viernes, 29 de abril de 2016

De 25.000 a 29.000 damnificados deja terremoto que golpeó a Ecuador



Entre 25.000 y 29.000 personas resultaron damnificadas por el terremoto de 7,8 grados de magnitud que azotó a Ecuador el 16 de abril, informó este viernes (29 de abril) el ministro de Defensa, Ricardo Patiño.

"Hay un trabajo enorme que hacer, hay aproximadamente entre 25.000 y 29.000 personas que han sido damnificadas", dijo el funcionario al canal Ecuavisa.

La Secretaría de Gestión de Riesgos señaló en su más reciente informe que el sismo dejó 659 muertos, 33 desaparecidos, 4.605 heridos y 22.421 personas en refugios y albergues instalados en las provincias costeras de Manabí (la más golpeada) y Esmeraldas.

Patiño indicó que las Fuerzas Armadas "están trabajando fundamentalmente en asegurar ahora la provisión de recursos para la alimentación urgente" de los afectados.

Agregó que los militares también asumieron la organización de albergues para que la "gente pueda mantenerse durante un buen tiempo, hasta que se construyan las nuevas viviendas".

Las autoridades estiman que cerca de 10.000 edificaciones quedaron totalmente destruidas o dañadas a causa del terremoto.

El terremoto tuvo su epicentro en el balneario de Pedernales (norte de Manabí), donde se registraron 171 fallecidos y cinco desaparecidos.

Manabí sufrió las mayores consecuencias del fuerte movimiento telúrico, con 645 muertos y 26 desaparecidos.


Sismo de magnitud 4,5 sacude Potosí sin causar daños



Un sismo de magnitud 4,5 en la escala abierta de Richter sacudió hoy la región boliviana de Potosí (suroeste), sin que por el momento se hayan reportado víctimas ni daños materiales, informó el Observatorio San Calixto.

El temblor se produjo a las 03:10 hora local (07:10 GMT) y su epicentro estuvo en la provincia potosina Antonio Quijarro, señaló en un comunicado la institución sismológica.

La zona del movimiento telúrico está a 66 kilómetros al sureste de la localidad de Quillacas, 73 kilómetros al norte del pueblo de Uyuni y 86 kilómetros al oeste del centro minero de Porco.

Debido a que el temblor se produjo a 274,5 kilómetros de profundidad es poco probable que el evento haya causado daños en la superficie, agregó el observatorio.

martes, 26 de abril de 2016

Buscan a responsables de malas construcciones

El presidente Rafael Correa llamó ayer a buscar a los responsables de las “construcciones de pésima calidad” que colapsaron en el potente sismo del 16 de abril en la costa ecuatoriana, con un saldo de 655 muertos, 17.000 heridos y casi 50 desaparecidos.

“Ahora viene la etapa de reconstrucción y reactivación, pero también, de responsabilidades. Cientos de vidas se han perdido por construcciones de pésima calidad. Ni siquiera se cumplieron las normas de construcción anteriores, mucho menos exigentes que las actuales”, escribió Correa en twitter.

“El país tiene que saber los nombres de quiénes por ahorrar unos centavos construyeron trampas mortales, así como de las autoridades que lo permitieron. No podemos dejar que esto en un año se olvide. Todo ciudadano debe preguntarse: ¿y si ocurriera aquí?, y exigir a su alcalde que se cumplan las normas de construcción”, agregó.

El sismo, de 7,8 grados y con epicentro en Pedernales (oeste) redujo a escombros populares zonas turísticas y destrozó unas 10.000 edificaciones total o parcialmente, bajo las que murieron centenares de personas.

Según el último balance oficial, el saldo es de 655 muertos, 17.638 heridos, 48 desaparecidos y 29.077 sin hogar.

lunes, 25 de abril de 2016

El secreto de los edificios que no cayeron en Ecuador con el sismo



"Un terremoto siempre puede matar, también uno puede morir cruzando la calle, pero si cruza con los ojos cerrados corre más riesgos”.

El ingeniero Enrique García, experto en daño sísmico, consultado por BBC Mundo menos de 24 horas después del sismo de magnitud 7,8 en Ecuador, se refiere así a los problemas en el sector de la construcción que tuvieron una consecuencia directa en los más de 600 muertos que dejó el evento.

Tras sus primeras visitas a las zonas afectadas, el presidente Rafael Correa admitió que muchos edificios se habían derrumbado "por mala construcción”.

Correa recordó que tras los terremotos de Chile y de Haití, Ecuador implementó normas de construcción "mucho más fuertes”. De ahí surgió la Norma Ecuatoriana de Construcción (NEC).

Consultado por BBC Mundo, el ingeniero estructural Fabián Carrasco indicó que la norma ecuatoriana es buena, pero agregó que en el país no se cumplen ni los códigos ni las normas.

"Los permisos de construcción dependen de cada municipio. Algunos exigen la intervención de un ingeniero estructural a partir de un determinado número de pisos, otros no, pero esto sólo es en el estudio de los planos, luego no hay nadie que supervise la construcción”, dijo.

Para Enrique García, este es uno de los pecados de la construcción en Ecuador.

Manta

El puerto más importante de Ecuador presenta un aspecto desolador, con edificios emblemáticos en estado inservible, pero para un ingeniero estructural lo importante no es si un inmueble sufre daños irreparables o no; lo importante es que no se derrumbe y se lleve vidas en su caída.

Esto ocurrió con varias casas de Manta que simplemente cayeron sobre sí mismas o se inclinaron violentamente debido a que las bases no pudieron soportar a las plantas superiores.

BBC Mundo se detuvo frente a dos de estas construcciones –una casa particular y un local comercial– y consultó al arquitecto Fausto Cardoso sobre las posibles causas del colapso.

"A primera vista hay un peso muy grande en la parte superior y las estructuras no son lo suficientemente sólidas para sostenerla. El sentido común en zonas sísmicas indica que los elementos más pesados deben estar abajo y conforme vas elevando la construcción tienes que ir aligerando el peso”, comenta.

"Aquí vemos lo contrario: se colocan losas de hormigón arriba y estructuras frágiles abajo, en el medio columnas pequeñas que cumplen una función estética y no soportante. Se gasta mucho en los ornamentos del edificio, pero se descuida la seguridad”, añade.

El otro elemento clave es el uso adecuado de los materiales: una buena cantidad de hierro para la cohesión de la estructura y el uso de arena de minas o ríos, nunca de mar.

Pero al escuchar este último dato, muchos de los vecinos de la casa derrumbada señalaron que la mayoría de las casas de Manta obtenían su arena de las playas

Bahía de Caráquez

A la entrada al malecón se encuentra una casa antigua que estaba a punto de ser declarada bien patrimonial y aún se sostiene en pie. ¿Sus materiales? Madera y caña. "Estos elementos tienen la ventaja de ser muy livianos. Se mueven con el sismo y regresan a su posición original, disipando la energía”, señala el arquitecto Cardoso.

Canoa

En Canoa el hotel Royal Pacific ha perdido toda la planta baja debido al colapso de su estructura causando, según dice un vecino que vive en frente, la muerte de seis personas. "No podemos saber a ciencia cierta qué sucedió. Se nota que hay mucho hierro, pero el hierro y el hormigón no trabajaron juntos. El edificio se cayó sobre sí mismo, la estructura se mantuvo pero la base no resistió”, indicó Cardoso.

Pero a dos cuadras de este hotel se levanta otro que no presenta grietas, el Amalur.

"Mucha gente usa arena de la playa y es salina y se va comiendo el hierro. Nosotros usamos arena del río, lavada y tamizada. Mira el tamaño de nuestras columnas. Y sólo hemos levantado un piso. La base del hotel es de hormigón y la parte de arriba es madera y bambú”, explica la española Lorena Rojo, propietaria.

El terremoto de 7,8 grados sorprendió al vecino país

El sismo de magnitud 7,8 ocurrido frente a la costa ecuatoriana sorprendió a un país que en los últimos meses miraba con más desconfianza a sus volcanes en actividad que hacia las profundidades de la tierra.

"Sabíamos que podía ocurrir algo así en cualquier momento, la zona había tenido sismos con anterioridad pero la mayoría de la población no tenía ni idea qué hacer porque esto no ocurre frecuentemente”, reconoce Alexandra Alvarado, jefa del área de Sismología del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional del Ecuador.

La experta añade que Ecuador no puede compararse con países como Chile o Japón, donde -debido a una tasa de sismos mayor- se realizan constantes capacitaciones para preparar a los habitantes de las zonas en riesgo.

"Aquí se los capacita cada cinco u ocho años pero luego la gente se olvida. El último sismo que golpeó la región fue más al norte en el año 1979. Esperemos que la situación cambie y que aprendamos que esto puede ocurrir”, indicó Alvarado a BBC Mundo.

El sismo es el que pone en prueba la calidad constructiva de un país: "En este caso, algunas estructuras soportaron, otras no”, añadió.

Enrique García, ingeniero experto en sismología y estructuras sismo-resistentes, señaló que uno de los problemas que enfrenta el Ecuador es la falta de construcciones que cumplan con las normas indicadas para enfrentar este tipo de situaciones. El sismo dejó puentes, carreteras y edificios destruidos.

El balance que dejó el terremoto

Cifras El terremoto de 7,8 grados que sacudió al Ecuador el 16 de abril dejó hasta el momento 654 muertos y 58 desaparecidos, según el último balance del Gobierno.
Evento El sismo dejó 16.601 heridos y 25.640 albergados. El número de muertos que se reporta en Ecuador supera el de los terremotos de Chile en 2010 y Perú en 2007.

Los rescates de la esperanza Milagros tras el terremoto

Pablo Córdova, que trabajaba como recepcionista, fue rescatado tras permanecer bajo los escombros de un hotel de cinco pisos en Portoviejo, su esposa tenía en la sala de su casa un ataúd y preparaba el velorio.

“Soy al único que han encontrado vivo y creo que es un milagro. Dios me ayudó en todo momento”, asegura.

Relata que bajo sus piernas encontró una linterna y “la batería de mi viejo celular, que me duró porque lo apagaba, hasta que por fin el lunes encontré señal y pude llamar a decir que estaba vivo”, añadió.

Tres mujeres. Todo parecía perdido, tres días después del catastrófico terremoto, la mañana del pasado martes fueron rescatados varias personas con vida. Se trata de tres mujeres, que quedaron atrapadas en una edificación en la zona de Tarqui, en el puerto de Manta. Los rescatistas, que se mostraron dichosos por su logro, son los Bomberos de Quito, que trabajan en la zona en extenuantes jornadas.

La primera rescatada habló apenas fue extraída a la superficie. Se llama Katy, y no paraba de llorar y agradecer. Luego, en su cuenta de Twitter, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, dio cuenta de dos mujeres más rescatadas sanas y salvas, por parte de los bomberos del Distrito Metropolitano.

Bebió de su propia orina para sobrevivir. "Es un milagro", dijo Pablo Córdova, el carpintero rescatado tras pasar 47 horas bajo los escombros de un hotel derruido por el sismo en Ecuador, bebiendo su propia orina y temiendo morir por las máquinas que removían escombros, cuando ya su mujer le buscaba ataúd.

"Apártate que vamos a perforar", leyó Córdova en la pantalla del teléfono, casi dos días después de haber quedado atrapado cuando el edificio de cinco pisos en la histórica calle Pedro Gual de Portoviejo se desplomó por el potente sismo. Para sobrevivir, bebió su propia orina. "Me viraba y orinaba, cogía un poquito y me pasaba por los labios y me tomaba un poquito. Un poquito de eso tomaba y así pasé".

"Hicieron un huequito. A lo que uno me dio una botella con agua, yo me le prendí de la mano. Y comencé a llorar", agregó.

