos de cadáveres de hospitales, y que 4.522 heridos son atendidos en centros sanitarios, según el diario local "The Himalayan".

El periódico "Kantipur" también recoge la cifra de más de 4.000 fallecidos, mientras que el Consorcio de Reducción de Riesgos en Nepal, una entidad en la que participan organismos de Naciones Unidas, aseguró de que el seísmo del sábado afectó a cerca de ocho millones de personas en 39 distritos del país.

Varios países han enviado ya su asistencia y la comunidad internacional se moviliza para hacer llegar toneladas de suministros y ayuda a la nación asiática.

Nepal, un país muy pobre. Nepal es uno de los países más pobres del mundo ahogado en un eterno proceso de transición política tras el fin de la Monarquía en 2008, que marcó el inicio de un proceso que desde entonces no ha sido capaz de definir un modelo de Estado ni aprobar una Constitución.

Encajonados entre la India y China, los 28 millones de nepalíes han sido testigos en la última década de la firma de un acuerdo de paz entre la insurgencia maoísta y el Estado, una Constitución interina, cinco gobiernos, la elección de dos Asambleas Constituyentes y la abolición de la monarquía.

Dos días después del peor seísmo que ha azotado el país asiático en casi un siglo, miles de personas permanecen en las calles de Katmandú, convertidas en hogares temporales para los que han perdido sus casas o para quienes tienen miedo de regresar a ellas a causa de las réplicas del terremoto.

El Gobierno nepalí ha habilitado 15 refugios para la población y ha solicitado ayuda internacional de todo tipo.

Avalancha en Nepal deja 250 personas desaparecidas

Alrededor de 250 personas podrían estar desaparecidas después de que hoy un alud arrasara un área de Nepal muy popular para hacer senderismo, cerca del epicentro del devastador terremoto, anunció un responsable local.

"Se produjo un alud en la tarde de hoy (martes) en Ghodatabela, un área situada en la popular ruta de senderismo de Langtang", dijo el responsable, Uddav Prasad Bhattarai.

"Es difícil decir cuántos están desaparecidos, pero podrían ser 250 según una primera estimación", agregó.

El responsable dijo que podría haber turistas extranjeros entre las personas desaparecidas en esta zona, de difícil acceso y donde las comunicaciones son complicadas.

Las operaciones de socorro habían comenzado pero se estaban desarrollando con dificultades por el mal tiempo, explicó Bhattarai.

Cifra de muertos sube a 5.000 y los heridos a más de 10.000 en Nepal

El número de muertos en el terremoto de 7,8 grados que devastó el sábado Nepal ya supera los 5.000, mientras que el de heridos sobrepasó los 10.900 y el de desplazados internos se situó en más de 450.000 personas.

El último recuento oficial de fallecidos difundido a las 18.00 hora local (12.15 GMT) se situó en 5.057 y el de heridos en 10.915, informó el Centro Nacional de Operación de Emergencia del país asiático.

Las labores de rescate continúan dificultadas por las malas condiciones climatológicas y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros.

El Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (UNDAC) advirtió de que se acaba el tiempo para encontrar personas con vida.

Arjun Katoch, miembro de la UNDAC, aseguró a Efe que es poco factible que la gente pueda aguantar viva bajo los escombros durante más de 96 horas, plazo que se cumplió hoy.

El primer ministro del país, Sushil Koirala, reconoció ayer que las operaciones de búsqueda, rescate y ayuda no han sido efectivas, debido al corte de las comunicaciones y la falta de preparación de los equipos, de acuerdo con el medio local Kantipur.

Organizaciones humanitarias como Cruz Roja, que trata de repartir paquetes de ayuda a 20.000 familias en Katmandú, también están encontrando bastantes dificultades, afirmó a Efe uno de sus oficiales, Rajendra Rokaha.

Miles de personas siguen en la calle, bien porque perdieron sus casas o por miedo a nuevos temblores y derrumbes. EFE

lunes, 27 de abril de 2015

Hay 22 muertos y 200 desaparecidos en el Everest

Los equipos de rescate evacuaron ayer a 32 personas del Everest, que vive una de sus peores tragedias tras las avalanchas provocadas por un terremoto de 7.8 grados en Nepal que han causado 22 muertos, 217 desaparecidos y un número indeterminado de atrapados en la montaña más alta del mundo.

El movimiento telúrico causó varias avalanchas en el Everest que enterraron parte del campamento base donde se encontraban 1.000 escaladores y guías, entre ellos 400 extranjeros, que se preparaban para el ascenso en pleno comienzo de la temporada de escalada, de acuerdo con el Ministerio nepalí de Turismo.

VUELOS Durante toda jornada de ayer helicópteros han sobrevolado el techo del mundo en busca de supervivientes. El secretario adjunto de Turismo, Suresh Acharya, indicó, según los medios locales, que 32 personas han sido rescatadas en esa región y 29 están siendo tratados en el hospital en la localidad de Lukla, cercana al Everest.

Al menos una decena de los 22 montañeros fallecidos son extranjeros aunque hasta el momento no ha facilitado detalles.

Fuentes de ese Ministerio indicaron ayer que hay al menos 51 heridos, 41 de ellos en estado grave.

MÁS AVALANCHAS A media mañana de ayer un nuevo sismo de 6.7 grados en la escala de Richter volvió a aterrorizar a los nepalíes y provocó nuevas avalanchas en el Everest, aunque sin consecuencias graves.