32 horas bajo escombros. También en Tarqui, bajo los escombros de un mercado fue rescatado un hombre con el nombre de Segundo, por los bomberos de Quito. Eber Arroyo, jefe del cuerpo de rescate, tuiteó el momento del rescate. Junto a él había dos personas más atrapadas, y los bomberos también lograron liberarlas. Había pasado cerca de 32 horas bajo los escombros.

Otra de las personas que logró ser rescatada con vida es un anciano de 82 años, que sobrevivió acurrucado bajo los escombros, junto a los populares almacenes Tía, en Pedernales. Se llama Cristóbal Mero, y permanece sin hablar, en estado de shock, aunque ha podido caminar sostenido por los rescatistas.

Niña rescatada después de 20 horas. Unas horas antes, una niña atrapada bajo un edificio fue rescatada con vida tras más de 20 horas en Pedernales. Ella quedó atascada en el edificio que estaba a un costado del municipio de Pedernales, en el centro de este cantón manabita.

Otras tres personas fueron rescatadas con vida en Tarqui, la denominada zona cero tras permanecer más de 120 horas entre los escombros que dejó el terremoto.

Sobrevivencia
El cuerpo resiste siete días bajo escombros



Estudio. Los expertos dicen que una persona sin heridas graves puede sobrevivir hasta una semana bajo los escombros, luego se debilita hasta el punto de perder la conciencia y ya no puede alertar a los rescatistas para pedir ayuda.

Récord. En 2005, una mujer sobrevivió 65 días en Pakistán, gracias a la comida podrida de la cocina tras un terremoto.

Sube a 646 el número de muertos en Ecuador

Al cumplirse una semana del terremoto que estremeció la costa norte de Ecuador, el país sigue volcado en ayudar a los damnificados y reparar los daños, con la vista puesta en la reconstrucción de las áreas más afectadas.

Según el presidente de Ecuador, Rafael Correa, el número de muertos por el terremoto de magnitud 7.8 ocurrido el pasado sábado se elevó a 646, mientras que aún hay 130 personas desaparecidas.

Añadió que han atendido a 12.492 personas que resultaron heridas en el terremoto, uno de los más fuertes de la historia del país andino, y puntualizó que 113 personas fueron rescatadas con vida y 26.091 están albergadas.

Correa, que ha anunciado que en las próximas horas suscribirá un decreto para declarar ocho días de luto nacional por las consecuencias del terremoto, dijo que el país ha afrontado lo más "triste" y "fuerte" que es el rescate de víctimas y fallecidos, pero apuntó que recién es el inicio pues falta la etapa de reconstrucción y reactivación, entre otros.

Subrayó que la gente afectada tiene angustia y sufrimiento porque se quedó sin trabajo, perdió sus casas y otras pertenencias, e incluso tiene sensación de inseguridad por las réplicas del terremoto que, según comentó, son ya casi 800, unas cuatro de ellas de seis grados de magnitud en la escala de Richter.

Distintos funcionarios desplazados en las zonas afectadas coordinan trabajos para restablecer totalmente los servicios de electricidad, agua potable y comunicaciones, así como el establecimiento de albergues para atender a los damnificados.

En ese sentido, Correa recordó que se deben construir albergues en los que los damnificados puedan permanecer varios meses, de ser necesario, conforme se avance en los trabajos de reconstrucción.

La desesperación cubre de tensión la ayuda a las víctimas


MÁS SISMOS

Por lo demás, de lo que sí pueden estar seguros los ecuatorianos es que el terremoto del sábado 16 de abril predice, que otros grandes terremotos volverán a sacudir la zona dentro de años.

La desesperación que cunde entre quienes lo perdieron todo en el terremoto comienza a desbordarse en la localidad ecuatoriana de Manta, donde los voluntarios deben realizar la entrega de ayudas escoltados por policías ante el encendido descontento de los supervivientes.

Una semana después del sismo que sacudió la costa norte de Ecuador, los supervivientes que perdieron sus casas han reunido lo poco que les queda en parques y terrenos al aire libre, donde pasan la noche bajo precarias construcciones de cartón.

Al salir el sol, se lanzan a la tarea más importante del día, conseguir alimentos y agua que les mantenga hidratados bajo los más de 30 grados que marca el termómetro y para ello pueden acudir a lugares fijos de entrega o recorrer su destrozado barrio a la espera de que lleguen las unidades móviles con ayuda.

En la primera opción les esperan filas kilométricas al sol, en la segunda, confían en que les llegue un paquete de alimentación, que contiene arroz, galletas, azúcar, leche en polvo, sal, fideos, lentejas, y maíz para que una familia pase un día.

Estos paquetes provienen de donaciones de empresas privadas o particulares y, según cifras registradas por fuentes de la Alcaldía de Manta, al día se entregan más de 1.300, especialmente en el sector de Tarqui, el más afectado.

Muchos de ellos se preparan en el patronato municipal, donde casi dos centenares de voluntarios trabajan frenéticamente y reúnen además ropa para donar, agua y colchonetas para pasar la noche. Al caer la tarde los envíos de ayuda salen en varias camionetas para Tarqui mientras a las puertas del recinto decenas de personas piden agua a gritos a los voluntarios.

Van escoltados por dos policías, una circunstancia que no evita que a su entrada en el sector los rodee una veintena de personas que, visiblemente enfadadas, les reclaman por no entregarles a ellos la carga.

"Nosotros dormimos en el piso y nadie nos da nada", reclama a gritos una de las víctimas.

Los voluntarios del patronato entregan lo que recolectan a quienes se apuntan a una lista con la que intentan asegurar que a cada familia le llegue un paquete de ayuda y no haya engaños, así que piden a quienes les rodean que se inscriban en ella y se alejan de allí.

Pero también al llamar por lista en otra zona de Tarqui se producen carreras, gritos, reclamos y algún empujón, y uno de los voluntarios, por megáfono, pide calma al exaltado grupo.

¡Por favor, nosotros tampoco hemos almorzado hoy, déjense ayudar", pide entre la algarabía.

Los voluntarios no son los únicos que reciben este estallido de tensión al entrar en la zona más afectada de Manta, como saben ya Rolando y su grupo de vecinos voluntarios llegados desde el sur de Guayaquil, donde recolectaron en su barrio lo que pudieron para ayudar a las víctimas.

"Hemos traído lo que es víveres, lo que es agua, lo principal que necesita la gente de Manta. Hemos traído ropa también", explica a Efe sobre la camioneta en la que han llegado y que, tras entrar en Tarqui, ha tardado cinco minutos en ser rodeada.

"¡Una sábana, que tengo una criatura!", pide una mujer, y los voluntarios de Rolando dudan, porque solo traen camisetas grandes, pero eso sirve y la entregan.

En diez minutos, solo les queda agua en la camioneta.

No lejos de allí está la única carpa de las fuerzas armadas con capacidad para hacer grandes acopios de alimentos, agua y medicinas.

Todo ello, que procede de varias entidades públicas, se prepara para abastecer a las camionetas que acuden a atender a otras zonas y albergues de la ciudad bajo la supervisión de Lizeth Miranda.

"Estamos haciendo inspecciones en barrios donde no ha llegado la ayuda. Estamos tratando de hacer las cosas bien y de llegar donde aún no ha llegado la ayuda", explica Miranda.

Lo que más entregan es agua, hasta "tres toneladas diarias" y las donaciones que más reciben son medicinas, agrega

El trabajo es largo, extenuante y a veces demoledor en el estado de ánimo, pues además del polvo se respira el dolor ajeno, más intenso conforme los días pasan y la esperanza de obtener buenas noticias se desvanece.

domingo, 24 de abril de 2016

Ante terremotos y sismos La Paz entre las urbes más vulnerables del mundo

La ciudad de La Paz se encuentra entre las urbes más vulnerables a los terremotos en el mundo, porque la mayoría de sus construcciones, se encuentran en las laderas, al filo de pendientes y sobre sus innumerables ríos.

De acuerdo a estudios de personeros del Observatorio San Calixto la probabilidad de un sismo de gran escala en la Costa Pacífica (entre Perú y Chile) puede repercutir negativamente en la ciudad de La Paz.

En este sentido los probables efectos, que pudiera tener un sismo en la costa del pacífico, para la ciudad de La Paz, es un motivo en el que se debe empezar a tomar conciencia, señaló el geólogo e investigador, Mario Alcoreza.

Las conclusiones preliminares de un posible gran riesgo de estas características no serían halagüeños, sin embargo, se espera a partir de un trabajo conjunto entre las entidades públicas, privadas y vecinales, se pueda reducir los efectos de las repercusiones de un posible sismo: Un temblor de 10 grados en la escala de Richter en la costa del océano Pacífico, podría afectar seriamente a la ciudad de La Paz. Las hondas de expansión llegarían a la urbe paceña, con una magnitud que sobrepasarían los cinco grados, vibración que no soportaría esta ciudad.

“Esta realidad hace de la ciudad de La Paz una de las urbes más vulnerables a los terremotos y sismos, porque hay cientos de casas en zonas de riesgo, como ríos debajo de las viviendas”, dijo Alcoreza.

En su opinión las viviendas en sectores vulnerables a deslizamientos y a secciones con movimientos de tierras enfrentarían mayores riesgos, ante un terremoto o sismo de alta dimensión.

Investigadores geólogos, señalan que el mapa sísmico no se puede obviar, una de ellas es resaltada por una línea roja, que recorre el continente americano de sur a norte, bordeando las costas del Océano Pacífico, para llegar hasta el Caribe.

En su paso se encuentran las ciudades de Santiago de Chile, La Paz (Bolivia), Lima (Perú), Quito (Ecuador), Bogotá (Colombia), Caracas (Venezuela) y todos los países centroamericanos.

Recordó que en 1970 en el Perú ocurrió un temblor que dejó cerca de 70.000 personas muertas, como también el sismo de la madrugada del 4 de febrero de 1976 en Guatemala, que provocó el deceso de 25.000 personas y 3,5 millones de damnificados.

Añadió que el 19 de septiembre de 1985, tembló México, donde fallecieron unas 10.000 personas, según datos oficiales.

En continente americano cuenta con un récord mundial en sismos, el más intenso jamás registrado, de 9,5 grados en la escala de Richter, se produjo el 22 de mayo de 1960, en la ciudad de Valdivia (840 km al sur de Santiago de Chile) y causó 3.000 muertos.

FALTA DE NORMAS

Indicó que la falta de normas en la ciudad de La Paz para las personas que construyen sus viviendas en zonas inestables, siempre es motivo de gran preocupación.

“Si alguna vez se produjera un temblor fuerte, éste afectaría en principio a estas zonas, donde las viviendas se encuentran en sectores inestables”, dijo.

Señaló que más del 70% de la urbe paceña es insegura para la edificación, recordó que el Municipio en gestiones pasadas, mostró un mapa de riesgos, que revela esta realidad, por lo que cada año se presentan deslizamientos de gran magnitud.

La fragilidad de la tierra en la urbe paceña, donde yacen la mayoría de los edificios de la Sede de Gobierno, las nuevas construcciones no han hecho otra cosa que aumentar los riesgos de inestabilidad.

En este sentido las casas construidas en las zonas de la ladera y los suelos residuales, son dos de los riesgos latentes. Por otro lado la vulnerabilidad aumenta, porque no existiría un solo edificio antisísmico en la ciudad de La Paz.

LA PAZ NO ESTÁ CAPACITADA

Para Alcoreza la ciudad de La Paz no está preparada, para enfrentar terremotos, sismos o templares, porque cuenta con edificaciones improvisadas y tampoco las personas, se han capacitado para enfrentar este problema.

“No estamos preparados, para enfrentar un sismo pequeño y peor de grandes magnitudes, nos falta una cultura sísmica muy grande, acerca de lo que es la prevención”, dijo.

DEFENSA CIVIL

El viceministro de Defensa Civil, Oscar Cabrera, indicó que se está trabajando, considerando medidas de prevención contra sismos.

Señaló que las medidas de prevención contra sismos en el país deben aplicarse a mediano plazo, para evitar situaciones graves, en alusión a los movimientos telúricos registrados en varios departamentos en pasados meses.

Dijo que se debe trabajar con todas las acciones concretas, que se deben realizar en todo lo que se refiere a las medidas de prevención.

DATOS

- La Sociedad de Ingenieros de La Paz tuvo la iniciativa hace dos años, junto a la sociedad civil y organizaciones internacionales, de hacer un análisis de la gestión de riesgos.

- Actualmente existen otras iniciativas, como la preparación de una norma para la construcción Sismo-Resistente que tendrá que pasar por un proceso de validación.

- Expertos opinan que se puede disminuir el riesgo haciendo construcciones más seguras y hacer que los vecinos se organicen para minimizar los peligros.

sábado, 23 de abril de 2016

Según Unidad de Riesgos de Gobernación Cochabamba propensa a sismos

El director de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación, Óscar Soriano, aseguró que el departamento de Cochabamba tiene zonas geológicamente inestables que son propensas a sismos leves como los que se registraron el mes pasado.

“En la zona del trópico, los municipios de Aiquile, Totora, la composición de la tierra es geológicamente inestable”, afirmó.

Según declaraciones de Soriano, este hecho hace que el departamento sea propenso a temblores leves como los que se registraron el pasado 23 de marzo y tuvieron una magnitud de entre 2.8 y 3.7 grados en la escale de Richter.

“Se registraron cuatro sismos en la provincias provincia Chapare y Tiraque cuyas réplicas se sintieron en Punata, Arani y la ciudad”, señaló.

Asimismo, dijo que en ninguno de los movimientos telúricos que se registraron en Cochabamba, durante los últimos años y meses, hubo daños personales ni materiales. La población reaccionó alarmada por el movimiento que sintió en sus viviendas.

“No hubo reportes de daños en infraestructura vial, viviendas y peor todavía en personas por los sismos”, indicó.

La autoridad de la Gobernación explicó que los sismos se generan por el movimiento interior de las placas tectónicas de la tierra a bajas profundidades, cuyas réplicas se sienten en la superficie. Las placas se van acomodando según sus características y condiciones geográficas.

“La zona del trópico de Cochabamba es la más propensa a registrar este tipo de movimientos”, insistió.

No obstante, pidió a la población no alarmarse por los recientes sismos que se registraron en Ecuador y Japón.

Agregó que es imposible predecir los temblores ni menos asegurar que sus réplicas afectarán a los países vecinos. Insistió en que se deben tomar los recaudos y previsiones necesarias para reaccionar oportunamente en caso de sentir temblor.

“Antes que el temblor alcance su mayor magnitud, siempre se siente el movimiento leve, son segundos que se tienen que aprovechar, la población debe salir a lugares abiertos o protegerse debajo las mesas”, recomendó.

viernes, 22 de abril de 2016

Potosí registra un sismo de 4.8 grados escala Richter



La provincia Sud Lípez, de Potosí, registró un sismo de 4.8 grados en la escala de Richter. El hecho ocurrió a las 14:07 y tuvo una profundidad de 163.1 km, de acuerdo con el Observatorio San Calixto.

Los datos indican además que el movimiento telúrico se ubicó a 36 km del poblado Quetena Chico, 103 km de San Antonio de Lípez y 129 km de la comunidad de San Pablo de Lípez. No se reportan daños materiales o humanos. Esa región, fronteriza con Chile, registra habitualmente varios movimientos sísmicos.

"Debido a la profundidad a la que fue localizado, es poco probable que este evento pueda ser sentido y causar daños en superficie", dice el informe.

El Observatorio San Calixto informó ayer que "no existe un método científico para predecir sismos.

Observatorio San Calixto: Bolivia no está preparada para sismos de magnitud

En entrevista concedida ayer a EL DIARIO, el encargado del área sísmica del Observatorio San Calixto, ingeniero Teddy Griffin, sostuvo que Bolivia no está preparada para un movimiento telúrico como el que ocurrió en Ecuador.

Existen mensajes en las redes sociales que aseguran que un terremoto en las costas peruanas afectarían al departamento de Cobija. Aseguró que no se presentó reporte alguno sobre supuestos sismos en Perú que puedan afectar a Bolivia.

Sin embargo, manifestó que en nuestro país se registraron ya eventos de sismicidad intermedia, profunda, superficial, pero científicamente no puede predecirse ese tipo de eventualidades.

Aclaró que no existe método científico que permita predecir eventos sísmicos, por lo que consideró que preocupaciones y alarma con mensajes inadecuados solo ocasionan situaciones conflictivas, causadas por personas que desconocen adecuadamente cuestiones sismológicas.

Sostuvo que el evento sísmico que debiera preocupar a los bolivianos es la superficial, porque es la que causa efectos en la población, debido a que se registra en la corteza terrestre.

“Nos falta mucha preparación, información, organización, programas que ayuden a definir sitios seguros y crear prácticas seguras como los simulacros, porque ayuda bastante a las poblaciones para enfrentarse a un sismo cualquiera que sea la intensidad de este”, dijo.

Remarcó que las construcciones de inmuebles no cuentan con ninguna seguridad sísmica, debido a que no existe norma alguna que regule este aspecto.

PREPARACIÓN

Es muy importante que los habitantes puedan asumir la seguridad preventiva como una norma de vida, y saber actuar ante este tipo de siniestros. Las personas y sus familias deberán conocer con antelación las áreas de seguridad, tanto internas como externas, en sus domicilios u oficinas para adoptar el resguardo que pueda requerirse.

Además, deben limpiar los bordes de sus techos de objetos contundentes (macetas, maderas u otros) para evitar que se caigan encima de las personas. También deben ser señalizadas por las autoridades municipales las zonas de escape y de seguridad. Tener, además, a mano un pequeño botiquín, una linterna y un radio a pilas.

Asimismo, el experto recomendó que las familias deben tener siempre un pequeño stock de alimento enlatado, con vencimiento vigente y medicamentos para aquellos familiares que estén enfermos.

AUTORIDADES

Griffin expuso que lo más importante en un país es que sus autoridades puedan permanentemente evaluar las edificaciones y determinar los inmuebles de alto riesgo, realizar simulacros con el objetivo de que los participantes conozcan cómo actuar en caso de producirse un sismo. Y crear una estrategia informativa sobre estos fenómenos.

“Debe tenerse todo un programa para contar con una sociedad preparada, las autoridades deben asumir su responsabilidad para estos casos. Podemos comenzar con simulacros, pero en casa las familias deben también organizarse y saber las condiciones en las que viven, es importante tener teléfonos, conocimiento de las conexiones de luz, agua, gas”, indicó.

ÚLTIMO SISMO

El último sismo superficial que se registró en Bolivia fue en el año 2013, que tuvo 5 grados de magnitud en la escala de Richter, y se produjo en el departamento de Santa Cruz, en la provincia Cordillera fue el epicentro, a 9 kilómetros de la estancia Florida. “Fue uno de los más importantes eventos y causó daños por la infraestructura precaria que existe en la zona”, explicó.

En el mes de marzo, cuatro temblores de magnitudes, que oscilaron entre 2,8 y 3,7 en la escala de Richter, sacudieron al departamento de Cochabamba (centro) y alarmaron a los habitantes de la capital regional y a algunos pueblos, sin que se reportaran víctimas ni daños .

Según el Observatorio San Calixto, por la profundidad a la que fueron localizados, existe “gran probabilidad” de que pudieran haber causado “efectos en superficie”.

Las diferencias entre las escalas de Mercalli y Richter se debe a la intensidad que da la información de cálculo.

TERREMOTO DE ECUADOR

“El terremoto de Ecuador ocurrió como resultado del movimiento de las placas de Nazca (placa oceánica), que se sumergió bajo la Sudamericana (placa continental)”, dijo Griffin.

Es decir, que el movimiento es continuo, porque ambas placas se unen, la energía de ambas placas se fue acumulando desde 1942. Fue en ese año cuando se produjo un sismo de las mismas características a las ocurridas la noche del sábado, y mató a más de 1.000 personas. “Ya se tiene una historia sísmica en el Ecuador”, agregó el entrevistado.

Las réplicas son eventos que se generan alrededor del sismo principal y no necesariamente se disparan al resto de países. Hasta el momento, se registraron, aproximadamente, 400 réplicas, en Bolivia, del terremoto en Ecuador, pero no se percibió ningún efecto sísmico.

Los animales, el otro llanto de la tragedia en Ecuador

Como no podía ser de otra manera, la mirada de Ecuador y el mundo se ha centrado en las víctimas humanas del terremoto de magnitud 7,8 del pasado sábado, que ha dejado unos 443 muertos y más de 4.027 heridos, pero hay otro llanto, a veces silencioso: el de animales a los que también se les derrumbó todo.

Así como hay perros perdidos, otros abandonados, unos más durmiendo en los escombros de lo que un día fue su hogar, esperando a los suyos, que quizá no volverán, otros animales también han sido víctimas del terremoto del sábado en el norte de la zona costera.

"Los animales son seres que sienten, que necesitan tener derechos, no podemos mirar hacia otro lado; seres que han sido muchas veces víctimas de injusticia y maltrato de personas que creen que por ser humanos tienen un puesto especial por sobre otros seres", dijo Jordan Cruz, de la asociación "Defensa de la Vida Animal".

Junto a carpas donde se recibe ayuda para los damnificados por el terremoto, Cruz recauda alimento balanceado para perros, gatos y animales de granja, así como medicamentos e insumos médicos.

Basado en informes preliminares desde la zona del desastre, Cruz dijo a Efe que hay "animales que han sido víctimas, que están muy malheridos y otros que están abandonados".

Por eso, con los más de 300 kilos de alimento balanceado que han recolectado, así como con medicinas, diez veterinarios y rescatistas se dirigen a Pedernales para atender a los animales "en situación de emergencia, víctimas de terremoto", dijo.

Dependiendo de la situación que encuentren en la zona, el equipo se quedará en Pedernales o se desplazará a otros sectores también afectados por el terremoto, del que ha habido más de 300 réplicas.

En sus doce años de vida, la Asociación ya ha atendido a animales en emergencias, como en algunos momentos durante las erupciones del volcán Tungurahua que comenzaron en 1999, donde encontraron animales de granja sin alimento ni atención veterinaria.

Cruz consideró lógico que la gente se olvide de los animales en tragedias tan devastadoras como la que ahora afecta a Ecuador.

"Sin embargo, las cosas están cambiando y gracias a la gente hemos recibido bastantes donaciones. Necesitamos más porque la situación es muy grave", agregó el activista, quien el martes recolectó ayuda en varios puntos de Quito y ayer recibió donaciones en la llamada "Cruz del Papa", en el parque La Carolina.

miércoles, 20 de abril de 2016

Un nuevo temblor sacude Ecuador y provoca alarma entre socorristas

Un fuerte temblor sacudió a Ecuador este miércoles, cuatro días después del terremoto de 7,8 grados que ha provocado hasta ahora 525 muertos y unos 1.700 desaparecidos, causando alarma entre socorristas y sobrevivientes, pero sin que se reporten por los momentos nuevos daños.

El nuevo sismo tuvo una magnitud de 6,1 según el Instituto de Estudios Geológicos de Estados Unidos, pero en lo inmediato no se registraron nuevos daños, de acuerdo con un equipo de AFP.

Su epicentro estuvo a una profundidad de 15,7 kilómetros y se ubicó a 25 km de Muisne y a 73 km de Propicia, poblados de la ya muy afectada costa ecuatoriana sobre el Pacífico. Las autoridades no activaron la alerta de tsunami.