"Replica a la 1 p.m. Horrible en el campamento 1. Avalanchas en tres lugares. C1 una pequeña isla", tuiteó desde la montaña el alpinista Daniel Mazur.

Desde el campamento base, el montañero Alex Gavan avisó también de los nuevos aludes y horas más tarde escribió en Twitter: "Ahora las cosas están más tranquilas, pero grandes zonas del campamento base parecen que han pasado por una explosión nuclear. Hay una gran incertidumbre entre las personas".

DIFÍCIL Según, Gavan tras el rescate por la mañana de los escaladores heridos todavía quedaban "más de cien" en el campamento 1.

Entre ellos esperan encontrarse los montañeros españoles Javier Camacho y Ricardo Fernández, que se hallan en el campo base del Everest, "muy afectados psicológicamente" y cansados ante la situación "incierta" causada por el terremoto.

"Estamos deseando salir de aquí. Estamos asustados pues los rumores sobre posibles nuevos temblores no cesan. Estamos esperando que nos saquen en helicóptero, pero si no es posible salir por ese medio tenemos la intención de ir caminando hasta Lukla", donde se encuentra un pequeño aeropuerto, dijo telefónicamente a Efe el fotógrafo y montañero Camacho.

A Camacho, miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza (AEFONA), y a su compañero de escalada, Ricardo Fernández, les sorprendió el terremoto en el campo base del Everest, desde donde tenían la intención de afrontar la ascensión del Lhotse -el cuarto pico más alto del mundo- sin ayuda de oxígeno ni sherpa.

Esta noche volverán a dormir con las botas, el frontal y los guantes puestos, preparados para salir corriendo en caso de réplicas.

Nepal crema a sus muertos mientras la tierra tiembla

Nepal sigue contando y cremando a más de 2.500 muertos por el terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter que el sábado sacudió el país y se vuelca en las tareas de rescate en busca de supervivientes, mientras la tierra sigue temblando y ayer volvió a sacudir a los nepalíes con un seísmo de 6,7 grados en la escala de Richter.

Según el último balance ofrecido por el Centro Nacional de Operación de Emergencia, el número de muertos ya llega a más 2.500, mientras que los heridos se sitúan en 6.000, esta última cifra que ese organismo dependiente del Ministerio del Interior no ha actualizado en las últimas horas.

Pánico por potente réplica de 6,7 grados. Nepal vivió ayer un nuevo seísmo de 6,7 grados en la escala de Richter, 25 horas después del terremoto que causó cientos de muertes.

De acuerdo con el USGS, desde que el sábado el terremoto de 7,9 golpeara el corazón del país del Himalaya se han producido 35 réplicas pero esta es la más fuerte de todas las registradas.

Según medios locales en Nepal, tras la réplica de gran potencia se produjeron escenas de pánico con gente corriendo hacia el centro de las calles para protegerse de posibles derrumbes de edificios.

El Gobierno nepalí afronta las tareas de rescate y asistencia con la declaración del estado de emergencia en varias zonas del país y ha anunciado que las escuelas permanecerán cerradas durante cinco días.

La ayuda empieza a llegar. La ayuda comenzó a llegar el sábado desde diversos países del mundo. Solo desde India se enviaron 43 toneladas de material, entre otros agua y tiendas de campaña, y se pusieron a disposición de las autoridades nepalíes varios helicópteros.

Devastador terremoto en Nepal: el número de muertos ya supera los 4.000

La cifra de muertos por el terremoto de 7,8 grados que el sábado golpeó Nepal supera los 4.000, mientras que los heridos se cuentan por millares y no hay aún una referencia de desaparecidos.

El Ministerio del Interior indicó que el número de muertos es de 3.723, aunque aún no hay una cifra actualizada de heridos con relación al anterior registro que es de 6.535, según informaron medios locales.

Fuentes del Centro Nacional de Operación de Emergencia confirmaron a Efe en horas de la mañana que ya se habían identificado a alrededor de 1.300 de los fallecidos.

Las autoridades nepalíes trabajan en el desescombro de Katmandú y en la reapertura de carreteras en el valle central del país, la zona más castigada por el terremoto.

También tratan de estabilizar el suministro de energía eléctrica, que actualmente se encuentra a un 75 por ciento de acuerdo con fuentes de la compañía eléctrica.

El país sigue aún con enormes problemas de comunicación tras la réplica de 6,7 grados del domingo, una de las más de 40 que se han producido desde el sábado.

No obstante, la intensidad de la actividad sísmica ha remitido de manera drástica en las últimas horas.

El Gobierno ha solicitado ayuda internacional de todo tipo para poder dar respuesta a las necesidades de la población y afrontar las tareas de rescate.

Varios países han enviado ya su ayuda y la comunidad internacional se moviliza para hacer llegar toneladas de suministros y ayuda a la nación asiática.

Este es el terremoto de mayor intensidad en casi 80 años en el país del Himalaya y el peor que ha vivido la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes proporciones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

Así fue la avalancha en el Everest durante el terremoto en Nepal

La grabación fue realizada por el escalador alemán Jost Kobusch y dejó registrado los momentos de angustia que vivieron los montañistas durante el alud.


EL SÍSMO DE NEPAL SE COBRA YA 2.500 VIDAS

Alrededor de cuarenta réplicas que se han producido desde el terremoto de el sábado, han afectado a otras regiones.