"Son réplicas. Tuvimos dos sismos en la madrugada, uno a las 03H33 (08H33) y otro a las 03H35 (08H35 GMT), de 6,1 y 6,3 grados", explicó a la AFP Mario Ruiz, director del Instituto Geofísico de Ecuador.

"Son de un tamaño muy parecido al del sismo del día domingo", que fue de 6,1, indicó Ruiz, al apuntar que hasta el momento se han registrado 535 réplicas.

El nuevo balance de fallecidos, circunscrito a la provincia de Manabí (oeste), epicentro del sismo, hace temer que se trate de uno de los terremotos más mortíferos de los últimos años en América Latina.

La cifra de muertos solo es superada por las de los terremotos de El Salvador en 2001 (1.142), Perú en 2007 (600) y Haití (entre 200.000 y 250.000) en 2010.

En Pedernales, el estadio de fútbol fue convertido en una improvisada morgue, donde se amontonan los féretros cerca de las carpas en las que se atiende a los heridos.

Allí, expertos en criminalística y de la fiscalía, de uniforme blanco, identifican los cuerpos recuperados entre los escombros de viviendas y hoteles de la localidad de 60.000 habitantes y con un flujo de turistas que puede alcanzar los 40.000 en temporada alta

Búsqueda de supervivientes ya se realiza a contrarreloj

Cumplidas las 72 horas decisivas para encontrar bajo los escombros sobrevivientes del potente terremoto que deja por ahora 413 fallecidos en Ecuador, bomberos y equipos de rescate seguían ayer buscando incansablemente señales de vida en calles devastadas con olor a muerte.

Al amanecer, la emoción del rescate con vida de una mujer en un centro comercial de Tarqui, en la ciudad de Manta, devolvió la esperanza a socorristas y familiares de desaparecidos que buscan impacientes a los sobrevivientes bajo los escombros que dejó el sismo de 7,8 grados.

El terremoto provocó hasta ahora 413 muertos, 231 desaparecidos, 2.658 heridos y 805 edificaciones destruidas, según el más reciente boletín oficial.

Además, 2.959 personas fueron trasladadas a albergues, indicó la Cancillería.

El presidente Rafael Correa recorrió centros de acopio de donaciones en Manta y las zonas afectadas de Chone, San Vicente y Bahía de Caráquez.

"Reconstruimos una vez Manabí y lo volveremos a hacer. Grande es la tragedia pero más grande el valor del pueblo ecuatoriano”, apuntó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Hoteles y viviendas quedaron reducidos a bloques de piedra y hierros retorcidos, de donde aún salen personas con vida gracias al trabajo sin descanso de bomberos, policías, militares y perros adiestrados que han llegado desde otras ciudades de Ecuador y países como Venezuela, Colombia, México, Chile y España.

"Son 654 rescatistas hasta el día de ayer (lunes), pienso que van a llegar más”, aseguró este martes el canciller de Ecuador Guillaume Long, en una entrevista con el canal GamaTV.

Long agregó que el Ministerio de Relaciones Exteriores lleva un registro de los extranjeros fallecidos en el terremoto, cuyo epicentro fue el balneario de Pedernales, un popular destino turístico de la provincia de Manabí.

"Extranjeros fallecidos hasta ahora confirmados son nueve personas, pero evidentemente con la posibilidad de que ese número suba en las próximas horas”, señaló Long.

Entre los muertos hay británicos, dominicanos, colombianos, canadienses y cubanos, según el Canciller.

En Portoviejo, la capital de la provincia de Manabí, de lejos la más afectada por el terremoto, el centro quedó completamente desalojado, con gran presencia de las fuerzas de seguridad para prevenir saqueos, constató la agencia de noticias AFP.

Una reconstrucción costosa

El sismo, de más de un minuto de duración y considerado el peor en Ecuador en 40 años, devastó de sur a norte la costa del país, dejando un gran número de edificios reducidos a escombros, carreteras reventadas y edificios colapsados en zonas de alta concurrencia de turistas.

Desde entonces, hubo más de 200 réplicas, que se espera que continúen en los próximos días en este país declarado "en estado de excepción”.

Correa advirtió que la reconstrucción será larga y costosa. "Las pérdidas son multimillonarias. Yo calculo grosso modo 2.000, 3.000 millones de dólares, dos puntos o tres puntos del Producto Interno Bruto”, declaró entrada la madrugada de ayer Correa al canal ECTV.

El Gobierno ecuatoriano activó fondos de 450 millones de dólares para la reconstrucción y contará con líneas de financiamiento del Banco Mundial, el Banco Interamericano (BID) y otras instituciones, así como ayuda material y humana de países como Venezuela, Colombia, España, Panamá y Perú.

"Hay buques zarpando desde Colombia, desde Tumaco, eso se va a demorar unos tres o cuatro días para llegar, pero que llegan con agua con víveres, con todo lo que se necesita para sobrevivir ya en una segunda etapa sin infraestructura o infraestructura precaria”, comentó Long.

Correa pidió al país sacar lecciones de lo ocurrido, tras visitar zonas afectadas. "De esta dolorosísima experiencia, ojalá saquemos lecciones para el futuro. Después del terremoto de Haití, se empezaron a estudiar normas de construcción mucho más fuertes, que se aplicaban ya en 2014, pero antes había construcciones precarias”, lamentó.

Desde el epicentro

Unasur La Unión de Naciones Suramericanas expresó su disposición para activar el mecanismo de coordinación y asistencia mutua para Ecuador, tras el devastador terremoto que afectó el sábado 16 de abril a ese país.
Médicos Tres médicos que integraban la brigada médica de Cuba en Ecuador fallecieron durante el potente terremoto que afectó la costa de ese país el sábado, informó el lunes el Ministerio de Salud Pública de la isla.
Bolivia La Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarias de Bolivia (CSCIOB) inició ayer en la ciudad de La Paz una campaña de colección de vituallas para los damnificados por el terremoto registrado en Ecuador el sábado pasado, informó el lunes su secretario ejecutivo, Leonardo Loza.
Banco El Banco Mundial afirmó estar preparado para ayudar a Ecuador en la reconstrucción mediante un instrumento bilateral que pone a disposición una línea de 150 millones de dólares.

Pedernales, entre rescate y promesas

En Pedernales hace falta de todo. En el centro de mando que se improvisó en el estadio de la ciudad hay una pizarra con un listado de requerimientos y se lee que faltan carpas, guantes, mascarillas, bolsas para cadáveres, ataúdes, baños portátiles, iluminación, alimentación…

El alcalde de la localidad, Gabriel Alcívar, repite el inventario de necesidades cada vez que alguien le llama por teléfono. La situación desborda toda previsión y Pedernales se ha convertido en una tierra de promesas. Todo lo que se anuncia por la mañana puede variar por la tarde.

El vicepresidente, Jorge Glas, había dicho que llegaría un hospital móvil con quirófano propio, pero finalmente se desvió a Chone, una localidad más poblada que Pedernales, donde había colapsado el hospital, reporta el diario español El País.

Recursos humanos es lo único que sobra en la localidad más golpeada por el terremoto de 7,8 grados que sacudió Ecuador el pasado sábado. Los últimos cadáveres hallados el domingo fueron localizados sobre la medianoche por un grupo de 12 bomberos de Machachi y Tabacundo, que trabajaron 10 horas seguidas y sólo pararon cuando hallaron a cinco personas que se alojaban en el hotel Chimborazo.

Katy “renació” tras 60 horas bajo los escombros en Manabí

Como emergiendo de las entrañas de la tierra, una joven, identificada como Katy, sin aún haber logrado estabilizarse fuera del hoyo desde el que salió, solo clamaba por la vida de otras personas que también quedaron atrapadas por más de 60 horas tras el terremoto, uno de los más fuertes en la historia del Ecuador. "Ñaño (hermano) allá abajo hay cuatro", fueron sus primeras palabras. "Espérate ñaño (hermano), yo te aviso de los demás", iba diciendo mientras salía del hueco con ayuda de los bomberos y personal de rescate que le decían que no se levantara, al tiempo que pedían que se alistara el paramédico, un collarín para el cuello y una tabla para colocarla y sacarla del lugar, en tanto que otros pedían sus datos.

En medio de varias voces de hombres, se escuchaba la insistencia de la joven: "ñaño, ñaño, allá abajo hay cuatro". Ayer, bomberos y rescatistas encontraron a tres personas con vida entre los hierros retorcidos y los pedazos de cemento a los que se redujo un centro comercial, en la ciudad de Manta.

La esperanza también brillaba en medio de la destrucción en Jama, donde avanzan las tareas de salvamento mientras la gente trata de recuperar lo poco que puede de entre los escombros. Allí nació en la madrugada un pequeño y la madre y abuela del infante no sabían ni cómo llegaron al centro de salud, desde la localidad de Matal. "Por ahí buscando carro, pero ninguno quería ir porque no tenían gasolina”, dijo la abuela Yolanda Mejía.

Ayer, los bomberos de Guayaquil salvaron a un hombre de 70 años y el lunes a seis personas.

Con vida

54

Personas fueron rescatadas ayer de entre los escombros, bajo los cuales aún hay un número indeterminado de víctimas del terremoto .

Las tareas de rescate se mantienen con la esperanza de encontrar más sobrevivientes, mientras a los cementerios siguen llegando ataúdes a hombros de supervivientes.

Pedernales sin espacio para entierros

Alejandro Yugcha acudió tres veces al cementerio general de Pedernales para sepultar a sus cinco familiares que perdieron la vida en el terremoto del sábado. Los funerales fueron en la mañana, al mediodía y la tarde de ayer. Lloró durante el entierro de sus dos hijos, su sobrino, su esposa y su suegra. Los funerales se dieron en horarios distintos porque en el camposanto público no hay espacios disponibles para nuevos muertos. Sepultó a su suegra y esposa en una misma tumba y a los tres menores en un sepulcro contiguo. Se improvisó una rápida construcción sobre una de las tumbas donde hace cinco años enterró a su padre. Ahora el nicho tiene tres filas horizontales, según reporta el diario digital El Comercio de Ecuador.

El párroco de Pedernales, Denny Monserrate, ofició una misa general. Ayer se sepultaron 80 cadáveres bajo las mismas condiciones en las que hizo Alejandro Yugcha. Su familia pereció al caer la casa de tres pisos en la que vivían hace 10 años. Él estaba fuera y sobrevivió. El alcalde Gabriel Alcívar dice que el cementerio tiene 60 años y ya no tiene más espacio. En sus dos hectáreas incluso se presentaron daños tras el terremoto de 7.8 grados. La cantidad de muertos que se siguen retirando es alarmante e insiste en el colapso del cementerio. “Hemos dicho a las familias que los sepulten en los espacios que encuentren o con los familiares que fallecieron en años pasados”, señaló.

La reconstrucción demorará años

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, cifró "groso modo" en unos 3.000 millones de dólares las pérdidas como consecuencia del terremoto del sábado. Esa cifra equivale a un 3 por ciento del producto interno bruto ecuatoriano . ”Es una lucha larga, por eso invito a no desanimarnos", dijo.

El Mandatario se lamentó por las pérdidas de vidas humanas y dijo que en proporción de habitantes la localidad de Canoa, en el norte, es la más golpeada por el sismo, pues el 80 por ciento de ese balneario ha desaparecido.

"Es un pueblo fantasma", expresó el gobernante, al reconocer las dificultades que existen para llegar a este punto de la costa ecuatoriana.

El Gobierno pide fondos de emergencia

El Gobierno de Ecuador solicitó un desembolso de 160 millones de dólares procedentes de fondos de contingencia para hacer frente a gastos derivados del terremoto que el sábado sacudió al país.

Los recursos serán entregados a la Policía, el Ejército, la Fuerza Aérea, los Ministerios de Salud Pública y de Inclusión Económica y Social.

Embajada en La Paz acopia la ayuda

La Embajada de Ecuador en la ciudad de La Paz acopia ayuda humanitaria para los afectados por el terremoto. La ayuda será recibida en sus instalaciones ubicadas en Calacoto, calle 14 N.8136. Se precisa: agua, conservas, granos secos, arroz, aceite, frejol, azúcar, fideos, galletas y barras energéticas, además de carpas, luces halógenas, sales de rehidratación y repelentes.
4 Mil heridos dejó el terremoto

El ministro de Defensa de Ecuador, Ricardo Patiño, confirmó que hasta ayer había 4.027 heridos a causa del terremoto del sábado. El hospital Eugenio suspendió cirugías programadas y destinó 117 camas para atender a las víctimas del sábado.

Un nuevo temblor sacude Ecuador



Ecuador se vio sacudido nuevamente la madrugada de este miércoles por un fuerte temblor, que generó alarma entre el personal que realiza las labores de rescate en la región donde el sismo dejó hace cuatro días casi 500 muertos y 1.700 desaparecidos.

El nuevo sismo, de magnitud 6,1 según el Instituto de Estudios Geológicos de Estados Unidos y 6,2 según el Instituto Geológico de Ecuador, fue muy prolongado, reportó el equipo de AFP en el lugar, que no constató inmediatamente nuevos daños.

Su epicentro estuvo a una profundidad de 15,7 kilómetros y se ubicó a 25 km de Muisne y a 73 km de Propicia. Las autoridades no activaron la alerta de tsunami.

Casi cuatro días después del potente terremoto que devastó la costa ecuatoriana y en medio de una cadena incesante de réplicas, el nuevo temblor se suma a la angustia de los sobrevivientes, que ya empezaron a notar los efectos de la escasez de agua y víveres, sumada a frecuentes cortes de luz.

"No tenemos agua, ni alimentos. Las tiendas o están cerradas o venden muy caro. Algunas pasaron los precios de uno a cinco dolares", reclama a la AFP Andrés Mantuano, en la vecina ciudad de Manta (en la provincia de Manabí, oeste, de lejos la más afectada).

En este puerto pesquero, como en casi toda la costa del Pacífico ecuatoriano, el mal estado de las carreteras (que dificulta la distribución), el temor a saqueos y la inestabilidad de los edificios han llevado a cerrar las puertas de muchos comercios, e incluso algunos pasan las horas protegidos por las fuerzas de seguridad. Y la ausencia de lo básico, sobre todo agua y alimentos, comienza a irritar a la población de esta localidad que parece una zona de guerra.

El ministro coordinador de la Producción, Vinicio Alvarado, dijo tener información de que "por acción desesperada se llega a medidas de invasión de la propiedad privada y eso obligó a que muchos negocios tengan que cerrar".

Más de 900 socorristas, bomberos, médicos y especialistas de 20 países, entre ellos Colombia, Chile, México, Venezuela y España, continúan buscando señales de vida entre los escombros, pero a menudo solo pueden recuperar cadáveres. Algunos familiares se desesperan por la demora en la remoción de restos, mientras el olor de los cuerpos en descomposición se vuelve más intenso.

Ayuda internacional

Según el último balance oficial, al menos 480 personas murieron, otras 4.605 están heridas y unas 1.700 siguen desaparecidas tras el violento terremoto de 7,8 grados, el peor en casi 40 años. Pero las autoridades advierten que esas cifras seguirán aumentando en las próximas horas. Ciudadanos británicos, dominicanos, colombianos, canadienses y cubanos se encuentran entre los fallecidos, según la cancillería.

El sismo dejó unos 800 edificios derruidos, 600 edificaciones afectadas, y numerosas carreteras reventadas e infraestructuras colapsadas en zonas turísticas, unos daños que Correa calculó en USD 3.000 millones, "dos o tres puntos del PIB", lo cual es otro duro golpe para este país ya severamente azotado por la caída del precio del petróleo.

Varios países ofrecieron su ayuda al gobierno ecuatoriano. Estados Unidos enviará un equipo de la Agencia Estadounidense de Ayuda para el Desarrollo Internacional (USAID) para participar en "la distribución de ayuda de emergencia", mientras que Cuba envió una brigada médica especializada y un equipo de socorristas.

Este miércoles, tiene previsto partir de Colombia una avión de la Fuerza Aérea con más de 2.000 carpas y otros productos de primera necesidad, que se suman a los miles de brigadistas y decenas de miles de galones de agua potable mandados hace días. Otros países que han mandado ayuda son México, Panamá, España, Chile y Bolivia.

"Ya han repartido las raciones"

En Pedernales, un balneario a 180 km al norte de Manta y epicentro del terremoto que dejó la ciudad de 60.000 habitantes destruida, un pequeño campo de fútbol se ha convertido en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que incluye una morgue, un centro de atención médica y una central de distribución de productos básicos. "Venimos a pedir comida, pero no hay, ya han repartido las raciones", comentó a la AFP Gema Guillén, madre de tres hijos que perdió la casa y cuya familia "está durmiendo en la tierra".

Ahí se reparten ropa, alimentos y medicinas, papel higiénico y pañales llegados gracias a donaciones públicas y de particulares de todo el país. En supermercados de Quito muchos clientes compran esos productos para mandarlos a las zonas afectadas, constató la AFP. Según Unicef, unos 150.000 niños fueron afectados por el sismo.

Subidos sobre las montañas de escombros, los bomberos siguen sus tareas de rescate, y algunos cuestionan la rapidez con la que algunas brigadas usaron las excavadoras. "Lastimosamente no permitieron las 72 horas que se debe permitir para que los grupos trabajen en su parte de operaciones.

Desde el domingo ya hicieron remoción con maquinaria pesada, reduciendo mucho los espacios de vida en la estructura", declaró a la AFP el teniente Ricardo Méndez, comandante de socorristas de los bomberos de la ciudad colombiana de Pasto.

Bolivia no está exenta de sufrir sismos, pero se puede trabajar para restar el impacto

El técnico del observatorio San Calixto, Teddy Griffiths, afirmó que Bolivia no está exenta de vivir un sismo de alta intensidad, sin embargo, explicó que mediante algunas políticas se podría intentar aminorar las secuelas de un evento de esa naturaleza. En ese sentido, informó que se trabaja una propuesta para crear un código de construcciones civiles antisísmicas.

“Tenemos sismicidad todos los días en Bolivia, sismos profundos y superficiales, eso señala que no estamos exentos de cualquier evento que se pudiera dar en cualquier parte de Bolivia tal vez no en la magnitud de lo ocurrido en Ecuador, pero no estamos exentos”, explicó.

Dijo que Bolivia es un país que comparte algunos fenómenos físicos y geológicos con Ecuador, país que en días pasados fue afectado por un fuerte sismo. “Al igual que Ecuador nosotros también somos propensos a sufrir fenómenos por la subducción de placas, pero con sismos mucho más profundos a diferencia de Ecuador”, sostuvo.

El técnico del Observatorio recordó que uno de los sismos más fuertes vividos en Bolivia se registró en el Norte de La Paz, en San Buenaventura, durante el año de 1994. "Fue de 8 grados en la escala sismológica de Richter, no causó daños importantes ya que tenía una profundidad 630 kilómetros, eso hizo que la energía no sea tan fuerte en la superficie. Ese fue el más fuerte en el país desde que se cuenta con registros”, señaló Griffiths.

Nuevo terremoto de 6.1 grados en la costa de Ecuador

Un nuevo terremoto de 6.1 grados en la escala abierta de Richter sacudió hoy la costa norte de Ecuador, la misma zona afectada por el fuerte seísmo del sábado pasado, que mató a unas 500 personas.


Según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el movimiento telúrico se localizó a 25 kilómetros al oeste de Muisme, localidad ubicada a unos cien kilómetros de Pedernales, considerada la zona cero del seísmo de 7,8 grados registrado el sábado.


El terremoto se registró a 15,7 kilómetros de profundidad y, al parecer, no se ha emitido una alerta de tsunami.


El temblor, que se produjo a las 03.33 hora local (08.33 hora GMT), tuvo su epicentro a unos 73 kilómetros al suroeste de Propicia y a unos 214 al noroeste de Quito.


Ecuador trata aún de recuperarse del seísmo y las sucesivas réplicas ocurridas en esta misma zona desde el pasado sábado, con el resultado por ahora de alrededor de 500 muertos, más de 4.000 heridos y 231 desaparecidos.


El temblor inicial afectó a un tramo de costa del Pacífico de más de 100 kilómetros donde ha causado daños valorados inicialmente por las autoridades en unos 3.000 millones de dólares.


Ayer mismo, muchos ecuatorianos revivieron los duros momentos de la sacudida del sábado cuando una réplica de magnitud 6 en la escala abierta de Richter volvió a sacudir la zona del norte de la costa.


El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional informó a Efe de que la réplica de ayer, ubicada en la localidad costera de Muisne y a 10 kilómetros de profundidad, se sintió en Quito, la capital situada en los Andes y a unos 160 kilómetros al este del epicentro, así como en las costeras de Guayaquil y Manta.


Impotencia por lentitud en rescates en Ecuador

La rabia y la impotencia crecían ayer entre los sobrevivientes del potente terremoto en Ecuador, con lamentos por la lentitud en la llegada de los socorristas a las zonas destruidas por la catástrofe, que deja ya 480 muertos, 2.560 heridos y unos 1.700 desaparecidos.

“El rescate ha sido muy lento y se han perdido vidas valiosas. Nosotros los familiares hemos estado aquí desde el sábado por la noche”, exclamó Pedro Merro, cerca del mercado municipal de Manta, en la golpeada provincia de Manabí.

Su prima desapareció al colapsar la estructura de tres pisos junto al mar en esta ciudad, una de la más afectadas por el terremoto de magnitud 7,8 grados que en un minuto devastó, el sábado, la costa del país andino.

Bajo un sol abrasador, el olor de los cuerpos en descomposición se vuelve más fuerte a medida que pasan los días en esta localidad de 253.000 habitantes. Un centenar de cuerpos fueron retirados de los escombros. Pero el número de desaparecidos se desconoce.

Luis Felipe Navarro, propietario de un edificio en ruinas cerca del mercado, está convencido de que hay personas vivas entre el amasijo de hormigón y acero. “He recibido mensajes a mi teléfono. Me dicen que hay 10 en una especie de cavidad. Pero los equipos de rescate no me escuchan”.

Según el último balance, al menos 480 personas murieron, otras 2.560 están heridas y unas 1.700 siguen desaparecidas tras el violento terremoto, el peor desde 1979.

“Tenemos 2.000 registros de personas que están siendo buscadas, pero ya hemos encontrado a 300. Esto no es todavía oficial, hasta la tarde podremos dar una cifra oficial de personas estrictamente desaparecidas”, aseguró el viceministro del Interior, Diego Fuentes.

El sismo dejó además 805 edificios reducidos a escombros, carreteras reventadas e infraestructuras colapsadas en zonas de alta concurrencia de turistas. Bajo los escombros quedan todavía muchas personas atrapadas.

Además, 2.959 personas han sido trasladadas a albergues.

“Reconstruimos una vez Manabí y lo volveremos a hacer. Grande es la tragedia pero más grande el valor del pueblo ecuatoriano”, dijo el presidente Rafael Correa

El mandatario recorrió ayer centros de acopio de donaciones en Manta y en las poblaciones de Chone, San Vicente y Bahía de Caráquez.

En varias ciudades de la costa, aún salen personas con vida gracias al trabajo sin descanso de bomberos, policías, militares y perros amaestrados que han llegado desde otras ciudades de Ecuador y países como Venezuela, Colombia, México, Chile y España.

El canciller Guillaume Long, agregó que el ministerio de Relaciones Exteriores lleva un registro de los extranjeros fallecidos en el terremoto.