Los muertos en el terremoto del sábado en Nepal suman ya 2.357 y los heridos superan los 6.000, según las últimas cifras difundidas por el Ministerio del Interior nepalí.

Una fuente del Centro Nacional de Operación de Emergencia indicó a Efe que la cifra de heridos es de 6.237, según el último recuento.

Un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter devastó el sábado gran parte del valle central de Nepal dejando viviendas destruidas, carreteras destrozadas y las telecomunicaciones y conexiones eléctricas tocadas en esa zona, donde se encuentra Katmandú.

Sólo en la capital nepalí hay más de un millar de muertos, según fuentes oficiales.

Nepal se despertó consternado por la magnitud del seísmo y concentrado en la tarea de recuperación de las víctimas, tras una noche que buena parte de los ciudadanos de la capital optaron por pasar en la calle ante el riesgo de nuevos temblores.

Replicas y más víctimas. Mientras tanto, alrededor de cuarenta réplicas que se han producido desde el terremoto de el sábado dejaron ayer un nuevo susto con una fuerte sacudida de 6,7 grados en la escala de Richter, con epicentro localizado a unos 80 kilómetros al este de la capital nepalí, que volvió a sentirse en el norte de la India y en Bangladesh.

Esos dos países también han registrado 51 y 1 muertos, respectivamente, mientras que China completa la lista de naciones fuera de Nepal que han sufrido el embate del seísmo con 17 muertos.

El terremoto del sábado es el sismo de mayor intensidad en casi 80 años en el país y el peor que ha registrado la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

Unidad. Por su parte el primer ministro de Nepal, Sushil Koirala, pidió a sus compatriotas unidad ante el "gran desastre" del terremoto de 7,8 grados que sacudió al país, donde logró regresar el domingo desde Yakarta, en el que se encontraba de visita oficial.

"Este es un gran desastre, estemos unidos para responder", manifestó Koirala en unas declaraciones a la prensa tras llegar al país proveniente de Indonesia, donde asistió a la conmemoración del 60 aniversario de la Conferencia de Bandung.

El Primer Ministro llamó a manejar la difícil situación que está viviendo el país "de manera constructiva" para no generar "pánico" entre la población y así poder trasladar un mensaje que ayude a organizar la respuesta humanitaria.

Destacó, además, la ayuda ofrecida por Estados Unidos, China, la Unión Europea, Rusia, India, Pakistán y otros países, y agradeció el respaldo de la comunidad internacional.

La comunidad internacional moviliza equipos de rescate y ayuda a Nepal, donde los muertos en el terremoto del sábado suman ya 2.357. Miembros del Ejército de la India, se encuentran ya en las calles de la capital nepalí ayudando en las tareas de rescate, y media docena de helicópteros de ese país sobrevuelan la zona, según constato Efe.

Pakistán, por su parte, envió cuatro aviones militares C-130 Hércules con personal y material médico, incluido un hospital de campaña, equipos de especialistas en rescates y alimentos. En Francia se informó del envio de productos de primera necesidad y un equipo de socorristas al igual que España, China, Japón y Estados Unidos. Este úlitmo envió un equipo de expertos en catástrofes y la donación inicial de un millón de dólares en ayuda. EFE

84.000 personas muerieron en 2005 por un movimiento telúrico en Cachemira, otra de las tragedías más grandes.

domingo, 26 de abril de 2015

Buscan supervivientes y llega ayuda para Nepal

La comunidad internacional ha comenzado a enviar equipos de rescate y ayuda humanitaria a Nepal, donde los muertos en el terremoto del sábado suman ya 2.357 y los heridos superan los 6.000, según las últimas cifras facilitadas por el Ministerio del Interior nepalí.

Miembros del Ejército de la India, país donde el sismo ha causado al menos 51 muertos, se encuentran ya en las calles de la capital nepalí ayudando en las tareas de rescate, y media docena de helicópteros de ese país sobrevuelan la zona.

Precisamente esos helicópteros están contribuyendo de manera activa al rescate de los montañeros atrapados en el Everest como consecuencia de los aludes que siguieron al terremoto y que hasta el momento han dejado un balance de 17 muertos y 51 heridos.

Pakistán, por su parte, envió este domingo cuatro aviones militares C-130 Hércules con personal y material médico, incluido un hospital de campaña, equipos de especialistas en rescates y alimentos, dijo el director general de la oficina de relaciones públicas del Ejército (ISPR), Asim Bajwal, en su cuenta oficial de Twitter.

Los especialistas van equipados con radares de detección bajo tierra, maquinaría para cortar hormigón y perros entrenados en la búsqueda de personas.

El personal médico incluye cirujanos, ortopedas, ginecólogos, anestesistas, pediatras y radiólogos. Además de comestibles y agua, Pakistán también envió 200 tiendas de campaña y seiscientas mantas.

El Ministerio francés de Exteriores informó de que ha enviado productos de primera necesidad y un equipo de 11 socorristas para ayudar en las labores de rescate, y avanzó que incrementará los medios en función de las necesidades y peticiones de las autoridades locales y ONG.

El Gobierno español, por su parte, enviará a Katmandú el Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española en el ha viajado a la India el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para evacuar a los españoles que ya han sido localizados en la zona del terremoto.

China, donde han muerto 17 personas, enviará un equipo de rescate con 40 expertos en ayuda humanitaria, según informó el diario oficial del Ejército Popular de Liberación.

La unidad china, especializada en rescates internacionales, incluye también a seis perros entrenados para participar en este tipo de operaciones.

Japón anunció el envío inmediato de un equipo de expertos de respuesta a catástrofes, formado por 70 policías, bomberos y personal de la Guardia Costera.

El Gobierno estadounidense informó igualmente del envío "inmediato" de un equipo de expertos en respuesta a catástrofes y la donación inicial de un millón de dólares en ayuda.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que "Naciones Unidas está apoyando al Gobierno de Nepal en la coordinación de las operaciones internacionales de búsqueda y rescate y está preparándose para organizar un gran esfuerzo de asistencia".

En un comunicado, Ban trasladó sus condolencias al Ejecutivo nepalí y a las familias y amigos de los fallecidos y heridos en la tragedia, al tiempo que agradeció el trabajo de todo el personal de emergencia de los países afectados.

La ministra británica de Cooperación Internacional, Justine Greening, anunció también el envío de un equipo de expertos formado por ocho especialistas.

Las autoridades israelíes comunicaron que contribuirán con el envío de equipos de rescate y búsqueda, según informaron medios locales.
Israel levantará asimismo un hospital de campaña en Katmandú para tratar a los heridos.

"Ésta es una situación de emergencia humanitaria que requiere un esfuerzo de ayuda coordinada a nivel internacional, que la Unión Europea (UE) está dispuesta a apoyar", indicaron la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, y los comisarios europeos de Desarrollo, Neven Mimica, y de Ayuda Humanitaria y Respuesta ante Crisis, Christos Stylianides, en un comunicado conjunto.

"Estamos considerando la posibilidad de proporcionar a Nepal algún apoyo presupuestario", añadieron los tres responsables comunitarios.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ofreció los equipos de Protección Civil, la instancia nacional de socorro del país suramericano.

En la misma línea, los Gobiernos de Colombia y Panamá ofrecieron su ayuda a Nepal.

Cifra de muertos ya suma 2.300 y se busca a sobrevivientes en Nepal

Los muertos en el terremoto del sábado en Nepal suman ya 2.357 y los heridos superan los 6.000, según las últimas cifras difundidas hoy por el Ministerio del Interior del Gobierno nepalí, tras el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que ayer sacudió esepaís. Una fuente del Centro Nacional de Operación de Emergencia indicó a Efe que la cifra de heridos es de 6.237, según el último recuento disponible. La gente se vuelca en las tareas de rescate, mientras la tierra sigue temblando y hoy volvió a sacudir a los nepalíes con un seísmo de 6,7 grados en la escala de Richter.

Nepal se despertó hoy consternado por la magnitud del seísmo y concentrado en la tarea de recuperación de las víctimas, tras una noche que buena parte de los ciudadanos de Katmandú optaron por pasar en la calle ante el riesgo de nuevos temblores y el temor de que edificaciones ya golpeadas por el terremoto se convirtieran en parte de las toneladas de escombros que se apilan en las calles.

El Gobierno nepalí había llamado a la población a mantenerse alerta durante las próximas 48 horas ante la posibilidad de nuevos temblores. Y a mediodía de hoy, 25 horas después del devastador seísmo que desató la tragedia, se produjo otro temblor particularmente intenso, de 6,7 grados en la escala de Ritcher según el Servicio Geológico de EEUU (USGS), que volvió a estremecer no sólo al país del Himalaya sino al norte de la India y a Bangladesh.

Las cifras de muertos también se han actualizando en los países fronterizos con Nepal y tanto India, con 51; China, con 17, y Bangladesh, con 1, aportan sus propios fallecidos a la cuenta de víctimas del que ya es el peor terremoto en una década en la región.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, informó a los periodistas en Nueva Delhi que se ha localizado a 169 españoles en Nepal de los 319 que se hallan en ese país entre residentes y turistas.

El Gobierno nepalí afronta las tareas de rescate y asistencia con la declaración del estado de emergencia en varias zonas del país y ha anunciado que las escuelas permanecerán cerradas durante cinco días. Miembros del Ejército indio se encuentran en las calles de la capital nepalí ayudando en las tareas de rescate y media docena de helicópteros de este país sobrevuelan la zona, según pudo constatar Efe.

Precisamente esos helicópteros están contribuyendo de manera activa al rescate de los montañeros atrapados en el Everest como consecuencia de los aludes que siguieron al seísmo del sábado y que dejan un balance de 17 muertos y 51 heridos, según indicó a Efe una fuente del Ministerio de Turismo. La fuente agregó que 41 de los heridos "están en estado crítico", aunque no pudo precisar las nacionalidades ni el número de personas desaparecidas.

Las autoridades trabajan en la recuperación de las comunicaciones y de la electricidad, que está cortada en buena parte del Valle de Katmandú, la zona más poblada del país. El director general de la Autoridad de la Electricidad de Nepal, Mukesh Kafle, indicó hoy a periodistas que el Gobierno se ha puesto como una de sus principales tareas la recuperación de las torres de telefonía para lo que están movilizando generadores de electricidad.

En Nepal gran parte de la población tiene ese tipo de fuentes de alimentación individuales por lo que las colas de las gasolineras eran hoy kilométricas a primera hora del día con cientos de personas en busca de combustible. Además, las autoridades han enviado cuatro helicópteros a la zona de Gorha, al noroeste de Katmandú y donde se situó el epicentro del terremoto, así como a otros lugares del valle para comprobar la gravedad de la situación.