“Extranjeros fallecidos hasta ahora confirmados son nueve personas, pero evidentemente con la posibilidad de que ese número suba”, señaló Long, y dijo que entre los muertos hay británicos, dominicanos, colombianos, canadienses y cubanos.



PÉRDIDAS

El presidente Correa ha advertido que la reconstrucción será larga y costosa.

“Las pérdidas son multimillonarias. Yo calculo a grosso modo 2.000, 3.000 millones de dólares, dos puntos o tres puntos del Producto Interno Bruto (PIB)”, declaró Correa al canal ECTV.

El Gobierno ecuatoriano activó fondos de 450 millones dólares para la reconstrucción y contará con líneas de financiamiento del Banco Mundial, el Banco Interamericano (BID) y otras instituciones, así como ayuda material y humana de varios países vecinos y de España.

Sube a 525 las víctimas por terremoto en Ecuador

El número de víctimas mortales que dejó el devastador terremoto del pasado sábado de magnitud 7,8 ascendió a 525, según confirmó la oficina nacional del fiscal de ese país.
Las fuerzas de seguridad de Ecuador aún buscan sobrevivientes y cuerpos entre los escombros mientras el país se enfrenta a una situación de emergencia por la falta de provisiones para los damnificados y lo difícil que es controlar las enfermedades que pueden propagar los cadáveres en descomposición.
Mientras el trabajo continúa la tierra no deja de temblar. Un sismo de 6,1 se registró este miércoles en la costa de Ecuador, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en ingles).
El temblor se registró a unos 25 kilómetros al oeste de Muisne, a una profundidad de 15 kilómetros, según el USGS.
No se han reportado daños inmediatos de ese sismo ni nuevas personas afectadas. Tampoco se emitió alerta de tsunami.

Un terremoto de 5,6 grados golpea el noreste de Japón sin alerta de tsunami

Un sismo de 5,6 grados en la escala abierta de Richter golpeó hoy el noreste de Japón sin que la agencia meteorológica nacional (JMA) emitiera la alerta de tsunami ni se informara de daños en la región.

El temblor se produjo a las 21.19 hora local (12.19 GMT) a unos 40 kilómetros de profundidad y con epicentro en el mar, a unos 60 kilómetros al este de la localidad costera de Soma, en la prefectura de Fukushima.

Por el momento no se ha informado tampoco de ninguna anomalía en la accidentada central de Fukushima, situada a unos 80 kilómetros al suroeste del epicentro.

El temblor se ha sentido especialmente en las prefecturas de Fukushima, Miyagi e Iwate, las tres más afectadas por el terremoto y devastador tsunami posterior que dejó el 11 de marzo de 2011 más de 18.000 muertos y provocó en la mencionada central el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

El terremoto de hoy llegó a alcanzar el nivel 3 en la escala japonesa, que se centra más en las zonas afectadas que en la intensidad del temblor, en varias localidades de estas tres prefecturas.

El sismo se produce apenas unos días después de que dos terremotos, los más destructivos desde la tragedia de 2011, golpearan la isla japonesa de Kyushu, en el suroeste del país, donde hasta el momento se registrado 48 muertos y más de mil heridos y donde más de 125.000 personas siguen evacuadas por las réplicas.

Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar los temblores.

martes, 19 de abril de 2016

Video ¿Cómo se origina un terremoto?



En los últimos días Japón y Ecuador sufrieron sismos que dejaron destrucción y cientos de víctimas. Ambos fenómenos no están conectados ya que cada país está en una placa tectónica distinta, pero ¿cómo es que se produjeron estos fenómenos?, ¿qué son estas placas de las que hablamos?

Según datos del Servicio Geológico Británico se registran 20.000
terremotos al año, un promedio de 16 con magnitud de 7,0 grados (o más) en la escala de Richter.

El video que encabeza esta nota, elaborado por BBC Mundo, explica cómo es que se produce un terremoto y cuáles son los lugares en los hay más riesgo de sufrir un sismo.

Nuevo balance de sismo en Ecuador: 480 muertos, 2.560 heridos, 1.700 desaparecidos



Al menos 480 muertos, 2.560 heridos y unos 1.700 desaparecidos deja por ahora el potente sismo que el sábado sacudió la costa ecuatoriana, según el último balance ofrecido este martes (19 de abril) por Diego Fuentes, viceministro del Interior.

"Hasta el momento hay 480 personas que están fallecidas y aproximadamente 2.560 personas que están heridas", aseguró a periodistas en Quito el viceministro.

"Tenemos 2.000 registros de personas que están siendo buscadas, pero ya hemos encontrado a 300", agregó.

Fuentes explicó que el ministerio ha creado una plataforma para que las personas "que tengan una necesidad de búsqueda puedan generar un registro" para que las autoridades traten de localizarlas.

"Esto no es todavía oficial, hasta la tarde podremos dar una cifra oficial de personas estrictamente desaparecidas".

El sismo, de 7,8 grados, de más de un minuto de duración y considerado el peor en Ecuador en 40 años, devastó de sur a norte la costa del país, dejando además un gran número de edificios reducidos a escombros, carreteras reventadas y edificios colapsados en zonas de alta concurrencia de turistas.

Terremoto en Ecuador dejó 4.027 heridos y 231 desaparecidos



El Ministro de Defensa de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo este martes (19 de abril) que son 4.027 los heridos a causa del terremoto ocurrido el sábado en ese país y cifró en 231 el número de desaparecidos tras la catástrofe.

Patiño, en conferencia de prensa, comentó que se contabilizan 443 fallecidos, si bien el viceministro del Interior, Diego Fuentes, habló previamente de 480 víctimas mortales.

Unas 20.000 personas quedaron sin hogar tras sismo en Ecuador



Unas 20.000 personas se quedaron sin hogar a causa del terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que sacudió el sábado a Ecuador, dijo hoy el canciller de ese país, Guillaume Long.

El ministro indicó que Ecuador está en plena fase de rescate de supervivientes y víctimas mortales de entre los escombros del terremoto y dijo que 654 integrantes de equipos de salvamento han llegado al país, si bien esa cifra puede ascender hoy a 800, lo que consideró muy positivo.

El titular de Relaciones Exteriores comentó en una conferencia de prensa que, tras la primera fase de los operativos, que se basa en el rescate de supervivientes y recuperación de cadáveres de entre los escombros, en los próximos días se entrará en una segunda fase, que tiene como eje proveer albergues para las cerca de 20.000 personas "que se quedaron sin sitio donde dormir".

A diferencia de la primera etapa, en la que es prioritaria la llegada de equipos de rescate, en la segunda "la ayuda es diferente", ya que se necesita agua, carpas, material de aseo y alimentos enlatados, entre otras cosas, indicó.

Ese período, según dijo, "puede tomar varios meses e incluso varios años" La cifra de muertos por el terremoto ascendió hoy a 480 y se contabilizan 2.560 heridos, según dijo a la prensa el viceministro del Interior, Diego Fuentes.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, cifró hoy en unos 3.000 millones de dólares las pérdidas como consecuencia del terremoto del sábado, uno de los más fuertes en la historia del país andino, informó la agencia pública Andes.

El terremoto se produjo a las 18.58 hora local del sábado (23.58 GMT), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas.

Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional.

Sube a 8.000 cifra de evacuados en Uruguay por temporal que dejó 8 muertos



La cifra de evacuados por un fuerte temporal de lluvia y vientos que azota a Uruguay desde el viernes y que segó la vida de ocho personas se duplicó a casi 8.000 personas este martes, según la última actualización del Servicio Nacional de Emergencia (Sinae).

En total son 7.920 las personas desplazadas (evacuadas por las autoridades y personas que abandonaron sus casas por propia voluntad) en 18 de los 19 departamentos (provincias) del país tras el paso de un devastador tornado y fuertes precipitaciones que han inundado varias zonas del territorio, de acuerdo con datos del Sinae.

El viernes, un tornado arrasó la ciudad de Dolores (265 km al oeste de Montevideo) y mató a cinco personas, además de dejar unos 200 heridos de diversa consideración. Otras tres personas murieron arrastradas por las aguas en diferentes localidades del país.

Buena parte del territorio se encuentra bajo el impacto de lluvias y tormentas, que han provocado inundaciones y una cifra de desplazados que no cesa de aumentar.

El departamento más afectado es Colonia (suroeste), con 3.000 evacuados. Allí se encuentra la turística ciudad fortificada de Colonia del Sacramento, 177 km al oeste de Montevideo, donde algunas localidades se vieron prácticamente sumergidas en las últimas horas.

El Instituto Nacional de Meteorología comunicó el lunes que algunos departamentos se encontraban en alerta roja por las tormentas, aunque en la jornada del martes el nivel de riesgo bajó a naranja.

Las lluvias intensas podrían persistir hasta el jueves en el norte del territorio uruguayo, lo cual agravaría la situación que atraviesa el país.

El gobierno creó una Junta Nacional de Riesgos para acometer la reconstrucción de Dolores. Las iniciativas privadas para recolectar donaciones se multiplican en todo el país, ante el impacto que provocaron las imágenes de destrucción, principalmente en Dolores, pero también en Colonia y distritos como Canelones y San José, bajo agua.

Nuevo balance de sismo en Ecuador: 480 muertos y 2.560 heridos

Al menos 480 muertos, 2.560 heridos y unos 1.700 desaparecidos deja por ahora el potente sismo que el sábado sacudió la costa ecuatoriana, según el último balance ofrecido hoy por Diego Fuentes, viceministro del Interior.

"Hasta el momento hay 480 personas que están fallecidas y aproximadamente 2.560 personas que están heridas", aseguró a periodistas en Quito el viceministro.

"Tenemos 2.000 registros de personas que están siendo buscadas, pero ya hemos encontrado a 300", agregó.

Fuentes explicó que el Ministerio ha creado una plataforma para que las personas "que tengan una necesidad de búsqueda puedan generar un registro" para que las autoridades traten de localizarlas.

"Esto no es todavía oficial, hasta la tarde podremos dar una cifra oficial de personas estrictamente desaparecidas".

El sismo, de 7,8 grados, de más de un minuto de duración y considerado el peor en Ecuador en 40 años, devastó de sur a norte la costa del país, dejando además un gran número de edificios reducidos a escombros, carreteras reventadas y edificios colapsados en zonas de alta concurrencia de turistas.

Angustiosa espera ante escombros del hotel Royal

"Estamos desesperados, pero las esperanzas no se han perdido, hay señales de que entre los restos hay personas con vida", dice a la AFP Laura Taco frente al hotel Royal, en el malecón de Pedernales (oeste de Ecuador), donde su cuñada y su sobrina quedaron sepultadas por el terremoto.

Hasta el sábado a las 18.58 (00.58 GMT) el Royal era un hotel de cinco pisos con piscina, pero desde que la tierra tembló en ese minuto quedó reducido a una cima de escombros, como casi todo en ese pequeño balneario turístico en las costas del Pacífico, convertido en el epicentro de una tragedia que por ahora deja 413 muertos y más de 2.000 heridos.

Ya han pasado 48 horas desde entonces, pero familiares de las cuatro personas que se cree que ocupaban las instalaciones en ese momento siguen esperando un milagro. Según los protocolos internacionales, las primeras 72 horas para encontrar sobrevivientes son decisivas.

"No se han comunicado y tenemos la seguridad de que ellos están aquí porque el auto está atrás, en el parqueadero", dice Taco, con la mirada fija, triste, en los trabajos de rescate, a la luz eléctrica tras la caída del sol. A lo lejos, puede distinguirse todavía lo que era el área trasera del hotel, con el parqueo y la piscina todavía intactos. A su lado, su marido tiene también la mirada clavada a lo alto de los escombros, mientras los bomberos trabajan con mazos iluminándose con linternas frontales atadas en sus cascos.