Desde las 06.11 GMT del sábado, cuando se produjo el movimiento tectónico de 7,8 grados, el país ha sufrido al menos 38 réplicas de entre 4 y 6,7 grados. El terremoto de ayer es el sismo de mayor intensidad en casi 80 años en el país y el peor que ha registrado la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en la Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

La cifra de muertos alcanza los 2.357 tras terremoto en Nepal

Los muertos en el terremoto de ayer en Nepal suman ya 2.357 y los heridos superan los 6 mil, según las últimas cifras difundidas hoy por el Ministerio del Interior del Gobierno nepalí.

Una fuente del Centro Nacional de Operación de Emergencia indicó a Efe que la cifra de heridos es de 6.237, según el último recuento disponible.

Un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter devastó ayer gran parte del valle central de Nepal dejando viviendas destruidas, carreteras destrozadas y las telecomunicaciones y conexiones eléctricas tocadas en esa zona, donde se encuentra Katmandú.

Sólo en la capital nepalí hay más de un millar de muertos, según fuentes oficiales.

Nepal se despertó hoy consternado por la magnitud del seísmo y concentrado en la tarea de recuperación de las víctimas, tras una noche que buena parte de los ciudadanos de la capital optaron por pasar en la calle ante el riesgo de nuevos temblores.

Mientras tanto las alrededor de cuarenta réplicas que se han producido desde el terremoto de ayer dejaron hoy un nuevo susto con una fuerte sacudida de 6,7 grados en la escala de Richter, con epicentro localizado a unos 80 kilómetros al este de la capital nepalí, que volvió a sentirse en el norte de la India y en Bangladesh.

Esos dos países también han registrado 51 y 1 muertos, respectivamente, mientras que China completa la lista de naciones fuera de Nepal que han sufrido el embate del seísmo con 17 muertos.

El terremoto de ayer es el sismo de mayor intensidad en casi 80 años en el país y el peor que ha registrado la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

Torre Dharahara se desploma y 7 grupos patrimoniales, dañados



Los nueve pisos de la histórica torre de Dharahara, uno de los tesoros culturales más importantes de Asia y de la humanidad, se vinieron abajo por el terremoto que afectó a Nepal ayer. Pero un total de siete conjuntos monumentales también sufrieron daños.

El sismo de 7,8 grados en la escala de Richter dejó casi 1.200 muertos en ese país asiático.

Según la agencia AFP, unos diez cuerpos fueron sacados de las ruinas de la torre Dharahara, también conocida como Bhimsem. El diario El Clarín informó que ese monumento ya había sufrido graves daños en el terremoto que sacudió la capital nepalí en 1934. La construcción de nueve plantas es de origen militar y data del siglo XIX.

El mismo diario precisó que el sismo de ayer provocó graves daños en las plazas Durbar de Katmandú, Patán y Bhaktapur, que están incluidas en la lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad desde 1979.

El diario español El País precisó que en esas plazas se encuentran los llamados complejos urbanos palaciegos, que son un conjunto de edificios religiosos y civiles de la cultura newar, autóctona de Katmandú.

Ese periódico precisa que estos complejos arquitectónicos son centros históricos, pues están formados por palacios reales así como por un sinfín de templos hindúes y budistas, grandes fuentes y estatuas. También fue afectada la misteriosa inscripción del siglo XVII, dedicada a la diosa Kalika, escrita en 15 lenguas distintas, que se encuentra en uno de los muros del palacio real.

Un segundo gran grupo monumental del valle de Katmandú son los templos hindúes de Pashupatinath y Changu Narayan, que también sufrieron algún daño por el movimiento telúrico.

Además se reportó el deterioro en dos grandes monumentos budistas del valle: los gigantescos estupas (en sánscrito) de Swayambu y Bouddhanath.

El 40% del país asiático resultó afectado

El terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter afectó a casi el 40% del territorio de Nepal, dijo a través de su cuenta oficial en Twitter el Programa para el De- sarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) en el país asiático.

La información fue recogida por la cadena CNN, que también dio cuenta de que se produjeron al menos 15 réplicas con magnitud de 4,5 grados y de hasta 6,6 grados en la zona montañosa, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

El temblor, que golpeó a las 11.41 hora local, ocurrió a una profundidad de 15 kilómetros, que es considerada superficial y por ello más dañina que la de un temblor con epicentro a mayor profundidad, agregó.

Desplazan unidad china especializada en rescates

China enviará a Nepal un equipo de rescate con 40 expertos para proporcionar ayuda humanitaria tras el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que sacudió el país, informó el diario oficial del Ejército Popular de Liberación.

La unidad china, especializada en rescates internacionales, incluye también a seis perros entrenados para participar en este tipo de operaciones. El sismo tuvo su epicentro en un punto alrededor de 80 kilómetros al noroeste de Katmandú.

En la capital nepalí el terremoto derribó edificios, particularmente antiguos, incluidos templos y monumentos. Medios locales informaron además de que la torre Dharahar, un importante atractivo turístico, se ha convertido en escombros.


"Pensé que estaba muerto": testimonios del terremoto en el Everest

La directora de la oficina de la AFP en Nepal, Ammu Kannampilly, estaba en el campo base del Everest el sábado cuando un terremoto con epicentro en Nepal provocó una inmensa avalancha. Estos son los testimonios reunidos por Ammu Kannampilly en la zona, donde por el momento se han contabilizado 18 muertos.

El mensaje de la montaña

Todavía incrédulo por haber sobrevivido al muro de nieve que se le vino encima , el alpinista George Foulsham interpreta su experiencia como un mensaje de la montaña, "que por el momento no quiere ser escalada".

"Corrí pero me tumbó la nieve. Intenté levantarme pero me tumbó otra vez. No podía respirar, pensé que estaba muerto", explica este biólogo marino de 38 años que vive en Singapur, recordando el momento en que fue derribado por lo que describe como "un edifico blanco de 50 pisos".

"Cuando al final conseguí levantarme, no podía creer que había salido indemne de lo que se me vino encima", explica, Como muchos de los alpinistas en la zona, Foulsham había vuelto este año al campo base para intentar subir a la montaña más alta del mundo después de que el año pasado la temporada de ascensiones fuera cancelada por una avalancha en la que murieron 16 sherpas.

Foulsham teme ahora que su sueño de subir al Everest nunca se haga realidad. "He ahorrado durante años para subir al Everest pero parece que por el momento la montaña no quiere ser escalada", afirma.

'Murió antes mis ojos'

Ellen Gallant, una cardióloga y alpinista estadounidense, explica cómo se ocupó de los heridos pero fue incapaz de salvar a una persona que murió ante sus ojos. "Estaba fuera y vi una inmensa nube que venía hacia mí. Corrí hacia la tienda y me eché al suelo. Cuando la vibración se detuvo, salí y llamé por radio a la tienda médica. Me pidieron a mí y a un alpinista indio [un doctor en el ejército] que nos ocupáramos de las heridas en la cabeza", explica.

"Trabajamos todo la noche, por turnos, distribuyendo medicamentos y poniendo sondas intravenosas. De nueve pacientes, uno murió anoche, un sherpa de 25 años. Su presión sanguínea bajó, no pudimos hacer nada", relata Gallant, que trabajó en condiciones muy rudimentarias. "Hacia las seis de la mañana oímos helicópteros y supimos que íbamos a salir del peligro. Pudimos evacuar a los ocho pacientes", recuerda.

"Cuando vas a la escuela de medicina, aprendes a concentrarte en lo que estás haciendo. Pero ahora que las cosas se han calmado, he notado el golpe. Este joven que murió ante mis ojos tenía 25 años, no tendría que haber muerto", afirma.

'La tienda se fue volando'

"Estaba en la tienda donde comemos cuando se produjo la avalancha, la tienda se fue volando", relata Kanchaman Tamang, un cocinero nepalí de 40 años que trabaja para Jagged Globe, una compañía que organiza expediciones al Everest. "Después de la avalancha del año pasado, no me preocupaba volver, les dije a mi familia que trabajo en el campo base es seguro, no es como estar en la cascada de hielo", afirma. "Pero ahora la temporada ha terminado, el camino ha sido destruido, las escaleras de la cascada de hielo están rotas. No creo que vuelva el año que viene. Esta montaña significa demasiado dolor", sentencia.

NEPAL Devastador terremoto

El terremoto de 7.8 grados que golpeó ayer Nepal superó oficialmente la barrera del millar de muertos, según informaron fuentes oficiales, que han estado actualizando la lista de fallecidos durante todo el día y dan por hecho que aún seguirá subiendo.

Fuentes del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia, dependiente del Ministerio del Interior, indicaron a EFE que ya se han contabilizado 1.170 muertos, la mayor parte de ellos en el valle central del país, donde se encuentra Katmandú, el lugar más afectado por el sismo.

De momento, no se han dado cifras oficiales de heridos en el terremoto, que también se ha sentido en las vecinas China e India, donde han muerto 13 y 34 personas, respectivamente.

Las autoridades continúan buscando gente bajo los escombros y tratando de medir los efectos del terremoto en el país.

La capital nepalí, donde se pueden ver edificios derrumbados, particularmente antiguos, incluidos templos y monumentos, tenía ayer una gran afluencia de público en centros comerciales y algunas zonas históricas dada la afluencia de turismo interno para el fin de semana.

Terremoto en Nepal Los dramáticos testimonios de los sobrevivientes

Eran las 11:56 hora local cuando la calma de un sábado cualquiera en Katmandú, la capital de Nepal, se vio sacudida por un devastador terremoto de magnitud 7,8. Los muertos se cuentan por centenares, y las cifras siguen en aumento tanto en el país dominado por el Himalaya como en las vecinas India, China, Bangladesh y Pakistán.

La situación es especialmente desoladora en Katmandú. "Estamos intentando sacar a la gente que está enterrada entre los escombros", dice Sudip Budhathoki, que se ha ofrecido como voluntario en las labores de rescate en uno de los barrios antiguos de la ciudad. "Algunos turistas también están ayudando", añadió en referencia a los muchos visitantes que recibe la ciudad, y que ahora se encuentran varados tras el cierre temporal del aeropuerto.

Se teme que centenares de personas sigan aún atrapadas entre los restos de los deteriorados y envejecidos edificios que poblaban la ciudad. Templos y monumentos históricos han quedado reducidos a la nada, incluidos el conjunto arquitectónico de la Plaza Durbar y la Torre Dharahara, declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

"Todos los templos están destrozados", relata Kashid Shresta, un escritor afincado en la capital nepalí, en referencia a la desoladora imagen de la Plaza Durbar. Había una campaña de donación de sangre en uno de los sitios históricos, explica. El edificio colapsó y parece que todos han muerto. "Es una tragedia nacional".