La lluvia que ha empezado a caer lo dificulta todo un poco más. Ambos montan guardia frente a lo que queda del hotel tras recorrer sin resultados una morgue improvisada en un estadio de fútbol, un sitio para atender heridos y varios albergues. "Hicimos verificación de cuerpos y no encontramos a nuestros familiares", señala.

Después, recolectaron información en busca de indicios del paradero de sus familiares, y una empleada del hotel que sobrevivió al desastre les comentó que los había visto en la piscina poco antes del terremoto. "Suponemos que salieron de la piscina, subieron a la habitación y ahí les cogió el terremoto, que -según nos indican- fue como que la tierra absorbió al hotel y se hundió", comenta Taco.

Señales de vida

Su sobrina y su cuñada eran parte de un grupo de cuatro personas que había llegado el sábado de vacaciones desde la capital. "Encontramos devastado el edificio de cinco pisos. Nos indicaron que según las pruebas que hicieron el lunes, hay señales de vida, y eso es lo que nos da esperanza", asegura Taco.

Su hermano, padre de la menor, también hace una especie de vigilancia de las labores de los socorristas. Prefiere no hablar. Los socorristas, entre los cuales hay 16 bomberos colombianos, trabajaron con un escáner detector de latidos de corazón, que en principio arrojaron señales de vida entre los desechos de columnas y placas de hierro y concreto.

El teniente Ricardo Méndez, comandante del equipo de bomberos, lo confirma: entre los restos del hotel, que colapsó por un apilamiento y que hizo un giro de 90 grados al precipitarse, se detectaron inicialmente señales de vida.

Dirigiendo excavadoras mecánicas, los socorristas colombianos lograron abrir un estrecho hueco por el que ingresaron rescatistas. Al grito pausado e insistente de "alguien me escucha, somos socorristas", los bomberos trataron de establecer si hay supervivientes. Tras los fallidos intentos por hacer contacto, el controlado y lento retiro de desechos sigue más allá de la noche.

“Todo empezó como un bramido. Fue fatal”

Como suele suceder en los desastres naturales, los testimonios de sobrevivientes son absolutamente desgarradores.

"Todo empezó como un bramido y como que se alzaba el piso, fue fatal”, dijo Ramón Solórzano, un comerciante de 46 años de Manta. "Aquello se hizo interminable, terrible. Ahora tratamos de comprenderlo, asimilarlo, pero es imposible. Lo perdimos todo”, contó Ramón a la cadena de televisión Ecuavisa.

"El tercer piso nos cayó encima. Ahí está mi familia, mi hermana, mis hijos. Todos adentro, como ocho personas”, gritó otra vecina de la ciudad, a quien quisiera escucharla, citada por el diario español El Periódico.

La gobernación de Manabí informó, en tanto, que unos 180 presos de la cárcel estatal El Rodeo se fugaron cuando se cayó una pared como si fuera parte de un castillo de naipes por efecto del estremecimiento de la tierra. De acuerdo con reportes periodísticos, la Policía capturó a 20 fugitivos, mientras que otros reclusos retornaron al penal de manera voluntaria.

A todo esto, las réplicas continuaron a lo largo del domingo 17 de abril. Se han contabilizado más de 210. La doctora Gabriela Ponce, del Instituto Geofísico de la Politécnica Nacional, alertó que esa cifra irá en aumento durante toda la semana.

El estado de excepción del Gobierno durará 60 días, pero la situación según Ecuavisa "dista mucho de volver a la normalidad a pesar de la ayuda y de la cooperación internacional”.

Jama, la población que hoy es la misma antesala del infierno


Jama es como una zona de guerra. Casi no quedan casas en pie en este poblado, que está ubicado a una hora de Pedernales, en la afectada provincia de Manabí.

Según cuenta Leonel Zapata, párroco de la población, el sismo del 16 de abril acabó con la vida de 12 personas y dejó a otras 15 entre los escombros, aunque los pobladores aseguran que la cifra es, definitivamente, más alta.

Hay terror por lo que existe. Los pobladores señalaron que al sur de Jama cinco hoteles colapsaron y que decenas de personas permanecen atrapadas, reporta desde el lugar la periodista Carolina Enríquez para el diario ecuatoriano El Comercio.

Llegar a este poblado es casi una tarea imposible. El terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter destruyó varios tramos de la carretera que comunica con la ciudad de Pedernales.

La fuerza telúrica del terremoto dejó grietas de hasta un metro de profundidad y un poco menos de ancho. Además, la montaña se derrumba constantemente y por ello los conductores que deciden viajar por estas vías deben reducir la velocidad y tener mucha precaución.

Ante este panorama y la incertidumbre de que haya réplicas y oleajes debido a los sismos, la población de más de 23.000 habitantes optó por pernoctar en las carreteras a la intemperie.
La familia Suárez señaló que ellos perdieron todo por el terremoto y decidieron acampar los tres juntos en la vía.

En tanto que otras personas llegaron de distintas ciudades del país en busca de sus familiares, que se cree estarían atrapados en la zona.

El centro de salud de Jama no da abasto. Se decidió trasladar a una persona que se encontraba en estado crítico hacia el hospital de Santo Domingo de los Tsáchilas, pero es una excepción.

La noche del domingo, llegó un convoy de tres camiones con personal del Ejército que se encargará de realizar las labores de rescate. Además, realizarán control y seguridad de la zona.

Todo el poblado de Jama luce devastado. Tiene casas derrumbadas y postes de alumbrado público en el piso.

No hay energía eléctrica, ni tampoco señal telefónica. Están incomunicados. Además no hay agua ni alimentos para la población que solicita ayuda urgente de las autoridades porque sobreviven en el mismo infierno.

Zona de desastre

Asistencia La Comisión Europea anunció ayer una "ayuda inicial” de un millón de dólares para Ecuador. El comunicado precisa que los expertos humanitarios de la comisión están en camino hacia las áreas afectadas para asistir en los esfuerzos de búsqueda.
Colombia Al menos siete ciudadanos colombianos se encuentran entre los 413 muertos que dejó el potente sismo que sacudió Ecuador el sábado por la noche, informó ayer la Cancillería de Colombia. #ColombianosEnEcuador: 7 fallecidos, publicó en Twitter.


Desesperada búsqueda de sobrevivientes tras el sismo

Socorristas y supervivientes desesperados escarbaban entre los escombros este lunes en busca de personas atrapadas tras el potente sismo en Ecuador, el peor en 40 años y que dejó unos 413 muertos, más de 2.000 heridos y una estela de destrozos en la costa del país.

Entre lágrimas, removían con las manos placas de cemento y hierros retorcidos con la esperanza de hallar a sus seres queridos. Y aunque para muchos las noticias eran malas, las tareas de rescate y evacuación daban sus frutos.

Una niña estuvo atrapada 20 horas. Una niña que llevaba 20 horas atascada bajo los restos de un edificio fue recuperada "milagrosamente" con vida en Pedernales, epicentro del sismo que el sábado impactó en particular a la provincia de Manabí, entre otras zonas costeras, reportaron medios locales.
También la madrugada de ayer bomberos llegados de Quito celebraron en Twitter el rescate de tres personas de entre los escombros en el barrio Tarqui, en Manta.

Búsqueda de familiares. Los sobrevivientes del potente sismo que dejó 413 muertos en Ecuador buscaban desesperadamente el domingo a sus familiares desaparecidos bajo los escombros, antes de pasar su segunda noche a la intemperie por temor a réplicas.

"Allí está mi esposo", dice Verónica Paladines, quien pese a ser menuda escarba con las manos desnudas entre placas de fibrocemento, enormes pedazos de hormigón y baldosas partidas que arroja con rabia a la pila de escombros de lo que era el hotel donde trabajaba Javier Sangucho, su esposo de 25 años.

"Hacía (trabajos de) pintura, se fue a descansar aquí abajo cuando pasó eso", relata esta joven mujer de 24 años, antes de deshacerse en lágrimas al evocar a su marido y a sus dos hijos de 7 y 2 años.

Aumentan las víctimas. Pese a los esfuerzos, las autoridades reportaron un aumento de los muertos. "Tenemos lamentablemente que informar que estamos bordeando las 413 personas fallecidas, el número de heridos también se ha incrementado", dijo el ministro coordinador de Seguridad, César Navas, en declaraciones al canal de televisión Teleamazonas.

"Seguramente el número aumentará y probablemente en forma considerable", había advertido el domingo el mandatario al regresar del Vaticano, donde estaba cuando se produjo el terremoto.

Reconstrucción larga y costosa. La reconstrucción del desastre provocado por el potente terremoto del sábado en Ecuador será muy larga y muy costosa, dijo el presidente Rafael Correa. "Habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui en Manta, Canoa, Jama... Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares", aseguró.

Solidaridad
Militares bolivianos participan en tareas de salvataje



Personal. El Comando General del Ejército informó ayer, mediante un comunicado, que 18 militares del personal de cuadros de la Primera División se encuentran desplazados en las áreas afectadas por el sismo.

Satinadores expertos. Los militares son satinadores expertos y con bastante entrenamiento y experiencia en búsqueda, salvamento y rescate, además son parte del contingente de 50 personas que partió el domingo por la noche para prestar ayuda humanitaria en poblaciones afectadas por el desastre.

Medicamentos. El personal junto a los especialistas del Grupo de Salvataje, Auxilio y Rescate de la Fuerza Aérea Boliviana (SAR-FAB) y un can para búsqueda de sobrevivientes llevaron 3.000 litros de agua y media tonelada de medicamentos en un avión Hércules C-130.

Salvan a vecino de Portoviejo tras una llamada

Su familia había perdido las esperanzas hasta que recibió una llamada. Con la ayuda de su teléfono móvil, Pablo Rafael Córdova Cañizares alertó que seguía con vida bajo una montaña de escombros, 40 horas después del desolador terremoto que hasta final de la tarde del 18 de abril del 2015 ya dejó 413 fallecidos. Pablo es el administrador del hotel El Gato, ubicado en la calle Pedro Gual, en el centro devastado de la capital manabita. El edificio, de nueve pisos, quedó en ruinas. Cinco huéspedes se encontraban en las habitaciones la noche de la tragedia y ya recuperaron los cuerpos de tres de ellos. Pablo sobrevivió milagrosamente. Equipos de rescate de las Fuerzas Armadas, provenientes desde Cuenca; y del Cuerpo de Bomberos de Bogotá (Colombia), participaron en el operativo. Cerca de las 16:20, los rescatistas pidieron silencio a la multitud, amontonada alrededor de la cinta amarilla de seguridad, junto a la ambulancia lista para atenderlo. Solo segundos después lo sacaron por un túnel de pedazos de cemento y fierros, en una camilla y con un collarín. Pablo alzó su mano izquierda en medio de los gritos y aplausos esperanzadores. Carlos Ceballos, uno de los rescatistas ecuatorianos, explicó que usaron varios equipos para estabilizar el suelo, una tarea difícil debido a las continuas réplicas.

Los animales, el otro lado de la tragedia

La imagen de un perro recostado sobre los escombros, al pie de una casa caída, conmovió a las redes sociales y se ha convertido en un ícono de la tragedia en Ecuador.

El fotógrafo Camilo Cevallos Parra captó la imagen el 17 de abril de 2016, un día después del terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter. “Le quise dar una galleta para que coma y no quiso. Solo quería estar en la que era la casa de sus dueños” se lee en el texto que acompaña la fotografía que fue publicada en Facebook y que se volvió viral, según el diario El Comercio de Quito.

Así como hay perros perdidos, otros abandonados, unos más durmiendo en los escombros de lo que un día fue su hogar, esperando a los suyos, que quizá no volverán, otros animales también han sido víctimas del terremoto del sábado en el norte de la zona costera ecuatoriana.