El epicentro del sismo se situó a 80 kilómetros al noroeste de Katmandú, según el centro geológico estadounidense. Estuvo seguido de fuertes réplicas que también se sintieron en amplias regiones del norte y el este de India y Bangladesh, así como en el Tíbet y Pakistán. En Nepal, el gobierno declaró el estado de emergencia.

Los medios locales muestran imágenes de absoluta devastación, con calles agrietadas y llenas de escombros y heridos a la espera de ayuda. "Mi casa en Ranipauwa, cerca de Katmandú, está totalmente destrozada. Pero al menos estamos vivos", dice Puja Lama. Anish Chettri, oriundo de Dolakha, cuenta que su pueblo ha quedado destruido por completo.

Las varias réplicas que se sucedieron durante el día obligaron a la gente a seguir en la calle, esperando. "Tenemos mucho miedo de que venga un temblor mayor. ¿Cómo vamos a meternos en algún sitio?", se pregunta Chejum Gurung, una mujer que ha decidido pasar la noche al raso junto a sus vecinos. "Sólo rezo para que esto termine".

El terremoto provocó cortes eléctricos y telefónicos por sobrecarga en la red. "Casi todas las casas de nuestra zona están destrozadas. Centenares de personas se encuentran enterradas y aún no han podido ser rescatadas", señalaba Sarita Pariyar, del distrito de Sundupalchowk. Según las organizaciones humanitarias, aún no es posible valorar con precisión lo terrible de la situación.

"La devastación domina por todas partes. Vi cómo los escombros de un edificio que se desplomaba golpeaban a dos personas en la New Road", cuenta Yogesh Sitaula, mientras camina por la ciudad. "Hay edificios y muros derrumbados por todas partes. La gente es asistida en plena calle, los hospitales están saturados". En el aeropuerto sólo se permite el aterrizaje de aviones con ayuda de emergencia.

En otro punto de la ciudad, el estudiante Shyam Krishna relata cómo vio desplomarse una iglesia en la que se habían congregado 40 ó 50 fieles. Quienes pueden, tratan de ayudar, pero faltan medios, sobre todo equipamiento pesado. Y para muchos voluntarios, no queda otra opción que retirar los pesados escombros con sus propias manos.

TRAGEDIA EN NEPAL, MUEREN MIL PERSONAS

La Oerganización de Naciones Unidas y gobiernos envían ayuda humanitaria y expertosen respuesta a catástrofes.

El terremoto de 7,8 grados que golpeó ayer Nepal superó oficialmente la barrera del millar de muertos, según informaron fuentes oficiales, que han estado actualizando la lista de fallecidos durante todo el día y dan por hecho que aún seguirá subiendo.

Fuentes del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia, dependiente del Ministerio del Interior, indicaron a Efe que ya se han contabilizado 1.170 muertos, la mayor parte de ellos en el valle central del país, donde se encuentra Katmandú, el lugar más afectado por el seísmo.

De momento, no se han dado cifras oficiales de heridos en el terremoto, que también se ha sentido en las vecinas China e India, donde han muerto 13 y 34 personas, respectivamente.

Tras una jornada en la que los sucesivos recuentos han puesto de manifiesto la magnitud de la tragedia acaecida en Nepal, las autoridades continúan a esta hora buscando gente bajo los escombros y tratando de medir los efectos del terremoto en el país.

A medida que ha ido entrando la tarde en Katmandú, miles de personas han ido saliendo a la calle, preparándose para pasar la noche al raso por temor a nuevas réplicas.

El terremoto, que inicialmente fue marcado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) como de una intensidad de 7,5 grados en la escala de Richter, posteriormente recalificado como de 7,9 y en este momento como de 7,8, tuvo su epicentro a unos 80 kilómetros al noroeste de Katmandú.

La capital nepalí, donde se pueden ver edificios derrumbados, particularmente antiguos, incluidos templos y monumentos, tenía una gran afluencia de público en centros comerciales y algunas zonas históricas dada la afluencia de turismo interno para el fin de semana.



avalancha en el everest. Un funcionario de turismo informó que al menos 18 personas murieron cuando una avalancha desatada por el terremoto arrasó el campamento base del Everest, donde más de 1.000 escaladores estaban congregados para el comienzo de la temporada anual de subida de la montaña más alta del mundo.

Choti Sherpa, que trabaja en la Asociación de Participantes de la Cumbre del Everest, no había podido llamar a su familia y a sus colegas en la montaña. "Todo el mundo está tratando de ponerse en contacto entre sí, pero no podemos", dijo. "Estamos todos muy preocupados", agregó.

Se estima que unos 300.000 turistas extranjeros están en Nepal para la temporada de "trekking" y escalada de la primavera boreal. Los funcionarios estaban superados por las llamadas de familiares y amigos preocupados por sus seres queridos.



apoyo internacional. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció ayer que la organización está preparando un gran esfuerzo para asistir a Nepal tras el terremoto que ha afectado al país.

"Naciones Unidas está apoyando al Gobierno de Nepal en la coordinación de las operaciones internacionales de búsqueda y rescate y está preparándose para organizar un gran esfuerzo de asistencia", .

En tanto, el Gobierno estadounidense anunció el envío inmediato de un equipo de expertos en respuesta a catástrofes y la donación inicial de un millón de dólares en ayuda para responder a las primeras carencias tras el terremoto en Nepal.

Asimismo, el Gobierno británico anunció el envío a Nepal de un equipo de expertos para ayudar en las tareas de rescate de las víctimas del terremoto.

movimiento sísmico causa decesos y derrumbes de edificios en china. Al menos 13 personas murieron y multitud de edificios se derrumbaron o resultaron dañados en China como consecuencia del terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter registrado en Nepal y por el que Pekín declaró el estado de emergencia en la región fronteriza del Tíbet.

Según el diario oficial China Daily, la cifra de personas fallecidas se eleva ya a 13, repartidas entre dos condados del suroeste tibetano que se encuentran a 40 kilómetros del epicentro del seísmo, el de Gyirong (donde hay seis muertos) y el de Nyalam (siete).

Además, en Nyalam el 70 % de los edificios ha sufrido algún daño o se han venido abajo, mientras que en Gyirong se ha perdido el suministro eléctrico y ha algunas carreteras han quedado cortadas, añadió el rotativo oficial-

Los misterios del volcán Calbuco

El volcán Calbuco, ubicado en la Región de los Lagos, al Sur de Chile, hizo erupción el miércoles de la semana que termina, expulsando sus cenizas de tal manera que traspasaron la frontera del país del Mapocho.

Los expertos preveían que las cenizas del volcán Calbuco alcanzarían la ciudad de Buenos Aires, Argentina y, aunque en menor proporción, llegaron hasta el Sur de Brasil, por lo que en las poblaciones cercanas se realizó la evacuación de unas 6.600 personas que eran afectadas por la contaminación que provocó el volcán.

El Calbuco, según la página de Internet Wikipedia, "es un volcán activo localizado al sureste del lago Llanquihue (región de Los Lagos), en el sur de Chile. Su ladera sur está dentro de la comuna de Puerto Montt y su ladera norte, en la de Puerto Varas. Es parte de la reserva nacional Llanquihue, administrada por la Conaf. El volcán es de composición de andesita, alcanza los 2015 msnm, y su silueta es visible desde Osorno a Chiloé".

La historia de la actividad volcánica de esta montaña data desde 1861, según los primeros estudios sobre el volcán publicados por el geólogo Ignacio

Domeyko.

Según el portal Wikipedia ,"en 1893 una fuerte y prolongada erupción —con grandes explosiones los días 19 de abril, 5 de septiembre, 5 de octubre y 29 de noviembre— destruyó la parte superior de su cono, que colapsó hacia el nordeste, dejando la silueta "mocha" que mantiene hasta hoy. Este episodio tuvo dimensiones catastróficas, pues produjo grandes lahares calientes y flujos piroclásticos de gran magnitud, incrementados por material colapsado del domo. Los colonos que ocupaban las tierras cercanas al volcán alcanzaron a abandonar el perímetro, por lo que no hubo víctimas; pero la geografía fue seriamente modificada: se formaron nuevas quebradas y se alteró el curso del río Hueñuhueñu".

Asimismo, el 27 de enero de 1961, un siglo después del primer registro de actividad volcánica del Calbuco, la montaña entró en proceso de erupción y el 1 de febrero de ese año se produjo la primera explosión, según informó El Llanquihue: "A las 10 de la mañana se registró una fuerte explosión produciéndose de inmediato una avalancha de proporciones que comenzó a descender por las laderas en dos torrentes que al llegar a la parte baja se expandieron por los campos agrícolas.

A la altura del kilómetro 42 del camino de Puerto Varas a la ruta internacional, la lava avanzó hasta el río Tepú, sepultando prácticamente el puente de 7 metros de altura y cortando el camino entre Ensenada y Petrohué en una extensión de 500 metros", señalaba aquel medio de información, entonces.

El volcán nuevamente presentó actividad en agosto de 1972, con una expulsión menor de cenizas, el 4 y el 12 de agosto de 1996, cuando se registraron fumarolas de gases. Posteriormente, tras 43 años de inactividad, el miércoles 22 de abril de este año, la montaña se manifestó a través de una erupción de humo y cenizas que afectaron de gran manera a las regiones cercanas, sin embargo el material volcánico expulsado por el Calbuco viajó por varios kilómetros afectando inclusive a regiones fuera de Chile.

Los daños materiales fueron grandes pero no se tuvo que lamentar pérdidas humanas.

De acuerdo a las fotografías tomadas de la columna de humo y cenizas del volcán, el Calbuco tuvo un comportamiento extraño y se formaron en su fumarola misteriosas figuras humanas, cual si esa columna fuera avanzando con vida propia sobre las personas que realizaron la evacuación de manera acelerada en automóviles y otras inclusive a pie.

Tanto llamó la atención de estudiosos como de personas comunes, la formación de figuras humanas en la fumarola del Calbuco que inclusive bautizaron a la columna de humo como el "Hombre del Volcán", y el ufólogo Reinaldo Ríos aseguró que "en nuestra investigación, recopilada por ciudadanos residentes, apreciamos diversas interpretaciones, desde que se trata del ‘Ángel de la muerte’, como comúnmente se conoce en los estudios de ocultismo".

Pero lo que más impactó a Ríos es el supuesto gran parecido a un súper héroe, que se muestra en las nubes "como queriendo decirnos un mensaje de ‘estoy aquí para protegerlos’, o por el contrario: ‘aquí está mi poder en acción y todo lo que puedo causar’".