"Los animales son seres que sienten, que necesitan tener derechos, no podemos mirar hacia otro lado; seres que han sido muchas veces víctimas de injusticia y maltrato de personas que creen que por ser humanos tienen un puesto especial por sobre otros seres", dijo Jordán Cruz, de la asociación "Defensa de la Vida Animal".

Junto a carpas donde se recibe ayuda para los damnificados por el terremoto, Cruz recauda alimento balanceado para perros, gatos y animales de granja, así como medicamentos e insumos médicos.

Cruz dijo a Efe que hay "animales que han sido víctimas, que están muy mal heridos y otros que están abandonados".

"Vamos a atender a todos los animales que podamos”, prometió Cruz.


Correa calcula que terremoto generó una pérdida de $us 3.000 millones

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calculó el martes que el devastador terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter, que se registró el sábado en ese país, generó una pérdida de 3.000 millones de dólares (3% del PIB de Ecuador), más de 400 personas fallecidas y aproximadamente 3.000 heridos.

Luego de un extenso recorrido por las poblaciones de la costa norte de la provincia de Manabí (oeste), la más devastada por el sismo, el Mandatario mantuvo la madrugada de este martes una reunión, en la sede del Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 de la ciudad de Portoviejo, con un grupo de ministros de su gabinete que están al frente de la emergencia en distintos puntos considerados críticos.

"Las pérdidas son multimillonarias yo calculo a groso modo 3.000 millones de dólares, un 3% del Producto Interno Bruto y eso significa reconstrucción de años. Es una lucha larga por eso invito a no desanimarnos", precisó Correa en una conferencia de prensa recogida por la agencia Andes.

El Mandatario ecuatoriano lamentó la pérdida de vidas humanas y dijo que en proporción de habitantes la localidad de Canoa, en el norte, es la más golpeada por el sismo, pues 80% de ese balneario ha desaparecido.

"Es un pueblo fantasma", expresó al reconocer las dificultades que existen para llegar a este punto de la Costa ecuatoriana.

También reiteró que la atención y la provisión de alimentos a los damnificados está garantizada, así como el trabajo de equipos de rescatistas en las zonas de desastre.

En ese sentido hizo un llamado al voluntariado a que siga los canales del ECU-911 para trabajar organizadamente en esas tareas.

"A veces un voluntario sin experiencia es más problema que solución", manifestó.

Además, Correa reiteró sus agradecimientos a los gobiernos de distintos países por la ayuda enviada y por las muestras de solidaridad ante esta emergencia.

Finalmente indicó que en esta jornada hará nuevos recorridos por las localidades de Manta, Chone, San Vicente y Bahía de Caráquez para constatar los daños registrados por el terremoto, considerado uno de los más catastróficos de la historia del país.

Las víctimas mortales superan las 400 y crece pedido de ayuda

La cifra de muertos a causa del terremoto que el pasado sábado azotó la zona tropical del norte de Ecuador subió a 413, informó el Ministerio Coordinador de Seguridad.

Las autoridades no han informado el número de heridos, si bien el presidente del país, Rafael Correa, dijo el domingo que se contabilizan 2.068.

El gobernante indicó, durante un recorrido por zonas afectadas por la catástrofe que, con toda seguridad, el número de víctimas mortales aumentará con el paso de las horas, pues hay muchas personas que han quedado atrapadas bajo escombros.

La Fiscalía General del Estado, por su parte, indicó que se han registrado 408 cadáveres para su identificación y entrega, todos ellos en localidades de la provincia de Manabí.

Entre los fallecidos hay nueve personas que no han sido reconocidas y seis de nacionalidad extranjera, cuyos cuerpos fueron trasladados al Centro de Investigación de Ciencias Forenses de Santo Domingo de los Tsáchilas, donde se les practicará una autopsia. "Para que los familiares puedan repatriar cuerpos, la exigencia sanitaria es practicar una autopsia", dijo el fiscal general, Galo Chiriboga, según un comunicado del Ministerio Público .

FILAS La posibilidad de sufrir un desabastecimiento llevó a decenas de ecuatorianos a hacer fila ante los supermercados de Manta, una de las urbes más golpeadas por el terremoto.

La ciudad, que trata de sobreponerse al devastador sismo, que deja 413 muertos en el país, 95 de ellos en Manta, comienza a acusar un aumento de los precios en productos básicos como el agua, que ha llegado a quintuplicar su valor. A ello se suman las denuncias de ciudadanos que sostienen que las pequeñas tiendas permanecen cerradas o han sido saqueadas, por lo que los grandes supermercados se han convertido en la única opción para la mayoría de la población, según pudo constatar Efe.

Las puertas están vigiladas por policías que colaboran con miembros de seguridad privada del establecimiento para evitar altercados, una circunstancia que contribuye a dar tranquilidad a quienes esperan para comprar.

En determinados productos no precisados se limita la compra a una unidad para no provocar desabastecimiento.

AYUDA Medios ecuatorianos especifican que las zonas afectadas requieren principalmente de agua, alimentos, juguetes, pañales y menos ropa.

En cuanto a profesionales, hay un llamado a traumatólogos, cirujanos emergenciólogos, intensivistas, auxiliares en enfermería, psicólogos y psiquiatras.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que la reconstrucción de las zonas afectadas "tomará años", pero aseguró que la nación superará la catástrofe que vive.

Llega la comitiva boliviana

El viceministro boliviano de Defensa y Cooperación al Desarrollo Integral, Luis Fernando Aramayo, informó que 50 efectivos de las Fuerzas Armadas bolivianas, encabezados por el ministro Reymi Ferreira, están en Ecuador para coadyuvar con las tareas de rescate y entrega de vituallas y alimentos.

"Estamos apoyando con efectivos de las Fuerzas Armadas para las operaciones de búsqueda y rescate en todas las ciudades afectadas en el Ecuador; hemos enviado a 30 efectivos del SAR-FAB y 20 satinadores (del Ejército)", indicó Aramayo. La comitiva boliviana entregará seis toneladas de vituallas y ayudará en acciones de búsqueda.

Según el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, cerca de medio millar de expertos de 9 países ayuda en el rescate de víctimas tras el sismo con rescatistas de Venezuela, Colombia, Perú, México, Cuba, Bolivia, Chile, Suiza y España.


Anuncian simulacros sobre sismos en todo el sudoeste



El secretario de desarrollo agropecuario de la Gobernación, Raúl Arcibia, anunció que se realizarán simulacros sobre sismos en todo el sudoeste potosino con la finalidad de prevenir cualquier situación que ocurra.

Dijo que esta región potosina es proclive a sismos ya que mensualmente se reportan entre uno a dos temblores a una profundidad distante que no es perceptible al humano.

Sin embargo, por lo ocurrido en Ecuador, se tomarán precauciones principalmente para que los pobladores de esa región no tengan ningún problema.

El último sismo que ocurrió tuvo una intensidad de 3.5 grados en la escala de Richter y "a una profundidad de 193 kilómetros de profundidad".

Arcibia dijo que, de acuerdo con los reportes recibidos en su secretaria, no existen daños personales ni materiales.

"En esta región ya son varios sismos que se produjeron, esto un poco nos preocupa y esperamos no dar información en el sentido de que haya un sismo de mayor grado y a menos profundidad", afirmó.

El sudoeste potosino está considerado como una de las regiones donde existen más sismos por estar en el radio de la Placa de Nazca.

No obstante, hace un año se reportó que los pobladores del sudoeste potosino sintieron que la tierra se movía. Ese fenómeno apenas pudieron sentir porque duró unos segundos nada más.

lunes, 18 de abril de 2016

Video Titánica búsqueda de sobrevivientes del sismo en Ecuador



Socorristas aceleran hoy la titánica búsqueda de sobrevivientes tras el poderoso sismo que golpeó Ecuador, que según un último balance dejó 272 muertos, más de 2.000 heridos y una estela de destrozos en la costa del país.

Horas de búsqueda entre bloques de cemento y hierro retorcido dan resultados. La madrugada de este lunes un grupo del cuerpo de Bomberos de Quito, que se trasladó a Manabí (provincia en la costa oeste) para colaborar en la búsqueda de sobrevivientes, halló a tres.

"Tras varias horas de intenso trabajo, 3 personas rescatadas con vida de entre los escombros en Tarqui", apuntaron los bomberos en su cuenta de Twitter.

El mensaje estaba acompañado de fotografías en las que aparecen los uniformados sacando a un hombre y dos mujeres de entre los escombros.

Desde la capital ecuatoriana y otras ciudades del país han salido camiones cargados de ropa, útiles de aseo, medicinas y alimentos para las víctimas. Asimismo se ha movilizado maquinaria que servirá para remover los restos de edificios y casas que colapsaron.

Los sobrevivientes también buscan desesperados a sus familiares desaparecidos, más de 30 horas después del sismo de magnitud 7,8 -el más fuerte en Ecuador desde 1979-, que tuvo una duración de aproximadamente un minuto y afectó sobre todo a seis provincias de la costa ecuatoriana, de sur a norte.

La ayuda internacional ha llegado al país para colaborar en las tareas de rescate que continúan pese a la falta de luz eléctrica en algunas zonas de la provincia de Manabí, la más golpeada por el desastre.

En el puerto de Manta, un popular balneario de esa provincia, Verónica Paladines escarbaba entre los escombros del hotel donde trabajaba su esposo.

"Hacía (trabajos de) pintura, se fue a descansar aquí abajo cuando pasó eso", relata a la AFP esta mujer de 24 años, antes de deshacerse en lágrimas al hablar de su marido.

Por todas partes se ven inmuebles fisurados, casas destripadas.

El sismo que sacudió la noche del sábado a Ecuador deja "272 fallecidos, (pero) seguramente el número (de fallecidos) aumentará y probablemente en forma considerable", advirtió la noche del domingo el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien regresó ese día a Ecuador tras una visita de más de una semana a Estados Unidos y el Vaticano.

Las autoridades calculan que el sismo de 7,8 grados, que también se sintió en Colombia y Perú, dejó al menos 2.068 heridos.

El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, detalló este lunes en Twitter que han llegado rescatistas y expertos de Venezuela, Colombia, Perú, México, Cuba, Bolivia, Chile, Suiza y España.

"Mañana trabajaremos cooperación para post-rescate", agregó Long en la misma red social.

En Pedernales, una de las ciudades más afectadas con playas sobre el Pacífico y fuerte actividad turística, las calles daban la sensación de estar en una zona de guerra, con casas reducidas a escombros, hoteles derruidos y postes de luz sobre el asfalto.

"Hay fondos contingentes que ya se han activado: 300 millones de dólares para emergencias, 150 millones para reconstrucción porque después de esto viene la reconstrucción", dijo a la AFP, el vicepresidente Jorge Glas.

"Aquí en Pedernales se han rescatado sobrevivientes entre los escombros y no perdemos la esperanza. No se descarta" la posibilidad de encontrar más personas con vida, añadió.

Las réplicas continúan

Los sobrevivientes temen nuevas réplicas.

En su último informe el Instituto Geofísico (IG) señaló que "el número de réplicas tiende a disminuir aunque todavía no se puede descartar que se presenten sismos con magnitudes mayores a 5,0".

Hasta el momento, el IG ha reportado 230 réplicas cuya magnitud va de 3,5 a 6,1 grados. "La tasa de generación de réplicas disminuye con el paso de tiempo. Esto significa que la amenaza asociada con ellas también disminuye paulatinamente", apuntó el Geofísico.

Los últimos registros divulgados por el instituto en su cuenta de Twitter dan cuenta de movimientos de entre 3,1 y 4,8 grados en la costa de Manabí.

"Se espera que el tiempo de ocurrencia de réplicas dure por algunos días y semanas", agregó el IG en su reporte.

A pesar de la destrucción en muchos lugares, la infraestructura petrolera "estratégica" de Ecuador no presenta daños que comprometan su funcionamiento, aseguró el ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda.